¿Qué hacer si un minino tiene diarrea? Cuidados recomendados

La diarrea en gatos es un trastorno digestivo habitual. Sin embargo, no conviene que minusvalores la importancia de detectarla a tiempo para prevenir el agravamiento del cuadro clínico.

Sus posibles causas abarcan una extensa lista, en ocasiones, involucrando a órganos vitales, lo que puede poner en peligro la supervivencia del minino si no recibe el tratamiento adecuado y a tiempo. En función de la región del intestino que se vea afectada, los síntomas también variarán. De todo ello te hablamos en las siguientes líneas. ¡Comenzamos!

La diarrea en cachorros de gato

Los cachorros de gato hasta las 5-6 semanas de vida, momento en el que comienza a consolidarse el destete, son especialmente vulnerables a la diarrea como consecuencia de la transición de la dieta a base de leche a la introducción del nuevo alimento semisólido. Su estómago no está maduro y puede necesitar tiempo para acostumbrase.

Sin embargo, en esta etapa vital la diarrea nos alerta de una posible deshidratación que puede resultar mortal para el cachorro. Por ello, si tienes gatos de corta edad con diarrea no demores la visita al veterinario.

Diarrea en gatos domésticos

Entendemos por diarrea la presencia de heces blandas, acuosas o incluso líquidas que, a su vez, mostrarán una coloración más clara u oscura de la habitual en tu mascota. Las heces pueden verse acompañadas de sangre, mucosidad o de vómitos.

Si el colon está dañado la diarrea se manifestará con un mayor volumen de heces y al gato le costará expulsarlas. Si la afectación es debida a parásitos intestinales la frecuencia de deposición se verá significativamente aumentada.

En ocasiones, la diarrea remite a los 3 días sin tener que recurrir a medicación. Sin embargo, si tu mejor amigo está perdiendo peso, está apático y la diarrea persiste más allá de esas 72 horas deberías consultarlo con tu veterinario, puesto que podría deberse a una enfermedad subyacente, a una intoxicación o a una intolerancia que no está siendo tratada.

ilustración-gato-con-diarrea

Causas de las diarrea en gatos

El abanico de posibles desencadenantes de la diarrea felina es realmente vasto. Las posibilidades pasan por el consumo de alimentos en mal estado de la basura, alimentos tóxicos para los gatos (cebolla, chocolate o embutido), así como a la ingesta de plantas tóxicas para los gatos (hiebra, eucalipto, flor de pascua, manzano o tulipán, entre otras).

La causa más común suele ser la introducción de un nuevo alimento en su dieta, la sobrealimentación, la hipersensibilidad a algún componente de su dieta habitual (generalmente de corte proteínico) o el estrés originado por un cambio drástico o repentino en su cotidianidad.

Otras posibles causas

Como te anticipábamos al comienzo de la entrada, existen otras muchas posibles causas que desarrollamos con detalle a continuación.

Agentes infecciosos y parásitos

Pueden cursar diarreas leves y transitorias, pero también cuadros clínicos más severos como es el caso del virus del parvovirus o de la leucemia felina. Bacterias como la salmonella o el campylobacter y parásitos como la giardia o el tritrichomonas también pueden desembocar en una diarrea. Son usuales en los gatos domésticos, sobre todo, entre los más jóvenes.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Se caracterizan por episodios recurrentes e intermitentes de diarrea, en ocasiones, con vómitos como consecuencia de la inflamación en una de las paredes del intestino.

Tumores y pólipos intestinales

Los linfomas y adenocarcinomas son los tumores malignos más usuales entre los gatos de avanzada edad. Dada su incidencia sobre la adecuada asimilación de los nutrientes pueden provocar enfermedades.

Los pólipos, pese a ser poco frecuentes en los gatos, son crecimientos benignos que obstruyen parte del intestino y que, por tanto, provocan diarrea en el animal.

Enfermedades sistémicas

Aunque la diarrea en los gatos es más prevalente por la enfermedad intestinal primaria, puede evidenciarse por la afectación de otro órgano distinto al intestino. Este es el caso del hipertiroidismo, de la insuficiencia renal o de la hepática.

Insuficiencia pancreática

Más habitual en los perros, también afecta a los gatos. El páncreas es el encargado de producir ciertas enzimas digestivas. Si su desempeño no es el adecuado los alimentos no podrán ser metabolizados correctamente y el gato padecerá diarrea.

Déficit de vitamina B12

Muchas veces, la diarrea crónica en los mininos tiene que ver con un déficit de cobalamina. La terapia de reemplazo de este vitamina mediante inyecciones logrará atajar el problema.

cachorro-de-gato-con-problemas-intestinales

¿Cómo sé que mi gato está diarreico?

Al margen de la presencia de heces acuosas y de coloración diferente a la habitual, existen otros síntomas asociados a esta afección que se resumen en:

  • Flatulencias.
  • Inapetencia.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre.
  • Apatía.
  • Náuseas y vómitos.
  • Actitud esquiva.
  • Se esconderá de ti y no atenderá a tus llamadas.
  • Agresividad o irritabilidad.

¿Cómo actuar si mi gato tiene diarrea?

Si tu mejor amigo está atravesando un episodio de este tipo deberás interrumpir su dieta con un ayuno de 12 horas. De este modo, favorecerás la regeneración de las células intestinales, así como el restablecimiento de su flora intestinal. Durante este tiempo solo deberás ofrecerle agua para aliviar la posible deshidratación.

Pasadas estas 12 horas será el momento de iniciar una dieta blanda durante 2 o 3 días. Si al cabo de este tiempo aún persiste la diarrea deberás acudir al veterinario. La dieta blanda deberá estar compuesta por pescado blanco o pollo hervido, arroz blanco o patata hervida, siempre sin sal. Recuerda darle pequeñas raciones y espaciadas para facilitar la digestión.

La avena y el salvado son igulamente beneficiosos por contribuir a solidificar las heces. Para que tu gato los tolere deberás hervirlos, triturarlos y dárselos junto al pollo o al pescado. El jengibre, hervido y triturado, frenará sus vómitos.

Los alimentos ricos en probióticos, como el yogur natural sin azúcar o el kéfir, le ayudarán a regular la flora intestinal.

¿Tiene tratamiento la diarrea en gatos?

Tras las pruebas pertinentes (analítica de orina y de sangre, examen de muestras fecales, radiografía o endoscopia, entre otras), el veterinario dispondrá de la información necesaria para prescribir un tratamiento adecuado para tu gato.

Ante la inflamación intestinal primaria le recetará antiinflamatorios e inmunosupresores. Si, por el contrario, el origen radica en la presencia de agentes infecciosos deberás administrarle los antibióticos que te pauta y con las frecuencias que te indique.

Si la diarrea es severa puede recomendarte que le proveas de soluciones de electrolitos para controlar la deshidratación. Como ves, pese a resultar un trastorno bastante usual seguir estas pautas y visitar al veterinario te asegurará revertir la diarrea previniendo males mayores.