menu
Compartir

Ivermectina para gatos: dosis, usos, intoxicación y contraindicaciones

Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en gatos. 22 julio 2022
Ivermectina para gatos: dosis, usos, intoxicación y contraindicaciones

La ivermectina es un fármaco antiparasitario perteneciente al grupo de las avermectinas y relacionado con las lactonas macrocíclicas, cuyo mecanismo de acción consiste en inhibir los impulsos nerviosos y la movilidad de los parásitos. Este principio activo se ha utilizado desde los años 80 del siglo pasado para tratar las parasitaciones del ganado y, debido a su gran efectividad antiparasitaria, su uso se ha extendido hasta nuestros compañeros animales. Se comercializa en diferentes formatos: en formato oral, en forma de pasta o en pipetas. En los gatos también es muy utilizado para tratar la parasitosis de los oídos por ácaros en forma de gel ótico.

Si quieres saber más sobre el uso de ivermectina en gatos, en qué consiste su mecanismo de acción, para qué sirve y cuáles son sus efectos secundarios, continúa leyendo este artículo de SoyUnGato donde encontrarás toda la información que necesitas.

Qué es ivermectina

La ivermectina es un fármaco perteneciente al grupo de las avermectinas, que están relacionadas estrechamente con las lactonas macrocíclicas. Este fármaco tiene actividad antiparasitaria y actúa de forma eficaz ante artrópodos y nematodos al inhibir sus impulsos nerviosos, ya que se une de forma selectiva y con una elevada afinidad a los canales de ion cloruro dependientes del glutamato, que se encuentran localizados en las células musculares y nerviosas de los invertebrados. Esta unión induce un aumento de la permeabilidad de la célula a los iones cloruro, produciendo una hiperpolarización de la célula muscular o nerviosa, lo que ocasiona la muerte y la parálisis de los parásitos afectados.

Para qué sirve la ivermectina en gatos

¿Qué hace la ivermectina en gatos? Este principio activo sirve para acabar con los ácaros y los nematodos más que para el control de otros parásitos como las garrapatas o las pulgas, parasitaciones para las cuales es mejor elegir otros fármacos antiparasitarios. También es muy eficaz para tratar el ácaro de los oídos del gato, Otodectes cynotis, controlando así las lesiones, el picor y la inflamación en los oídos y los alrededores que este pequeño ácaro produce.

Es decir, la ivermectina en gatos se usa para tratar las infestaciones por los siguientes parásitos:

  • Ácaros de la sarna sarcóptica
  • Ácaros de la sarna notoédrica
  • Cheyletiella
  • Sarna otodéctica por Otodectes cynotis
  • Parasitosis interna por nematodos
  • Enfermedad del gusano del corazón

Con respecto a esta última enfermedad, la ivermectina se puede usar en el tratamiento y la prevención de las filarias parásitas que infestan el corazón y sus venas, y que se transmiten a partir de la picadura de un mosquito. Sin embargo, se debe utilizar bajo estricto control veterinario, pues mientras que una sola dosis puede acabar con las microfilarias del parásito, puede ocasionar un shock anafiláctico grave en el gato tratado que es sumamente peligroso.

Por otro lado, no te pierdas este otro post donde hablamos de los Tipos de sarna en gatos y sus síntomas.

Dosis de ivermectina para gatos

La ivermectina la podemos encontrar en múltiples formatos: en forma de píldoras, tabletas, pastas, suspensiones orales, geles o inyectables, y cada una tendrá una dosis única que te deberá prescribir tu veterinario de confianza. Cabe destacar que el único producto comercializado con ivermectina para gatos es en forma de gel ótico para el control del ácaro de los oídos, pero la ivermectina se usa de forma rutinaria en la especie felina.

Entonces, ¿cuál es la dosis de ivermectina para gatos? La respuesta es que solamente tu veterinario podrá decirte cuál es la dosis que necesita tu gato para tratar su parasitación de forma específica.

Efectos secundarios de la ivermectina en gatos

Siguiendo correctamente las indicaciones que te pautará tu veterinario si tu gato necesita ivermectina, el uso de este principio activo va a ser seguro para tu pequeño felino. Sin embargo, como todos los medicamentos, puede dar lugar a efectos secundarios indeseables. Por ejemplo, en el caso de usar el gel ótico para la parasitosis otodéctica, su uso en gatos con membrana timpánica perforada o con obstrucción del conducto auditivo externo puede producir efectos secundarios como temblores, ataxia, anorexia, salivación, dilatación pupilar y apatía. Algunos de los efectos secundarios raros, pero muy graves, que puede producir la ivermectina en los gatos son los siguientes:

  • Descoordinación
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Temblores
  • Depresión
  • Movimientos exageradamente amplios
  • Hipersalivación
  • Midriasis o pupilas dilatadas
  • Dificultad respiratoria
  • Parálisis de las patas traseras
  • Hipotermia
  • Ausencia de reflejos

Si observas cualquiera de estos signos tras administrar ivermectina a tu gato, acude inmediatamente al centro veterinario.

Intoxicación por ivermectina en gatos

Los efectos secundarios antes indicados tienen un mayor riesgo de se producidos si nos pasamos de la dosis a aplicar. Esto puede aparecer a partir de dosis de 2,5 mg/kg de ivermectina. Los síntomas agudos aparecen dentro de las 10 primeras horas tras la administración. El tratamiento consistirá en inducir el vómito y usar carbón activado para eliminar el exceso de dosis administrada que está ocasionando los problemas, pero solo si han pasado menos de 2 o 3 horas de la ingestión. También será necesario el apoyo nutricional y electrolítico con fluidoterapia y nutrición y fármacos específicos para controlar los síntomas, como el diazepam para las convulsiones. El gel ótico de ivermectina no ha mostrado signos de sobredosificación ni a cinco dosis superior a la recomendada en la especie felina.

Contraindicaciones de la ivermectina en gatos

La ivermectina presenta una serie de contraindicaciones de uso que conviene saber antes de comenzar el tratamiento con este principio activo en un gato. Esta serie de contraindicaciones son las siguientes:

  • No usar en caso de hipersensibilidad al principio activo o cualquiera de sus excipientes.
  • No utilizar el gel ótico si la membrana timpánica está perforada ni si presenta los conductos auditivos externos obstruidos por una inflamación crónica.
  • No aplicar en gatos con enfermedades sistémicas.
  • No usar en gatitos de menos de 16 semanas.
  • Usar en gatas en la gestación o la lactancia solamente si el veterinario lo considera oportuno, aunque no se han demostrado efectos teratogénicos ni tóxicos para el feto a concentraciones habituales.
  • No usar ivermectina si se está tratando al gato con fármacos que interaccionen con la glicoproteína P (piperazina, selamectina...).
  • La ivermectina puede aumentar los efectos de los fármacos que se unen al receptor GABA.

Ahora que sabes para qué sirve la ivermectina en gatos y cómo se utiliza, recuerda que es muy importante que sea tu veterinario quien te recete este fármaco y te indique la dosis adecuada.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ivermectina para gatos: dosis, usos, intoxicación y contraindicaciones, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.

Bibliografía
  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Ficha técnica de Otimectin 1 mg/g gel ótico para gatos. Disponible en: https://cimavet.aemps.es/cimavet/pdfs/es/ft/2687+ESP/FT_2687+ESP.pdf

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Evelyn Zimmer
Se puede usar la Ivermectina en gatos con insuficiencia renal ?
Su valoración:
Ana
Excelente
Ivermectina para gatos: dosis, usos, intoxicación y contraindicaciones
Ivermectina para gatos: dosis, usos, intoxicación y contraindicaciones

Volver arriba