menu
Compartir

Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas

 
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 29 mayo 2023
Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas

La diarrea es la eliminación de heces líquidas con una frecuencia mayor de la habitual. Es común asociarla a un cuadro en el que también se presenta malestar general, molestias digestivas, vómitos, náuseas, etc., todos ellos signos clínicos que explicarían que un gato dejase de comer con normalidad. Pero no siempre la diarrea aparece junto a otra sintomatología. Así, es posible que detectemos que nuestro gato tiene diarrea, pero continúa comiendo bien o incluso más de lo normal.

Esto no quiere decir que no sea motivo de preocupación o atención veterinaria, ya que existen diferentes patologías que pueden provocar una diarrea y, como cuidadores, debemos diagnosticar y tratar todo problema de salud que afecte a nuestro gato lo antes posible. En el siguiente artículo de SoyUnGato vamos a hablar de los casos en los que un gato tiene diarrea pero come bien, repasando las causas más probables. Ahora bien, solo el veterinario puede determinar cuál afecta a nuestro ejemplar y prescribir el tratamiento adecuado para su recuperación.

También te puede interesar: Cómo saber si mi gato tiene fiebre

Parásitos intestinales

Los parásitos de los gatos no solo se encuentran sobre su cuerpo, como las pulgas o las garrapatas, sino que también se pueden localizar en su interior, en el aparato digestivo, en los pulmones o en el corazón. Los parásitos intestinales son los que pueden desencadenar diarreas. En este grupo incluimos tanto a los comúnmente llamados gusanos como a los protozoos, por ejemplo, la giardia y los coccidios, que son capaces de desencadenar diarreas intensas.

Toda diarrea que se alarga varios días requiere atención veterinaria, en especial si estamos hablando de gatitos de corta edad, ya que la pérdida de líquidos que origina podría provocarles una deshidratación fatal. Si sospechamos que nuestro gato puede tener algún tipo de parásitos (por ejemplo, las lombrices se pueden ver en las heces) o nunca lo hemos desparasitado, hay que acudir al veterinario para que nos recete el antiparasitario más adecuado para su caso concreto.

También establecerá un calendario de desparasitaciones, que deberemos continuar durante toda la vida del animal para evitar infestaciones, y nos prescribirá algún otro fármaco o tratamiento (por ejemplo, un alimento específico para problemas intestinales) si es necesario.

Estrés

Los gatos son animales de costumbres y apegados a su territorio. Esto hace que cualquier cambio, aunque a nosotros nos parezca insignificante, les pueda provocar una diarrea relacionada con el estrés. Una mudanza, obras en el hogar, la llegada de un nuevo miembro a la familia o, simplemente, una visita al veterinario pueden tener como consecuencia una diarrea.

Lo importante en estos casos es descubrir y tratar la causa, pero, también, prevenir. En este sentido, debemos presentarle al gato cualquier cambio poco a poco y podemos recurrir a productos como feromonas tranquilizadoras, piensos o premios con ingredientes relajantes. Si el estrés se prolonga, podemos contactar con un etólogo o experto en comportamiento felino para que nos ayude a resolverlo.

Te hablamos del "Estrés en gatos: síntomas y tratamiento" en el siguiente artículo.

Alimentación

No es de extrañar que la diarrea en gatos se relacione con la alimentación, por diferentes motivos. Por ejemplo:

  • Cambio de alimento: si queremos modificar la dieta de nuestro gato, debemos hacer una transición paulatina entre la comida vieja y la nueva. En otras palabras, iremos introduciendo la nueva poco a poco, cada vez en mayor proporción respecto a la vieja, a lo largo de varios días. Un cambio brusco puede provocar un desajuste digestivo que se traduzca en una diarrea.
  • Alimento inadecuado: en ocasiones, le damos al gato un alimento de baja calidad o, incluso aunque sea bueno, no le sienta bien. Otras veces es el propio gato el que come sustancias perjudiciales para él. El resultado, en cualquier caso, puede ser la aparición de diarrea.
  • Intolerancias y alergias alimenticias: algunos gatos, simplemente, no toleran determinados alimentos y su consumo les produce una diarrea. Un ejemplo muy habitual es la leche. Tras la lactancia, no cuentan con la enzima para digerir sus azúcares, por eso su consumo puede acabar por desencadenarles diarrea. Que algún alimento cause alergia es otra opción, aunque los signos clínicos en estos casos también pueden ser dermatológicos.

Para evitar este tipo de diarreas se recomienda optar por un alimento de calidad, adaptado a las características del gato y administrado en las cantidades adecuadas. Cualquier modificación debe hacerse tal y como hemos explicado. Igualmente, debemos mantener al gato en un entorno seguro donde no pueda ingerir sustancias perjudiciales ni le daremos alimentos sin tener la seguridad de que son aptos para él.

Si el problema es el pienso, volveremos al antiguo e intentaremos el cambio, poco a poco, una vez el gato se haya restablecido. También podemos darle uno de mayor calidad. Si la diarrea persiste más de un par de días, con independencia de la causa, hay que contactar con el veterinario, que también tendrá que ver al gato si ha sufrido una intoxicación o sospechamos que padece una alergia.

Te hablamos de "Cuánto come un gato" en el siguiente artículo.

Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas - Alimentación

Virus y bacterias

A veces, la causa de la diarrea está en algún desarreglo digestivo provocado por virus o bacterias que puede controlarse con fármacos y una dieta especial. Estos organismos pueden desencadenar cuadros leves que se resuelvan en cuestión de un par de días, pero hay que tener en cuenta que, sobre todo en los gatitos de menos edad todavía no vacunados, la diarrea podría deberse a infecciones tan graves como la panleucopenia.

Estas enfermedades pueden iniciarse por una diarrea sin más signos clínicos, pero igualmente la evolución llega a ser rápida y fatal. La recomendación es vacunar a todos los gatitos tan pronto lo aconseje el veterinario (normalmente hacia las 8 semanas de vida), incluso a aquellos ejemplares sin acceso al exterior, ya que los virus los podemos introducir nosotros en casa a través de nuestra ropa y calzado.

Por supuesto, cualquier diarrea en gatitos requiere contactar con el veterinario. Por lo tanto, si crees que si tu gato tiene diarrea con sangre pero come bien no es grave, estás en un error. Por otra parte, cualquier sangrado es motivo de consulta con el veterinario.

No dudes en echarle un vistazo al siguiente post de SoyUnGato para tener más información sobre las "Vacunas para gatos: calendario y obligatorias".

Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas - Virus y bacterias

Enfermedad inflamatoria intestinal (IBD)

Se trata de una enfermedad crónica de origen desconocido que afecta al intestino delgado y provoca su inflamación. El páncreas, el estómago y el intestino grueso también pueden verse dañados. La diarrea puede aparecer como un signo clínico, al igual que los vómitos o la pérdida de peso. Por supuesto, solo el veterinario la puede diagnosticar y tratar.

El tratamiento pasa por la implantación de una dieta hipoalergénica, pero también puede ser necesario prescribir fármacos para controlar daños como los que puede haber sufrido el páncreas. Antibióticos, corticoides e inmunomoduladores están entre los fármacos que se acostumbran a recetar en estos casos.

Échale un vistazo a este post sobre la "Enfermedad inflamatoria intestinal en gatos (IBD)".

Insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática puede tener diferentes causas y presentarse de forma aguda o crónica. En las manifestaciones crónicas, los daños van aumentando de manera progresiva. Esto hace que, al inicio, los signos clínicos sean inespecíficos, esto es, comunes a diferentes patologías y no indicativos del órgano afectado.

En este cuadro puede aparecer la diarrea, pero, también, un aumento en la ingesta de agua y en la eliminación de orina o pérdida de peso. La diarrea como signo inespecífico puede aparecer en otras enfermedades sistémicas, como en la insuficiencia renal, aunque, en este caso, es más habitual en su presentación aguda, en la que también apreciaremos otra sintomatología, como la anorexia o modificaciones en la cantidad de orina eliminada.

Por este motivo, conviene que contactemos con el veterinario cuando nuestro gato presenta diarrea (vómitos, pérdida de peso, aumento en la eliminación de orina, etc.) de origen desconocido y no esperemos a que se solucione solo. El organismo suele ir compensando insuficiencias como las mencionadas, lo que, unido a las dificultades del gato para mostrar su malestar y que los signos clínicos son, como hemos dicho, inespecíficos, hacen que el diagnóstico se retrase.

En este sentido, también se recomienda una revisión veterinaria completa al menos una vez al año para detectar estas y otras enfermedades de manera precoz. Así podremos iniciar un tratamiento lo antes posible y mejorar la calidad y la esperanza de vida de nuestro gato. En la insuficiencia hepática el tratamiento incluye una dieta especial y los fármacos necesarios para controlar la sintomatología.

Si a estas alturas del artículo te preguntas cómo cortar la diarrea a un gatito, en el siguiente post te hablamos de algunos "Remedios caseros para la diarrea en gatos".

Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas - Insuficiencia hepática

Hipertiroidismo

Esta enfermedad es otra de las que es más habitual diagnosticar en gatos de avanzada edad. La diarrea es uno de sus signos clínicos y, como hemos explicado, al ser inespecífico, puede retrasar el diagnóstico porque los cuidadores piensen que no es grave, lo asocien a la edad, etc. Además, en este caso, el apetito del gato suele estar aumentado, aunque, con el tiempo, irá perdiendo peso.

El hipertiroidismo, como su nombre indica, se trata de una anomalía que implica una producción de hormonas tiroideas por encima de lo normal. Es importante acudir al veterinario sin demora, ya que es una enfermedad tratable si se atiende a tiempo y no se llegan a producir daños en los distintos órganos.

Otros signos que nos pueden alertar de la presencia de hipertiroidismo son un aumento en el consumo de agua, hiperactividad, vómitos, etc. El tratamiento puede consistir en fármacos de por vida, intervención quirúrgica para extraer el tejido de la glándula tiroides afectado o terapia con yodo radioactivo.

Insuficiencia pancreática exocrina

La insuficiencia pancreática exocrina en gatos es otra de las patologías que puede causar diarrea y que se debe a una producción insuficiente de enzimas pancreáticas. Esto afecta a la absorción de los nutrientes, provocando heces pastosas, voluminosas y de muy mal olor, mientras que el gato sigue comiendo con normalidad. De hecho, suele ingerir una mayor cantidad de comida pero adelgaza, ya que no está pudiendo aprovechar los nutrientes que consume. Es una enfermedad que debe ser diagnosticada por el veterinario. El tratamiento consiste en la suplementación con enzimas pancreáticas.

Fármacos

En ocasiones, una diarrea que no afecta al apetito se desencadena como efecto secundario de ciertos fármacos. Esto se debe a que algunos medicamentos tienen efectos adversos sobre el sistema digestivo, por ejemplo, determinados antibióticos. Pueden desencadenar diarreas, aunque el gato esté aparentemente bien.

En general, estas remiten de forma espontánea cuando el tratamiento concluye, pero, si la diarrea es muy intensa, hay que informar al veterinario, ya que puede ser necesario cambiar de fármaco. Por supuesto, nunca se debe medicar a un gato sin prescripción veterinaria, ya que podríamos provocar una intoxicación de consecuencias fatales.

Puedes consultar más sobre las "Intoxicaciones en gatos" en el siguiente post de SoyUnGato.

Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas - Fármacos

Linfoma gastrointestinal

El linfoma es un tipo de cáncer maligno que puede aparecer en distintos órganos. Es un tipo de cáncer que pueden presentar los gatos con leucemia felina, pero también pueden sufrirlo gatos sanos, sobre todo de edad avanzada. Sus signos clínicos pueden confundirse con la enfermedad inflamatoria intestinal. Los gatos presentan diarrea, vómitos y alteraciones en el apetito, que puede aumentar o disminuir. Aun con el apetito aumentado, el gato adelgaza.

Por supuesto, el linfoma tiene que diagnosticarlo el veterinario, de ahí que sea importante que acudamos a la clínica ante una diarrea de la que no conocemos causa o que se prolonga más de un par de días, aunque no detectemos otra sintomatología.

El tratamiento y el pronóstico van a depender de la localización del linfoma y de sus características. Puede administrarse quimioterapia, pero no para curar, sino para conseguir una remisión que mantenga al gato con calidad de vida todo el tiempo que sea posible.

Puedes consultar el siguiente artículo sobre "Cómo saber si mi gato tiene cáncer" para tener más información sobre el tema.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades.

Bibliografía
  • GEMFE. (2010). Diarrea en gatos. Feline Advisory Bureau, ficha 6.1.
  • GEMFE. (s.f). Hipertiroidismo. International Cat Care.
  • GEMFE. (s.f). Insuficiencia renal crónica en gatos. International Cat Care.
  • GEMFE. (s.f). Linfoma. International Cat Care.
  • Palmero, Mª L. (s.f). Diarrea Crónica Frustrante en el gato: Claves en el Abordaje Diagnóstico y Tratamiento. Gattos Centro Clínico Felino.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas
1 de 5
Mi gato tiene diarrea pero come bien: causas

Volver arriba