¿Qué vacunas necesita mi gato? Calendario

0

Algunos cuidadores de gatos son reacios a vacunarlos, especialmente en aquellos casos en los que los felinos son caseros y  no tienen acceso al exterior. Piensan que esta condición impide contraer enfermedades pero veremos que las vacunas siguen siendo imprescindibles.

Desde las primeras semanas de vida y hasta que son ancianos, es recomendable vacunar a nuestro gato con las vacunas que mencionamos a continuación.

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son fármacos que sirven para combatir enfermedades para las que no existe otra cura más eficaz. Generalmente se administran inyectadas de manera subcutánea.

Su mecanismo de acción es el siguiente:

  • Las vacunas se elaboran, sobre todo, con fragmentos de virus o con virus atenuados, es decir, debilitados.
  • Cuando se inoculan en el gato su sistema inmunitario los identifica como patógenos y crea defensas contra ellos.
  • Si, de manera natural, ese mismo virus entra en contacto con el gato, su cuerpo reaccionará inmediatamente contra él porque ya ha formado anticuerpos específicos.
  • De esta forma, el propio sistema inmunitario del gato consigue controlar la infección o esta transcurre de una manera leve o asintomática.
  • La inmunidad así producida suele tener una duración limitada en el tiempo.

primera-vacuna-de-las-ocho-semanas-en-cachorro-de-gato

Primera vacuna en cachorros de gato a las ocho semanas de vida

Las gatas gestantes transmiten anticuerpos a sus crías a través de la placenta y siguen pasándoles defensas durante la lactancia. Estos anticuerpos van disminuyendo según el gatito crece hasta desaparecer, aproximadamente hacia las ocho semanas. En esos dos meses iniciales los gatos van a estar protegidos gracias a los anticuerpos maternales.

Las vacunas entran en acción cuando se calcula que estos anticuerpos han desaparecido. No pueden ponerse antes porque la interferencia con los anticuerpos de la madre alterarían su eficacia. Además, antes de vacunar siempre hay que desparasitar internamente.

vacunando-a-un-gato-adulto

¿Contra qué enfermedades debo vacunar a mi gato?

El calendario de vacunas para gatos debe ser consensuado con el veterinario y adaptado a las condiciones de vida del gato. Las enfermedades y virus contra los que se recomienda vacunar son las siguientes:

  • Panleucopenia: se trata de una gastroenteritis hemorrágica producida por un parvovirus que se manifiesta con vómitos y diarrea profusa con sangre. Causa deshidratación, anorexia, fiebre y, en un porcentaje considerable de casos, la muerte. Además, los supervivientes pueden padecer secuelas neurológicas de por vida. Afecta a gatitos no vacunados.
  • Calicivirus: este virus causa resfriado en gatos con síntomas como conjuntivitis, úlceras en la boca, fiebre, secreción nasal, cojeras o anorexia. Puede aparecer combinado con herpesvirus causando rinotraqueítis. Además, algunos calicivirus son especialmente virulentos y pueden originar un cuadro que acabe con la vida del gato con rapidez.
  • Rinotraqueítis: este enfermedad está causada por herpesvirus y por calicivirus. Sus síntomas son como los de un resfriado con abundante secreción nasal y ocular, fiebre, deshidratación o úlceras oculares. Si se trata puede curarse aunque, en ocasiones, el daño en los ojos produce lesiones tan graves que es necesario extraerlos. Otros gatos pueden incluso llegar a fallecer.
  • Leucemia: esta enfermedad va a afectar al sistema inmunitario del gato, provocando daños que se manifestarán con variedad de síntomas como anemia o cáncer. El gato puede fallecer.
  • Rabia: aunque en muchos países se considera una enfermedad erradicada, en otros es de vacunación obligatoria. Debemos informarnos en nuestro veterinario para saber en qué caso nos encontramos. También si vamos a viajar. Es una enfermedad para la que no hay tratamiento. Resulta mortal.

También existe vacuna contra la peritonitis infecciosa felina o PIF, enfermedad originada por coronavirus y responsable de una considerable mortalidad, pero el porcentaje de protección que confiere no es muy elevado.

gato-mirando-jeringuilla-de-la-vacuna-en-el-veterinario

¿Por qué hay que revacunar a nuestro gato?

Frecuentemente una sola dosis no va a conseguir una protección completa, por eso, para alcanzar el nivel de anticuerpos adecuado, los gatitos deben revacunarse en dosis separadas por un mes. Esta repetición les garantiza elevados niveles de protección, aunque en ningún caso es posible conseguir el 100 %.

Pasada la etapa de gatito con todas las vacunas, para los gatos adultos tan solo se necesitan dosis de recuerdo anuales destinadas a mantener la inmunidad que hemos conseguido a lo largo del tiempo.

¿Tengo que vacunar a mi gato casero si no tiene acceso al exterior?

Sí, aunque el gato no pueda salir de casa nosotros mismos, sin darnos cuenta, podríamos transportar hasta el hogar virus o parásitos externos, capaces de enfermar al felino, en nuestra ropa o en nuestros zapatos.

¿Y si no vacuno a mi gato pasa algo?

Cuando un gato no ha sido vacunado y entra en contacto con algún virus, su cuerpo no tiene ninguna defensa contra él. Para crearlas necesita un tiempo que el virus no va a darle, ya que inmediatamente empezará a replicarse, desarrollando la enfermedad.

Las patologías para las que se vacuna no tienen ningún tratamiento específico. Se tratan simplemente manteniendo vivo al animal administrando fluidos y medicación para controlar los síntomas a la espera de que el sistema inmunitario sea capaz de vencer al virus.

Pero en algunas de estas enfermedades el porcentaje de mortalidad es muy elevado e incluso los gatos que consiguen sobrevivir lo hacen con secuelas permanentes. Los tratamientos son costosos económicamente hablando, el gato sufre y, por desgracia, no todos los casos van a tener final feliz.

Por lo tanto, teniendo en cuenta los datos científicos de los que disponemos, en la actualidad forma parte de una tenencia responsable mantener vacunados a nuestros gatos. Prevenir siempre es mejor que curar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí