menu
Compartir

Embarazo en gatas

 
Por Miguel Fraga García-Yanes, Veterinario. 3 mayo 2022
Embarazo en gatas

Las gatas son hembras poliéstricas estacionales (entran varias veces al año en celo) y de ovulación refleja e inducida por el macho (entran en celo con la presencia del mismo). La gestación felina suele durar unos 60-67 días (nueve semanas), aunque puede acortarse o alargarse unos días. Si te preguntas cómo saber si tu gata está embarazada, desde SoyUnGAto te lo contamos.

También te puede interesar: Consejos para cuidar a una gata preñada

Síntomas que confirman que una gata está gestante

Si tu gata tiende a escaparse o se ha montado con algún otro macho, es posible que esté preñada. Como antes hemos indicado, la presencia del macho desencadenará en nuestra gata una reacción que le permitirá ovular y este ser fecundado.

Por lo general, en las primeras semanas de gestación pueden no apreciarse signos físicos que te hagan pensar que tu gata va a tener cachorritos si es que no hemos presenciado la monta. Por tanto, lo más sensato en caso de duda es consultarlo con tu veterinario. Alrededor de las tres semanas de gestación será posible confirmarla mediante ecografía. Y posteriormente, cerca del parto podrá realizarse una radiografía donde se verán perfectamente las cabezas con sus columnas vertebrales, confirmando el número de cachorros. Desde casa podemos observar alguno de los signos que a continuación describimos y se pueden dar en la gestación de la gata. Normalmente se empiezan a dar alrededor de las dos y tres semanas. Estos son:

  • Uno de los signos más prematuros son los pezones exudativos, sensibles y más rosados de lo normal.
  • Los vómitos también pueden hacer acto de presencia. No obstante, un exceso de los mismos debería consultarse con un veterinario.
  • Su vientre comenzará a ensancharse poco a poco. Deberíamos confirmar que está gestante en una cita al especialista veterinario. Procura no tocar demasiado su abdomen y evita que pueda darse golpes o caerse desde alguna superficie.
  • Poco a poco irá aumentando su apetito e irá ganando peso, ya que tiene que suplir la energía que emplea en desarrollar los cachorros.
  • Se mostrará más mimosa, te reclamará más atención y mimos y ronroneará más a menudo. Sin embargo, a medida que se va acercando el final de dicha gestación, tu gata buscará lugares donde resguardarse.
Embarazo en gatas - Síntomas que confirman que una gata está gestante

La alimentación y la vacunación, decisivas en toda gestación

En este punto, queremos recalcar la importancia de cuidar la alimentación y tener al día el calendario vacunal de cualquier gata gestante. A partir de la cuarta semana de embarazo los expertos aconsejan incrementar en un 15% por semana el aporte proteico y calórico a fin de que el proceso se complete de la mejor manera posible. Debemos aportar una dieta de calidad durante toda su vida y más en esta condición.

En cuanto a las vacunas, resulta conveniente que su calendario vacunal esté actualizado antes de quedarse en estado. Una gata sana podrá transmitir los anticuerpos a sus cachorros durante la lactancia con los beneficios que ello conlleva. Así mismo, no es adecuado administrarle medicamentos que no estén indicados para hembras gestantes. Si por algún casual necesitase ser tratada mientras está gestante, el veterinario escogerá cuidadosamente los fármacos indicados para gatas gestantes.

Precauciones al final del embarazo de la gata

En las 2 últimas semanas de gestación suele ser conveniente extremar las condiciones de tranquilidad y relajación para la futura madre. Deberá disponer de un espacio en el que pueda descansar lejos del ajetreo de la vivienda, especialmente si hay niños en ella. Igualmente, te aconsejamos que le prepares un nido para los instantes que siguen al parto. En él podrá limpiar, alimentar y mantener calentitos a sus crías. Este puede ser una caja de cartón alta y amplia para evitar la huida de algún cachorro, así como la entrada de corrientes de aire directas.

Recuerda que nada más nacer lo prioritario es que los gatitos se mantengan calentitos y mamen correctamente. Deberás rellenar la caja con papel de periódico, mantas y toallas limpias para hacerla confortable. Recurrir a una bolsa térmica que puedas calentar en el microondas es una práctica interesante para preservar la estabilidad de la temperatura del ambiente en el que van a permanecer los recién nacidos.

Cómo saber cuando va a parir una gata

Es conveniente tener a nuestro veterinario de confianza al tanto del parto, ya que pueden ocurrir complicaciones inesperadas y en caso de duda deberíamos acudir a dicho especialista. Existen varios comportamientos que delatan la proximidad del parto:

  • Notarás que tu gata deja repentinamente de comer, que está agitada y que busca un lugar apartado (probablemente distinto al nido que le hayas preparado).
  • Si maúlla sin cesar y se lame compulsivamente, puede indicar que el parto está a punto de comenzar. Su vientre se contraerá y expulsará abundante secreción vaginal.

Parte del porcentaje de los partos de gatos no suele requerirse la intervención humana, como lo han hecho en la naturaleza mucho tiempo. Sin embargo, pueden producirse complicaciones y, en consecuencia, es recomendable que estés pendiente para actuar si fuera preciso y acudir al veterinario.

Posibles complicaciones durante el parto

Existen varias situaciones que nos informan de que algo no va como debería:

  • Si pese a los esfuerzos de la madre los gatitos no ven la luz, pueden estar atrapados en el canal pélvico. O si salen del revés (no salen de cara).
  • Si nacen tan deprisa, sin el acostumbrado margen de 30-45 minutos entre cría y cría, que a tu gata no le da tiempo de romper los sacos amnióticos.
  • Si observas cualquiera de estas condiciones o si te surgen dudas, deberías acudir inmediatamente al veterinario, ya que puede ser necesario realizarle una cesárea en la clínica.

¿Cuándo debería intervenir?

En general, es más aconsejable contactar con tu veterinario de confianza para cualquier duda antes de actuar. No obstante, aquí os dejamos algunos consejos que podéis tomar. Por regla general, dichos partos suelen oscilar entre las 2 y las 5 horas de duración, aunque pueden alargarse más horas (no es lo habitual).

Existen partos en los que la gata no es capaz de romper el saco amniótico. Deberás hacerlo tú para evitar que el gatito se ahogue. Rompe el saco con la ayuda de una toalla y limpia su boca y su nariz. Sécalo a contrapelo y masajéalo para calentarlo y permitirle inhalar con profundidad. Los gatitos no pueden permanecer más de una hora tras nacer sin mamar. Si su madre no los alimenta consúltalo con el veterinario.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Embarazo en gatas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Embarazo en gatas
1 de 2
Embarazo en gatas

Volver arriba