Problemas y trastornos

Clamidia en gatos: síntomas y tratamiento

 
Laura García Ortiz
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en gatos. 2 septiembre 2022
Clamidia en gatos: síntomas y tratamiento

La clamidiosis felina, o clamidiosis ocular felina, es una infección bacteriana producida por la bacteria Chlamydophila felis. Dicha bacteria es muy contagiosa entre los gatos que viven en grupo, pero necesita un contacto estrecho con las secreciones oculares o respiratorias del gato infectado. Se trata de una enfermedad que puede darse en cualquier edad y raza, pero suele afectar a los gatos más jóvenes y los de colectividades al encontrarse más juntos unos con otros. En ocasiones, esta bacteria se encuentra asociada a dos virus felinos: el herpesvirus y el calicivirus, interviniendo en el complejo respiratorio felino.

¿Quieres saber más sobre la clamidia en gatos? Continúa leyendo este artículo de SoyUnGato para conocer más sobre esta bacteria ocular en los pequeños felinos, qué produce, cómo se contagia y cómo se diagnostica, trata y previene.

Índice
  1. Qué es la clamidiosis felina
  2. Síntomas de la clamidia en gatos
  3. Cómo se contagia la clamidia en gatos
  4. Diagnóstico de la clamidia en gatos
  5. Tratamiento de la clamidiosis felina
  6. Prevención de la clamidia en gatos

Qué es la clamidiosis felina

La clamidiosis felina, o enfermedad bacteriana ocular causada por Chlamydophila felis, es una infección frecuente en los gatos jóvenes de colectividades y que produce principalmente una conjuntivitis purulenta unilateral, aunque a veces puede afectar a ambos ojos, que también puede llegar a la nariz, causando secreción nasal y estornudos. Chlamydophila felis también se puede dirigir hacia los pulmones, el aparato reproductivo o el gastrointestinal, pudiendo generar infertilidad y abortos en las gatas.

Esta es una de las enfermedades oculares más comunes en gatos y también es frecuente que la bacteria se encuentre asociada a virus que intervienen en la enfermedad felina de las vías respiratorias superiores, como el herpesvirus o el calicivirus felino, agravando el cuadro y debilitando más al gato afectado.

Síntomas de la clamidia en gatos

Como hemos comentado, el signo clínico principal que produce Chlamydophila felis es una conjuntivitis que cursa con secreción purulenta, enrojecimiento e inflamación de la conjuntiva del ojo o los ojos afectados. La conjuntiva es la capa de la membrana que cubre la superficie interna de la esclera y de los párpados. La sintomatología de la clamidiosis felina aparece pasados pocos días o una semana del contagio, comenzando por una descarga acuosa que evoluciona a mucopurulenta.

Debido a la inflamación, las molestias y la secreción los gatos afectados suelen cerrar el ojo. Además de la conjuntivitis también pueden aparecer estornudos y descarga nasal. Aunque algunos gatos también pueden manifestar fiebre, lo más frecuente es que se alimenten y se encuentren bien. Si no se trata, la conjuntivitis puede permanecer durante más de dos meses y los gatos continuarían eliminando la bacteria durante muchos más meses.

Clamidia en gatos: síntomas y tratamiento - Síntomas de la clamidia en gatos

Cómo se contagia la clamidia en gatos

El contagio de la clamidiosis felina se da con un contacto estrecho entre gatos, por lo que es más común en gatos que viven juntos o de colectividades porque mantienen un mayor contacto entre ellos que los gatos independientes al tener un espacio más limitado. Esto se debe a que la bacteria no sobrevive mucho fuera de un gato, por lo que el contagio indirecto mediante objetos o utensilios es muy poco probable, requiriendo un contacto directo con las secreciones oculares del felino infectado. Pese a que cualquier gato puede ser contagiado siempre que se encuentre cerca de un gato infectado, es mucho más común en gatitos de pocos meses de edad.

¿La clamidiosis felina se contagia a humanos?

Si te preguntas si la clamidia en gatos se contagia a humanos o a otros animales, la respuesta es que la bacteria se puede transmitir, pero esta no es patógena en otras especies, incluida la especie humana, al estar muy adaptada a la especie felina. Así pues, no te preocupes, pero sí lleva a cabo medidas higiénicas a la hora de estar en contacto con un gato con clamidia.

Diagnóstico de la clamidia en gatos

Para detectar la clamidia en gatos se debe proceder a realizar un buen diagnóstico diferencial con otras causas que producen conjuntivitis en los gatos y otros síntomas parecidos como el entropión, las úlceras corneales y los cuerpos extraños oculares.

Para el diagnóstico definitivo es necesario demostrar la presencia de la bacteria a partir de una muestra de conjuntiva del ojo del gato obtenida a partir de un hisopo. La identificación de la bacteria se realiza mediante un cultivo, PCR o la observación al microscopio de cambios típicos en las células de la conjuntiva de un frotis de la muestra.

Tratamiento de la clamidiosis felina

Una vez resuelto qué es la clamidiosis, los síntomas que produce y cómo se contagia, ¿cómo tratar la clamidia en gatos? La clamidiosis felina se debe tratar con antibióticos. La bacteria es sensible a varios tipos de antibióticos, aunque las tetraciclinas suelen ser el fármaco de elección ante una infección por Chlamydophila felis.

Además del tratamiento sistémico con el antibiótico, se puede usar la terapia tópica con gotas o pomadas, pero no solo esta última en exclusividad, ya que la bacteria ha podido ser extendida también a localizaciones externas al ojo como el aparato respiratorio o el reproductivo. El tratamiento se suele extender unas cuatro semanas y todos los gatos del hogar deben ser tratados, presenten sintomatología o no. Si los gatos presentan conjuntamente otros virus respiratorios, el tratamiento debe ser más exhaustivo y requerir en algunos casos de hospitalización.

Prevención de la clamidia en gatos

La clamidiosis felina es recomendable prevenirla en los gatos de colectividades, pues son los que mayor riesgo presentan de desarrollo de la enfermedad. Para la prevención existe en el mercado la vacuna contra la clamidia en gatos, que puede evitar las formas más graves de la enfermedad pero no previene que un gato se infecte. Aun así, resulta muy útil para estos gatos de colectividades.

Si tienes un gato afectado de clamidia y otro sano, debes aislar al gato aparentemente sano y evitar el contacto estrecho con el gato afectado hasta su total curación.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Clamidia en gatos: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Gemfe, Avepa. Infección por Chlamydofila felis (Clamidiosis). Disponible en: https://www.avepa.org/articulos/Infeccion%20por%20chlamydofila.html
  • Palmero, V. Carballés. (2010). Enfermedades infecciosas felinas. Ed. Servet. Zaragoza, España.
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Clamidia en gatos: síntomas y tratamiento