Enfermedades

Rabia en gatos: síntomas y tratamiento

 
María Besteiros
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. Actualizado: 23 noviembre 2022
Rabia en gatos: síntomas y tratamiento

La rabia en gatos es una enfermedad vírica grave y, aunque normalmente tiene más fama de ser padecida por perros, los gatos también pueden tenerla. Se trata de una enfermedad que resulta mortal en prácticamente la totalidad de los casos, además de que puede transmitirse de los animales a los humanos.

Está distribuida a nivel mundial, aunque en muchos países ha conseguido controlarse gracias al desarrollo y a la extensión de programas de vacunación. Según nuestro lugar de residencia, será obligatorio o no vacunar a nuestro gato, por lo que si quieres saber más sobre la rabia en gatos, sus síntomas, prevención y tratamiento, sigue leyendo el siguiente artículo de SoyUnGato.

Índice
  1. Qué es la rabia en gatos
  2. Cómo se contagia la rabia en gatos
  3. Etapas de la rabia en gatos
  4. Cómo saber si un gato tiene la rabia
  5. Diagnóstico de la rabia felina
  6. Tratamiento para la rabia en gatos
  7. Cómo prevenir la rabia felina

Qué es la rabia en gatos

La rabia felina es una enfermedad vírica infecciosa y grave causada por un virus del género Lyssavirus, de la familia Rhabdoviridae. Es la zoonosis viral más antigua que se conoce, es decir, que los animales la pueden transmitir a los seres humanos. De hecho, puede afectar a todos los animales de sangre caliente, como los perros o los conejos. Además, se sabe que los murciélagos pueden ser una fuente de contagio, aunque el riesgo es bajo.

La rabia felina afecta al sistema nervioso central, pero a mayor distancia de este, mayor tiempo de incubación, ya que el virus se refugia en los nervios y viaja hasta el cerebro, donde provoca una encefalitis aguda. La rabia puede manifestarse de dos formas:

  • Rabia furiosa: es la más frecuente en gatos y se caracteriza por una hiperactividad por parte del gato, excitación y fobia al agua o al aire. A los pocos días ocurre una parada cardiorrespiratoria que provoca la muerte.
  • Rabia muda o paralítica: no es tan común y el desarrollo de la enfermedad es más lento y menos dramático. Durante la rabia paralítica en gatos los músculos van perdiendo eficacia y dejan de funcionar. Los primeros afectados son aquellos que se encuentran más cerca de la entrada de la infección, ya sea por mordedura o por arañazo.

Cómo se contagia la rabia en gatos

El contagio se produce solo a través de los animales infectados, ya que eliminan el virus a través de la saliva con un mordisco. Aun así, también hay posibilidades de contagiar la rabia felina a través de un arañazo o con lamidos en una herida que está abierta, ya que el virus se encuentra en las secreciones.

Aunque actualmente el virus de la rabia en gatos está más controlado gracias a la prevención en forma de vacunas, esta enfermedad está presente en otros mamíferos como murciélagos o zorros. Aun así, es más común que nuestros pequeños felinos se contagien entre ellos o por algún perro, ya que son los mamíferos terrestres que más nos rodean en nuestro día a día.

De hecho, se pueden establecer dos ciclos de contagio de la rabia en gatos:

  • Ciclo urbano: los transmisores del virus son otros gatos o perros.
  • Ciclo salvaje: los transmisores de la rabia son animales salvajes como los murciélagos, los mapaches, los marsupiales o las zarigüeyas.

Esta transmisión del virus se produce antes de que se inicien los síntomas. El período de incubación de la rabia es muy variable, de hecho, va desde las dos semanas hasta varios meses. Esto se debe a que depende del lugar de la inoculación, es decir, de dónde se haya producido el mordisco o el arañazo.

Etapas de la rabia en gatos

Antes de entrar detalladamente en cuáles son los síntomas de mordedura de gato con rabia, primero es conveniente entender cómo es la evolución de esta enfermedad. La rabia felina cuenta con cuatro fases distintas:

  • Etapa de incubación: comprende los días desde que el gato ha estado expuesto al virus, lo ha contraído y se manifiestan los primeros síntomas. Este período de incubación de la rabia en gatos puede variar dependiendo del lugar donde se haya producido la infección, la cantidad de virus transmitido y la vía por donde se ha producido. De manera general, suelen aparecer a las 4 semanas desde que se produce el contagio, aunque podemos ver casos donde se manifiestan a loas 9 días o, incluso, tardan 1 año.
  • Etapa prodrómica: empezamos a ver los cambios de comportamiento en nuestro pequeño felino. Suele durar entre 2-10 días y podemos ver como los gatos con rabia están cansados, tienen menos flexibilidad y vomitan.
  • Etapa furiosa o de excitación: es el momento donde podemos ver más síntomas de la rabia en gatos. Durante ella, nuestro gato estará muy irritable e incluso puede llegar a atacarnos.
  • Etapa paralítica: se trata de la última etapa de la rabia en gatos y consiste en una parálisis general del cuerpo de nuestro felino. Puede ir acompañada de espasmos y acaba con una entrada en coma y muerte del gato.

Como hemos mencionado en la primera etapa de la rabia en gatos, el desarrollo de la enfermedad varía según el ejemplar de gato, por lo que es difícil establecer cuánto tiempo vive un gato con rabia.

Cómo saber si un gato tiene la rabia

¿Cómo saber si mi gato tiene la rabia? El virus de la rabia afecta al sistema nervioso central del gato, por lo que veremos distintas alteraciones de su comportamiento ya que se va a manifestar a nivel neurológico. Todas ellas son de gravedad, al punto de que acaban por provocar la muerte del gato.

Destacan los siguientes síntomas en gatos con rabia que, dependiendo de la edad del felino, pueden entreverse a partir de las 4-6 semanas de evolución:

  • Cambios de comportamiento: pueden ir acompañados de agresividad, ganas de morder o irritabilidad entre otros.
  • Encefalitis.
  • Reducción o ausencia de reflejos palpebrales, corneales y pupilares.
  • Anisocoria: que es la diferencia en el tamaño de las pupilas.
  • Estrabismo.
  • Mandíbula colgante.
  • Rechazo al agua: por eso también se conoce a la rabia en gatos como la enfermedad hidrofóbica.
  • Sialorrea: producción excesiva de saliva debido a la parálisis de los músculos de la deglución.
  • Convulsiones: espasmos en los músculos y temblores.
  • Desorientación: deambulación sin ningún destino y descoordinación.
  • Reacciones exageradas de sensaciones: como el miedo, el enfado, la sensibilidad a la luz, etc.
  • Parálisis.
  • Coma.
  • Muerte por parada respiratoria: lo que suele ocurrir en tan solo unos 3-4 días.

Cuando los gatos tienen rabia y empiezan a manifestarse los síntomas, la muerte del gato puede producirse desde los 3 a los 5 días. Ahora que ya conoces cómo saber si un gato tiene la rabia, vamos a ver en qué consiste su diagnóstico.

Rabia en gatos: síntomas y tratamiento - Cómo saber si un gato tiene la rabia

Diagnóstico de la rabia felina

En la mayoría de los casos, la confirmación de la enfermedad tiene lugar post mortem. Para ello se necesita una muestra de tejido del cerebro, que se extrae con una prueba de tinción directa de anticuerpos fluorescentes (DFA).

Dada la gravedad de esta patología, si sospechamos que un gato ha contraído la rabia, debemos aislarlo e informar de inmediato al veterinario. Una vez estemos en el veterinario, el especialista llevará a cabo análisis serológicos para comprobar la cantidad de anticuerpos que se encuentran en el gato.

Tratamiento para la rabia en gatos

Llegado a este punto seguramente te estás preguntando cómo curar la rabia en gatos. Muy a nuestro pesar, no existe una cura para la rabia en gatos y, debido a las características de la rabia en gatos, los ejemplares sospechosos de estar enfermos no se tratan. De hecho, dependiendo de la evolución de la enfermedad vírica el veterinario puede recomendarnos eutanasiar al gato.

Con ello se pretende proteger la salud pública, pues estamos ante una zoonosis que, además, cuenta con una elevadísima tasa de mortalidad: casi del 100%. En cuanto a la desinfección del ambiente, es posible destruir este virus empleando agentes físicos como el calor y los rayos ultravioleta. Pero, también, puede recurrirse a productos químicos como la cal, los detergente, la lejía, el cloro o el yodo.

Cómo prevenir la rabia felina

La mejor manera de prevenir la rabia felina es la vacunación. Si siempre es más importante prevenir que curar, en el caso de la rabia se convierte en la única opción. Para los gatos se utiliza, sobre todo, una vacuna inactivada que consigue proporcionarles una muy buena protección.

Los gatos pueden recibir la primera dosis de esta vacuna a edades tempranas. En concreto, se recomienda su administración entre las 12 y las 16 semanas de vida. El veterinario nos informará. Hay que revacunar en función de la legislación de nuestra localidad de residencia. Por ello, aunque algunas vacunas consiguen conferir inmunidad incluso por tres años, puede que la ley nos obligue a repetir la dosis cada doce meses.

Además de la recomendación de vacunar a los animales contra esta enfermedad, si vivimos o viajamos a algún país donde la rabia es un problema, por ejemplo, la India, debemos actuar con precaución. Esto implica no entrar en contacto con gatos callejeros. Aunque parezcan sanos, pueden estar contagiados, por lo que supone un riesgo manipularlos.

En cuanto a la vacuna, debemos saber que es muy efectiva, pero, la única forma de garantizar que el animal está perfectamente protegido es mediante un análisis de sangre. Esto es lo que explica que algunos países soliciten el resultado de esta analítica. De esta forma se aseguran de que el animal está sano. Son destinos como el Reino Unido o aquellos en los que la rabia es endémica. Si viajamos con nuestro perro a determinados lugares puede ser necesario que le hagamos la analítica a la hora de volver a casa.

Efectos secundarios de la vacuna contra la rabia en gatos

Como recordamos siempre, las dosis de vacunas para gatos tienes que consultarlas con tu veterinario, ya que solo él sabrá decirte con certeza cuáles son las vacunas que le tocan y cada cuanto tienes que renovarlas. Por otro lado, podemos decir que abusar de la vacuna contra la rabia en gatos puede ocasionar tumores. Si te preguntas cuándo se debe vacunar contra la rabia a un gato solo debes hacerlo cuando así lo indique el veterinario.

Aquí puedes encontrar más información sobre la Vacuna contra la rabia en gatos: dosis, efectos y obligatoriedad.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Rabia en gatos: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades.

Bibliografía
  • Castro, F. F. C., & Rodríguez, M. P. M. (2016). Rabia en un gato doméstico (Felis silvestris catus) en el municipio de Yumbo, Valle del Cauca, Colombia. Revista UDCA Actualidad & Divulgación Científica, 19(1), 243-246.
  • ABCD. La rabia felina. European Advisory Board on Cat Diseases. Disponible en: http://www.abcdcatsvets.org/wp-content/uploads/2015/09/ES_R_La_rabia_felina.pdf
  • (s.f). La rabia felina. European Advisory Board on Cat Diseases.
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Rabia en gatos: síntomas y tratamiento