Razas de gatos

Gato thai o siamés tradicional

 
Equipo editorial de SoyUnGato
Por Equipo editorial de SoyUnGato. 25 abril 2024
Gato thai o siamés tradicional

El gato thai o siamés tradicional es una antigua raza de gatos nativos del antiguo Siam, que, muchas veces, se confunde con el gato siamés moderno. Esta confusión es totalmente comprensible, ya que estos mininos están emparentados y comparten la mayoría de sus rasgos físicos y comportamentales. De hecho, podemos decir que el gato thai fue el primer tipo de gato siamés que se desarrolló de forma natural en Oriente y que, algunos siglos después, ha sido introducido en Occidente.

Si te gustaría saber más sobre esta raza de gatos de ojos azules y carácter afectuoso, te invitamos a seguir leyendo esta ficha de SoyUnGato, donde hablaremos de las características, el carácter y los cuidados del gato thai. ¡Allá vamos!

Índice
  1. Origen del gato thai o siamés tradicional
  2. Características del gato thai o siamés tradicional
  3. Colores del gato thai o siamés tradicional
  4. Diferencias entre el gato thai y el siamés
  5. Carácter del gato thai o siamés tradicional
  6. Cuidados del gato thai o siamés tradicional
  7. Salud del gato thai o siamés tradicional
  8. Dónde adoptar un gato thai o siamés tradicional

Origen del gato thai o siamés tradicional

Los orígenes del gato thai remontan a los templos del antiguo Siam, en el actual territorio de Tailandia. Se considera una raza natural, ya que surgió a partir de cruces espontáneos entre gatos nativos de esta región. Por este motivo, resulta casi imposible determinar cuándo nacieron exactamente los primeros gatos thai. No obstante, hay evidencias de la existencia de gatos muy similares ya a principios del siglo XIV. De hecho, la apariencia de estos mininos se describe en el libro sobre gatos más antiguo que conocemos hasta hoy. Hablamos del Poems of the cat (o “Poemas del gato” en español), publicado en 1330 y que, en la actualidad, es propiedad de la Biblioteca Nacional de Bangkok.

En aquella época, aún no existía la denominación “thai” o “siamés”, sino que estos gatos de ojos azules eran popularmente conocidos como “diamantes de la luna, precisamente debido al vibrante color de sus iris. También sabemos que estos mininos eran sagrados en su tierra natal, donde se les asociaba a las almas de las personas de clase alta. Se cuenta que el propio rey de Siam consideraba que los gatos siameses ahuyentaban los malos espíritus y atraían la buena suerte.

Sin embargo, el gato thai llegó a Occidente a mediados de los años 1880 cuando embajadores ingleses llevaron algunos ejemplares de estas características a la primera exposición de gatos en el Crystal Palace. Como era de esperar, estos mininos causaron furor entre los amantes de los felinos de Gran Bretaña, y particularmente en el Sir Owen Gould, quien, algunos años después, importaría a una pareja de gatos thai y empezaría a cruzarlos en suelo británico.

Alrededor del año 1890, los gatos thai también llegaron al continente americano y, en 1892, ganaron su primer estándar racial. En la actualidad, el gato thai o siamés tradicional está reconocido por las principales federaciones felinas internacionales, incluyendo la World Cat Federation (WCF), la The International Cat Association (TICA) y la Fédération Internationale Féline (FIFE).

Características del gato thai o siamés tradicional

Se trata de un gato de tamaño mediano, con cuerpo atlético de rasgos finos, aunque con musculatura bien desarrollada, principalmente en las patas y el cuello. Machos y hembras pueden pesar entre 3 y 6 kilogramos en la edad adulta sin presentar síntomas de sobrepeso. No obstante, las hembras suelen ser algo menores y menos robustas que los machos. El aspecto general del gato thai macho o hembra es elegante y bien proporcionado.

La cabeza del gato thai es de tamaño mediano y tiene una forma bastante peculiar, que se caracteriza por una frente plana y larga y un hocico con forma de cuña, pero redondeado en el extremo. En la región facial, destacan los siguientes rasgos:

  • Ojos: de medianos a ligeramente grandes, con forma almendrada y siempre de color azul intenso.
  • Orejas: son anchas en la base y con puntas ovaladas. Su tamaño también varía de mediano a ligeramente grande, siempre proporcionales a las dimensiones del cuerpo y de la cabeza del individuo.

Otra característica física típica del gato thai es la cola fina con la punta más engrosada.

Colores del gato thai o siamés tradicional

El cuerpo del gato thai o siamés tradicional está enteramente recubierto por pelo corto, fino y bien pegado a la piel. El color de su pelaje se caracteriza por el patrón “color point”, donde observamos una tonalidad más oscura en las zonas de menor temperatura corporal, que son la región facial, las orejas, la cola y las patas.

Esta característica está relacionada con la activación del gen "cs", la cual ocurre durante los primeros meses de vida de los gatos siameses (tradicionales y modernos). Un dato curioso es que este mismo gen que genera la combinación del color pálido con puntos más oscuros en el gato thai, también es el responsable de sus ojos tan azules.

A continuación, listamos las variedades del patrón color point admitidas en el gato thai:

  • Seal point
  • Blue point
  • Lila point
  • Red point
  • Tortie point
  • Crema point
  • Chocolate point

Diferencias entre el gato thai y el siamés

Durante mucho tiempo, las principales federaciones internacionales han entendido que existía una única raza de gatos llamada “siamés”, dentro de la cual se reconocían dos variedades o tipos de gatos siameses: el gato siamés tradicional o gato thai; y el gato siamés moderno (que conocemos simplemente como “gato siamés”). Ello se debía al hecho de que ambas razas felinas tienen los mismos orígenes y los mismos antepasados. De hecho, el gato siamés y el thai están estrechamente relacionados por su genética y, por esta misma razón, comparten buena parte de sus rasgos físicos y comportamentales.

No obstante, a medida que los criadores fueron realizando cruces selectivos con el propósito de realzar o modificar ciertas características del gato thai (fundamentalmente estéticas), fue surgiendo un nuevo tipo de gato siamés con cuerpo más fino y alargado. Así pues, el desarrollo del gato siamés moderno es mucho más reciente que el del gato thai.

En los años 90, la WFC reconoció las diferencias entre el gato thai y el siamés, creando un nuevo estándar racial para el gato siamés tradicional, el cual empezó a ser oficialmente llamado “gato thai” en una clara referencia a su lugar de origen (Tailandia). Así mismo, cabe aclarar que ambas razas están incluidas en la misma categoría de “Gatos Siameses y Orientales” (“Siamese and Oriental breeds”), en la cual también encontramos el gato balinés y muchos otros.

Ahora, veamos cuáles son las principales diferencias entre el gato thai y el siamés:

  • Gato thai: su cuerpo es más robusto y compacto que el del gato siamés moderno, pero mantiene la apariencia atlética. Las mejillas del gato thai son ligeramente más redondas que las del siamés moderno, otorgando un aspecto un poco más macizo a su cabeza.
  • Gato siamés moderno: cuerpo más fino y alargado, con aspecto más estilizado que el del gato thai. Los típicos rasgos orientales también están más pronunciados en la cabeza y el rostro del gato siamés moderno.

Carácter del gato thai o siamés tradicional

No hay grandes diferencias entre el gato thai y el siamés en términos de temperamento, ya que ambos son muy cariñosos, sensibles y comunicativos. A estos mininos les encanta formar parte de un núcleo familiar y suelen emplear una amplia gama de sonidos para llamar la atención e interactuar con sus tutores. De hecho, los gatos siameses tradicionales y modernos son conocidos por su tendencia “habladora” y, en ocasiones, sus maullidos pueden ser algo escandalosos.

Estos gatos también destacan un alto nivel de sociabilidad, es decir, que tienen cierta facilidad para convivir con personas e incluso con otros gatos o animales de otras especies. No obstante, una adecuada socialización de los gatos thai es fundamental para facilitar esta buena convivencia, fomentar el desarrollo de la autoconfianza y prevenir problemas de conducta relacionados con el estrés, la inseguridad, el miedo excesivo e incluso con la agresividad. En SoyUnGato, te explicamos "Cuándo y cómo socializar a un gato", ¡no te lo pierdas!

También es importante resaltar que al gato thai no le gusta estar solo mucho tiempo. De hecho, la soledad excesiva puede mitigar su bienestar físico y emocional, siendo un factor de riesgo para la manifestación de conductas inapropiadas o destructivas (asociadas, muchas veces, a la ansiedad por separación), así como de la depresión en gatos.

Cuidados del gato thai o siamés tradicional

Como vimos, el gato thai demandará bastante atención de sus tutores, por lo que puede no ser el compañero ideal para quienes buscan un minino más independiente. Además, será necesario invertir tiempo y algunos recursos financieros en los siguientes cuidados esenciales del gato thai:

Alimentación

Independiente de su raza, todo gato necesita tener acceso a una dieta completa y de calidad, que sea compatible con los requerimientos nutricionales de cada etapa de su vida. Muchos tutores afirman que su gato thai o siamés tiene un paladar selectivo, refiriéndose a cierta tendencia a rechazar algunos tipos de piensos. Cuando ello sucede, es importante tener paciencia para identificar la marca, sabor y textura que se adaptan mejor a las preferencias de tu minino. Por ejemplo, algunos gatos thai muestran una natural preferencia por la comida húmeda, pudiendo rechazar los piensos secos sencillamente porque no les atrae su aroma o textura. Aquí compartimos nuestra selección de "Los mejores piensos para gatitos".

Una buena opción es evaluar los beneficios de una dieta casera, la cual siempre debe estar elaborada por un veterinario especializado en nutrición. Así mismo, en caso de seleccionar el pienso, es importante combinarlo con comida húmeda para garantizar que el gato recibe la cantidad adecuada de humedad.

Actividad física y estimulación mental

Un minino que lleva una rutina sedentaria en un ambiente empobrecido se vuelve más propenso a desarrollar problemas de conducta asociados al aburrimiento y al estrés, así como sobrepeso u obesidad y varias enfermedades asociadas, como la diabetes en gatos.

Por ello, asegúrate de enriquecer el ambiente de tu gato thai con juguetes tradicionales e interactivos, rascadores, plataformas aéreas y una buena variedad de estímulos que le permitan ejercitarse y entretenerse diariamente, incluso cuando esté solo en casa. Y si no sabes por dónde empezar, echa un vistazo al siguiente artículo: “Enriquecimiento ambiental para gatos: qué es e ideas”.

Higiene

Es fundamental mantener limpias las zonas de descanso, de alimentación y de eliminación del gato thai. No olvides que esta última debe ubicarse siempre a una buena distancia de las otras dos para evitar que se produzca un rechazo. Lo más recomendable es emplear limpiadores enzimáticos en la limpieza de estos ambientes, ya que son más eficientes para evitar que un gato marque con orina dentro de casa y también resultan menos dañinos para los sentidos y las mucosas de los felinos.

Cuidados del pelaje

El pelaje del gato thai requiere de un mantenimiento bastante sencillo. Solo necesitarás cepillarlo dos o tres veces por semana para eliminar suciedades y pelos muertos, evitando, además, la formación de bolas de pelos en el tracto intestinal de tu minino. Para más tips, no dejes de leer: “Cómo cepillar a un gato”.

Por otro lado, no es realmente necesario bañar al gato thai, ya que el propio minino es perfectamente capaz de autoacicalarse para mantener limpio su pelaje. Pero sí es muy importante mantener una buena rutina de higiene bucal, cepillando los dientes de tu gato regularmente, así como limpiar sus ojos y oídos para prevenir infecciones. Aquí te enseñamos "Diferentes formas de limpiar los dientes de un gato".

Salud del gato thai o siamés tradicional

Pese a que pueden vivir alrededor de 20 años, los gatos siameses tradicionales tienen una predisposición genética a desarrollar las siguientes enfermedades:

  • Cardiomiopatía hipertrófica felina: es una enfermedad cardíaca en la que el músculo del corazón se engrosa y conlleva a la disminución del volumen total que puede ser almacenado en la cámara cardíaca dilatada. En consecuencia, se reduce el volumen de sangre que el corazón bombea al cuerpo en cada contracción, pudiendo provocar fallo cardíaco, tromboembolismo o hipertensión en los gatos.
  • Infecciones respiratorias: el gato thai, al igual que el siamés, es propenso a padecer infecciones víricas o bacterianas en su sistema respiratorio, las cuales suelen generar tos, descarga nasal, estornudos y disnea.
  • Hidrocefalia: es el cúmulo excesivo de líquido cefalorraquídeo en el cerebro, el cual puede causar síntomas neurológicos y oculares, como el estrabismo y el nistagmo.
  • Estrabismo: consiste en la pérdida de la alineación y el paralelismo de los ojos, que no impiden la visión.
  • Nistagmo: se refiere al movimiento rápido e involuntario de los ojos, ya sea de abajo hacia arriba o de izquierda a derecha.

Además, se reporta una alta incidencia de cáncer de mama, y en especial del adenocarcinoma mamario, en las hembras del gato thai. Este tipo de cáncer en gatos puede crear metástasis, extendiéndose hacia otros órganos y, con más frecuencia, hacia el pulmón. Felizmente, está comprobado que la castración temprana de gatos machos y hembras es eficiente para prevenir varios tipos de cáncer, incluso el de mama en las gatas, y otras enfermedades con alta tasa de mortalidad asociadas a las hormonas sexuales o a los genitales. Por ello, recomendamos que evalúes los beneficios de castrar a tu gato, siempre con la orientación de un veterinario.

Dónde adoptar un gato thai o siamés tradicional

Desde SoyUnGato, no fomentamos la compraventa de animales de compañía, no solo porque esto supone tratarlos como una mercancía, sino también porque hay suficientes evidencias de que esta práctica contribuye al aumento de los casos de abandono y, en consecuencia, al incremento de la población callejera que tiene un nocivo impacto en la salud pública.

Por ello, nuestro mejor consejo es que entres en contacto con alguna protectora o un refugio de animales de tu región para agendar una visita y conocer a los mininos que allí esperan para tener un hogar. Dado que los gatos siameses son bastante antiguos y muy populares alrededor del mundo, tendrás grandes probabilidades de adoptar a un minino con características físicas y comportamentales muy parecidas a las del gato thai. Y si aún tienes dudas sobre este proceso adoptivo, te recomendamos la siguiente lectura: “Cómo adoptar un gato”.

Información del Gato thai o siamés tradicional
Origen
  • Asia
  • Tailandia
Clasificación FIFE
  • Categoría IV
Características físicas
Peso medio
  • 3-5
  • 5-6
  • 6-8
  • 8-10
  • 10-14
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-15
  • 15-18
  • 18-20
Tipo de pelo
Bibliografía
  • International Thai Cats. The History of Thai Cats. Disponible en: http://www.thaicats.com/
  • The International Cat Association. The Thai Breed. Disponible en: https://tica.org/breeds/browse-all-breeds?view=article&id=1314:the-thai-breed&catid=48
  • Word Cat Federation. (2010). Estándar de la raza thai. Disponible en: http://wcf.info/WCF-EN/standard/siam/thai.html

Fotos de Gato thai o siamés tradicional

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Gato thai o siamés tradicional

Sube la foto de tu mascota
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
1 de 7
Gato thai o siamés tradicional