Enfermedades

Pododermatitis en gatos: síntomas y tratamiento

 
Evelyn Miranda
Por Evelyn Miranda. 26 septiembre 2023
Pododermatitis en gatos: síntomas y tratamiento

Las patas de los felinos desempeñan un papel fundamental en la exploración y el bienestar general. Cuando un gato presenta molestias en sus almohadillas o patas, es crucial abordar la situación con cuidado y conocimiento. SoyUnGato en esta ocasión te ayudará a comprender la pododermatitis en gatos, sus síntomas y tratamiento. Hablaremos sobre sus diversas presentaciones, causas, síntomas, diagnóstico y estrategias de tratamiento. Te invitamos que leas el artículo y descubras cómo cuidar las patas de tu gato y garantizar así su bienestar.

 

También te puede interesar: Glaucoma en gatos: síntomas y tratamiento
Índice
  1. Qué es la pododermatitis en gatos
  2. Tipos de pododermatitis en gatos
  3. Causas de pododermatitis en gatos
  4. Síntomas de pododermatitis en gatos
  5. Diagnóstico de pododermatitis en gatos
  6. Tratamiento para la pododermatitis en gatos
  7. Remedios caseros para la pododermatitis en gatos

Qué es la pododermatitis en gatos

La pododermatitis en gatos, también conocida como “síndrome doloroso del pie del gato” o “quemadura de almohadilla”, es una afección médica que afecta a las almohadillas o las patas de los felinos. Esta afección se caracteriza por la inflamación, el enrojecimiento y, en casos más graves, la ulceración de las almohadillas de las patas delanteras o traseras.

La pododermatitis en gatos puede manifestarse en diferentes grados de severidad, desde irritación leve hasta dolor extremo. Puede afectar a gatos de todas las edades y razas, aunque algunos gatos pueden ser más propensos que otros debido a factores genéticos o condiciones médicas subyacentes.

Esta afección puede ser debilitante y causar molestias significativas para el gato. Para comprenderla mejor, es importante aprender sus formas de presentación, causas, síntomas, diagnóstico y opciones de tratamiento, que analizaremos en los próximos apartados.

 

Tipos de pododermatitis en gatos

Esta afección puede manifestarse en diferentes formas y grados de severidad. Algunas de las variantes o presentaciones de la pododermatitis en gatos pueden incluir:

  • Pododermatitis plasmocitaria: en algunos casos, la pododermatitis en gatos puede estar relacionada con una inflamación crónica y la acumulación de células plasmáticas en las almohadillas. Esto se conoce como “pododermatitis plasmocitaria en gatos” y puede requerir un enfoque de tratamiento específico.
  • Pododermatitis ulcerativa: en casos más graves, la pododermatitis puede conducir a la formación de úlceras dolorosas en las almohadillas, lo que puede requerir un tratamiento más intensivo.

La evaluación de la severidad también es esencial para determinar el enfoque de tratamiento adecuado y garantizar el bienestar del gato afectado. Los principales grados de severidad de la pododermatitis en gatos son:

  • Pododermatitis leve: en casos leves, las almohadillas de las patas pueden mostrar signos de enrojecimiento e inflamación moderada. El gato puede experimentar cierto malestar, pero su movilidad no se ve significativamente afectada.
  • Pododermatitis moderada: en situaciones moderadas, la inflamación y el enrojecimiento de las almohadillas son más evidentes. El gato puede cojear o mostrar signos de molestia al caminar. En este grado de severidad, el tratamiento veterinario es necesario.
  • Pododermatitis grave: los casos graves de pododermatitis en gatos pueden involucrar ulceración de las almohadillas, lo que provoca dolor agudo y dificultades significativas para caminar. En esta etapa, se requiere atención veterinaria urgente.
  • Pododermatitis crítica: en situaciones críticas, las úlceras en las almohadillas pueden ser extensas, acompañadas de infección y necrosis tisular. Estos casos son extremadamente dolorosos y ponen en peligro la vida del gato. Se necesitan intervenciones veterinarias de emergencia.

Es importante recordar que la severidad de la pododermatitis puede variar según la causa subyacente, la respuesta del sistema inmunológico del gato y otros factores individuales.

Causas de pododermatitis en gatos

La pododermatitis en gatos puede tener múltiples causas y su origen puede ser variado. Entre las causas más comunes de esta afección en las almohadillas de las patas de los felinos podemos mencionar:

  • Infecciones bacterianas: las infecciones bacterianas en las almohadillas pueden causar inflamación y enrojecimiento. Las bacterias, como Staphylococcus spp., pueden ingresar a través de pequeñas heridas o fisuras en la piel de las patas.
  • Infecciones por hongos: las infecciones fúngicas, como la tiña, pueden afectar las almohadillas y provocar síntomas de pododermatitis. La tiña es causada por hongos dermatofitos y es altamente contagiosa.
  • Reacciones alérgicas: las alergias a sustancias en el entorno, como el polen, alimentos o productos químicos, pueden provocar inflamación y picazón en las patas de un gato, lo que puede llevar a la pododermatitis.
  • Parásitos: la presencia de parásitos externos, como ácaros, garrapatas o pulgas, en las patas de un gato puede desencadenar irritación y pododermatitis.
  • Quemaduras químicas o térmicas: el contacto con sustancias químicas o superficies calientes puede causar quemaduras en las almohadillas, lo que resulta en inflamación y dolor.
  • Trauma: lesiones o heridas en las patas, como cortes, raspaduras o heridas punzantes, pueden llevar a la pododermatitis.
  • Enfermedades autoinmunitarias: en casos menos frecuentes, trastornos autoinmunitarios como la pododermatitis plasmocitaria en gatos pueden causar inflamación crónica de las almohadillas.

Síntomas de pododermatitis en gatos

La pododermatitis en gatos puede manifestarse a través de una serie de síntomas característicos que afectan a las almohadillas de las patas. Estos síntomas pueden variar en gravedad y pueden incluir:

  • Inflamación: las almohadillas de las patas pueden aparecer inflamadas y enrojecidas. En casos graves, la inflamación puede ser evidente y dolorosa para el gato.
  • Cojera: los gatos con pododermatitis a menudo presentan cojera o dificultad para caminar. Pueden evitar apoyar completamente la pata afectada debido al dolor.
  • Dolor o sensibilidad: el gato puede mostrar signos de dolor al tocar o presionar las almohadillas afectadas. Pueden lamer o morder sus patas en un intento de aliviar la molestia.
  • Úlceras o heridas: en casos graves, la pododermatitis puede llevar a la formación de úlceras o heridas en las almohadillas. Estas lesiones pueden ser dolorosas y propensas a la infección.
  • Cambios en la textura de la piel: la piel de las patas puede volverse áspera, escamosa o presentar descamación en respuesta a la inflamación.
  • Lamido excesivo: el gato puede lamer excesivamente las patas afectadas en un intento de aliviar la picazón o el malestar.
  • Hinchazón: las almohadillas pueden hincharse en casos de pododermatitis más graves.
  • Cambios en el comportamiento: el gato puede mostrar cambios en su comportamiento, como irritabilidad, apatía o evitación de actividades que involucren sus patas.

La detección temprana de estos signos es esencial para buscar atención veterinaria y un diagnóstico adecuado.

Pododermatitis en gatos: síntomas y tratamiento - Síntomas de pododermatitis en gatos
Imagen: issuu.com

Diagnóstico de pododermatitis en gatos

El diagnóstico de la pododermatitis en gatos implica una evaluación minuciosa por parte de un veterinario, que comienza con un examen físico completo de las patas afectadas y la recopilación de información sobre la historia clínica del gato. En algunos casos, se pueden realizar análisis de sangre y orina para descartar otras condiciones médicas, y si se sospecha de una infección bacteriana o fúngica, se pueden realizar cultivos y pruebas de sensibilidad.

Para casos crónicos o de origen incierto, se puede recomendar una biopsia de las almohadillas para obtener una muestra de tejido y examinarla bajo un microscopio. El diagnóstico preciso es esencial para dirigir el tratamiento adecuado y diseñar un plan terapéutico específico basado en la causa subyacente de la pododermatitis del gato.

Pododermatitis en gatos: síntomas y tratamiento - Diagnóstico de pododermatitis en gatos

Tratamiento para la pododermatitis en gatos

El tratamiento de la pododermatitis en gatos depende en gran medida de la causa subyacente identificada mediante el diagnóstico veterinario. Las opciones de tratamiento pueden variar desde medidas médicas hasta cambios en el estilo de vida del gato. Aquí se describen algunas de las estrategias terapéuticas comunes:

  • Tratamiento de infecciones: si se confirma una infección bacteriana o fúngica como la causa de la pododermatitis, se recetarán antibióticos o antifúngicos específicos para eliminar el patógeno responsable. Estos medicamentos deben administrarse rigurosamente según las indicaciones del veterinario.
  • Terapia antiinflamatoria: en casos de inflamación y dolor en las almohadillas, se pueden usar medicamentos antiinflamatorios, como corticosteroides o medicamentos no esteroides, para aliviar el malestar y reducir la inflamación. El uso de estos medicamentos se controla cuidadosamente para evitar efectos secundarios.
  • Control de alergias: si se sospecha que una alergia es la causa de la pododermatitis, se pueden realizar pruebas de alergia para identificar el alérgeno específico. El tratamiento puede incluir evitar la exposición al alérgeno, cambios en la dieta o el uso de medicamentos antialérgicos.
  • Cuidado tópico: en algunos casos, se pueden recomendar cuidados tópicos para las almohadillas, como baños de pies con soluciones suaves para limpiar y calmar la piel irritada.
  • Cambios en la dieta: si se determina que una dieta inadecuada contribuye a la pododermatitis, se puede recomendar un cambio en la alimentación, incluyendo alimentos hipoalergénicos o dietas especiales.
  • Eliminación de irritantes: si se identifican irritantes en el entorno del gato, como productos químicos o superficies abrasivas, se deben eliminar o evitar.

Es fundamental seguir las recomendaciones del veterinario y proporcionar el cuidado necesario para garantizar una recuperación exitosa. El monitoreo continuo de las patas del gato y la comunicación con el veterinario son esenciales para ajustar el tratamiento según sea necesario y garantizar el bienestar a largo plazo de la mascota.

 

Remedios caseros para la pododermatitis en gatos

Si bien es importante consultar a un veterinario para el tratamiento adecuado de la pododermatitis en gatos, existen algunos cuidados caseros que pueden complementar el tratamiento médico, pero siempre deben realizarse bajo la supervisión y orientación del profesional de la salud animal. Aquí hay algunas medidas que puedes considerar:

  • Limpieza suave: lava las patas del gato con agua tibia y jabón si están sucias o expuestas a sustancias irritantes. Asegúrate de secarlas completamente después.
  • Baños de pies: en algunos casos, los baños de pies con soluciones suaves, como agua con sal o soluciones calmantes recomendadas por el veterinario, pueden ayudar a aliviar la inflamación y la picazón.
  • Evitar irritantes: identifica y elimina cualquier irritante en el entorno del gato, como productos químicos, detergentes o superficies abrasivas. Mantén el ambiente limpio y seguro.
  • Cambios en la alimentación: si se sospecha de una alergia alimentaria, sigue las recomendaciones del veterinario para cambiar a una dieta hipoalergénica o dietas especiales.
  • Supervisión continua: monitorear regularmente las almohadillas del gato en busca de cambios, heridas o signos de empeoramiento. Comunica cualquier preocupación al veterinario.
  • Mantener el gato tranquilo: reduce la actividad y evita que el gato se lama excesivamente las patas, ya que esto puede empeorar la irritación.

Es importante enfatizar que los remedios caseros deben ser utilizados como complemento al tratamiento veterinario y no como reemplazo. La pododermatitis puede tener causas variadas y, en algunos casos, requerir tratamientos específicos, como antibióticos o antiinflamatorios recetados por un profesional. La consulta con un veterinario es esencial para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado para curar la pododermatitis en gatos.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Pododermatitis en gatos: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades.

Bibliografía
  • Pinilla, G. M. (2020). Pododermatitis plasmocitaria felina. Badajoz Veterinaria, (19), 54-58.
  • Méndez, C. L. (2019). Pododermatitis en perros y gatos, un reto diagnóstico. Consulta de difusión veterinaria, 27(265), 13-25.
  • Mata, R. P., & Vich, C. (2005). Pododermatitis Plasmocitaria Felina. Caso clínico. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 6(2), 1-2.
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Imagen: issuu.com
1 de 3
Pododermatitis en gatos: síntomas y tratamiento