Comportamiento

Mi gato no ronronea: causas y qué hacer

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. 12 abril 2024
Mi gato no ronronea: causas y qué hacer

El ronroneo, que es más bien una vibración que propiamente un sonido de los gatos, suele generarnos mucha satisfacción. Esto es así porque, cuando un gato ronronea, generalmente esto indica que se siente a gusto y relajado, aunque también lo pueda hacer en otros contextos y con diferentes propósitos. Entonces, cuando esta vibración no forma parte de la rutina de los mininos, es normal que muchos tutores se preocupen y se pregunten “¿por qué mi gato no ronronea?”.

Su propia personalidad, estar sufriendo un cuadro de estrés, haber vivido malas experiencias en el pasado o tener un problema de salud son factores que explican por qué un gato no ronronea. Si es tu caso, queremos invitarte a acompañarnos en este artículo de SoyUnGato, donde te explicaremos qué significa cuando un gato no ronronea y cuando esto es un indicio de problemas en la salud o en la rutina de un minino. ¡Sigue leyendo y descúbrelo!

Índice
  1. Por qué mi gato no ronronea nunca
  2. Por qué mi gato no ronronea como antes
  3. Cómo hacer que un gato ronronee

Por qué mi gato no ronronea nunca

Si desde que lo adoptaste tu gato no ronronea, deberías considerar los siguientes factores para entender la causa de esto y saber cómo actuar:

Personalidad y herencia genética

Hemos dicho que son múltiples los significados del ronroneo de los gatos, pero ello no significa que todos los mininos ronroneen siempre. De hecho, hay razas de gatos que naturalmente emiten más vocalizaciones que otras. Es decir, hay gatos que tienden a emplear más el ronroneo y los demás sonidos de los gatos para comunicarse con los humanos y con sus congéneres, mientras que otros son más silenciosos en el día a día.

Por ejemplo, el gato siamés es ampliamente conocido por sus vocalizaciones constantes y eventualmente escandalosas, pudiendo incluso convertirse en un maullador empedernido. Por otro lado, los gatos de color blanco suelen tener un carácter más tímido y los gatos tricolores tienden a ser bastante reservados. Todo ello tiene que ver no solo con la herencia genética y el linaje de cada gato, sino también con su personalidad. Como siempre decimos en SoyUnGato, cada minino es un mundo y no existen dos gatos que se comporten exactamente de la misma manera.

Además, algunos gatos ronronean tan bajito que la única forma de que podamos percibir cuándo lo hacen es pegando nuestra oreja a su cuerpo. Entonces, el punto quizá no sea que tu gato no ronronea nunca, sino que su ronroneo resulta inaudible para tus oídos. Puedes salir de dudas apoyando suavemente la mano en el cuello de tu gato cuando percibas que está bien relajado para tratar de sentir la vibración característica del ronroneo.

Malas experiencias

Si has recogido a un gato de la calle o de una protectora, y principalmente si se trata de un gato adulto, un comportamiento excesivamente tímido, inseguro o temeroso puede estar relacionado con las malas experiencias de su pasado. Lamentablemente, muchos mininos crecen exponiéndose a ambientes insalubres y, muchas veces, son víctimas de violencia y maltrato animal. Otros no han tenido la oportunidad de socializarse correctamente, en especial durante sus primeras semanas de su vida.

Los gatos que han experimentado este tipo de experiencias negativas, tienden a mostrar serias dificultades para confiar en las personas e interactuar con otros gatos. Además, la imposibilidad de desarrollar adecuadamente su autoconfianza también hace que sea más difícil para estos mininos sentirse del todo seguros y a gusto en un ambiente y en la compañía de otros individuos. En consecuencia, será menos probable que se produzca el típico ronroneo de satisfacción.

Por qué mi gato no ronronea como antes

Si tu gato solía ronronear y repentinamente ha dejado de hacerlo, probablemente es porque algún factor interno o externo a su organismo está alterando su comportamiento. En estos casos, para saber qué significa cuando un gato no ronronea, es fundamental poner atención a sus posturas y gestos en el día a día, así como a su rutina y entorno, para tratar de identificar qué ha cambiado.

Para ayudarte, a continuación, listamos las causas más probables de por qué tu gato no ronronea como antes:

Estrés

Gran parte de los síntomas de estrés en gatos se manifiestan a través de alteraciones en su conducta habitual. Pero, estas alteraciones pueden variar bastante de individuo a individuo. Por ejemplo, mientras algunos gatos dejan de ronronear cuando están estresados, porque ya no logran sentirse a gusto y relajados, otros muestran un incremento del ronroneo porque esta vibración tiene un natural efecto tranquilizante en algunos mininos adultos.

Los principales motivos que pueden estresar y afectar al ronroneo de tu gato son:

  • Cambios repentinos. Si recientemente has hecho algún cambio en el ambiente o la rutina de tu gato, y principalmente si te mudaste con él a una nueva casa, es posible que el cese del ronroneo se deba al estrés o incluso al miedo que tu gato siente al enfrentarse a esta nueva realidad, que es completamente desconocida para él y lo hace sentirse inseguro.
  • Falta de enriquecimiento ambiental. El estrés en gatos también puede ser producto de una insuficiente estimulación física y mental. Los mininos que viven en un ambiente empobrecido suelen llevar una rutina sedentaria, la cual, primero, los aburre y, en seguida, los hace acumular mucha tensión, dando lugar a la manifestación de los típicos síntomas de estrés en gatos.

Así mismo, hay varias otras fuentes de ansiedad y estrés que pueden presentarse en el día a día de nuestros compañeros felinos. Conocerlas es el primer paso para prevenirlas, y es por eso que te invitamos a leer el siguiente artículo: “Cosas que odian los gatos”.

Edad

Los gatos recién nacidos emplean casi exclusivamente el ronroneo y un tipo de maullido muy agudo, conocido como “distress call”, para comunicarse con su madre, ya sea para pedir ayuda o expresar sus necesidades. En este periodo de su vida, los gatitos son muy vulnerables y dependen por completo de su progenitora para sobrevivir. En consecuencia, los gatitos recién nacidos ronronean con mucha más frecuencia que los mininos jóvenes o adultos, los cuales ya son capaces de valerse por sí mismos.

Es natural que, a medida que los gatos van creciendo, dejen de ronronear con tanta frecuencia porque van desarrollando su autoconfianza, van aprendiendo a emitir una mayor variedad de vocalizaciones y empiezan a tener mayor control sobre su propio cuerpo para explorar su lenguaje corporal. En estos casos, tu gato no ronronea como antes porque ha crecido y, ahora, domina muchas más habilidades comunicacionales.

No obstante, es interesante mencionar que los gatos ancianos también pueden ronronear y vocalizar con más frecuencia. Ello se debe a que, en esta etapa de su vida, los mininos vuelven a ser más vulnerables, tanto porque su sistema inmune se va debilitando como porque sus sentidos se van deteriorando progresivamente. Aquí puedes consultar nuestra "Guía de cuidados para un gato anciano"

Problemas de salud

Hay enfermedades y trastornos metabólicos que pueden conllevar a un incremento del estrés y/o del dolor, o bien provocar síntomas neurológicos que cambian el comportamiento de los gatos y hacen que se sientan más vulnerables.

Las lesiones y patologías en las cuerdas vocales también pueden hacer que un gato maullé raro o deje de ronronear. No obstante, un estado de afonía en gatos puede estar relacionado con otras causas, como infecciones en la laringe, neoplasias y, nuevamente, el estrés.

Mi gato no ronronea: causas y qué hacer - Por qué mi gato no ronronea como antes

Cómo hacer que un gato ronronee

Como hemos visto, hay gatos que no ronronean nunca y esto forma parte de su forma de ser. Entonces, si has adoptado a un minino más silencioso, pero que muestra otras señales de que es feliz, sano y disfruta de su día a día, solo tienes que aprender a convivir con su personalidad.

Verás que tu gato usará todo su cuerpo, y principalmente su cola, para transmitir sus emociones, necesidades y su estado de ánimo. Por ello, es muy recomendable que tengas algunos conocimientos sobre el lenguaje corporal de los gatos para mejorar vuestra comunicación. Este artículo te será muy útil: “¿Los gatos hablan?”.

Ahora, si hablamos de un gato que ha dejado de ronronear repentinamente, esto podría ser un síntoma de estrés o problemas de salud. Por ello, si tu gato no ronronea como antes, el primer paso es llevarlo al veterinario. Mejor aún si puedes acudir a un veterinario etólogo, quien, además de hacer pruebas para diagnosticar enfermedades, también podrá interpretar los síntomas comportamentales para recomendar las pautas de tratamiento más compatibles con las necesidades y el historial de tu minino.

Una vez descartada cualquier causa patológica, puedes poner en marcha las siguientes estrategias para hacer que un gato ronronee:

Socialización

Si tu gato no ronronea y tiene un comportamiento muy asustadizo o miedoso, principalmente cuando está en presencia de extraños, será importante revisar si ha sido correctamente socializado. Y en caso de que no lo haya sido, lo más recomendable es empezar a socializarlo lo antes posible. Aquí puedes aprender cómo hacerlo: “Cuándo y cómo socializar a un gato”.

No obstante, muchos casos que involucran experiencias traumáticas y un patrón de conducta asociado al miedo generalizado, requieren de la intervención de un experto en etología felina o en la educación de gatos. La ayuda profesional se hace necesaria para iniciar una terapia de modificación de conducta y ayudar al minino a recuperar, poco a poco, su autoconfianza.

Enriquecimiento ambiental

Vale la pena repetir esto… Un gato que vive en un ambiente empobrecido lleva una rutina sedentaria y poco estimulante, la cual, tarde o temprano, actuará como disparador para síntomas de aburrimiento, ansiedad y estrés. Para prevenirlos, tu mejor apuesta es enriquecer el ambiente de tu gato con juguetes interactivos o tradicionales, rascadores, plataformas aéreas, y una buena variedad de estímulos sonoros, olfativos y visuales que lo motiven a ejercitarse y entretenerse.

¡Echa un vistazo a nuestras ideas de enriquecimiento ambiental para gatos!

Mejora del vínculo

Jugar con tu gato, más allá de optimizar su estimulación física y mental, también es clave para fortalecer vuestro vínculo. Y tener un vínculo basado en la confianza y el aprecio mutuo es la condición necesaria para que tu gato ronronee cuando está contigo y también para que se sienta más feliz en su hogar.

Dedica algo de tiempo todos los días para presentar a tu minino juegos de inteligencia y actividades que simulen el contexto de una cacería. Puedes estar seguro de que le encantará poner a prueba sus habilidades mientras se divierte contigo.

Además, para ayudarte a mejorar el vínculo con tu minino, en SoyUnGato te contamos “Cómo hacer feliz a tu gato rápidamente” y “Cómo ganarse la confianza de tu gato”. ¡Pon en práctica todos nuestros consejos y descubre cómo hacer que tu gato ronronee!

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato no ronronea: causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Mi gato no ronronea: causas y qué hacer