Comportamiento

Por qué mi gato ya no duerme conmigo

 
Miren Azurmendi
Por Miren Azurmendi, Periodista especializada en el mundo animal. Actualizado: 4 diciembre 2023
Por qué mi gato ya no duerme conmigo

Apreciar cambios en el comportamiento de tu minino, sobre todo si equivalen a que se muestre menos cariñoso contigo, siempre son recibidos con cierta preocupación. Por ello, si desde hace poco te sientes identificado con esta situación, no desesperes. En esta entrada de SoyUnGato queremos hablarte de por qué mi gato ya no duerme conmigo y qué deberías hacer para regresar a la conducta anterior.

Si bien puede deberse a una enfermedad que lo lleve a dormir más de lo acostumbrado y a hacerlo en soledad, en la mayoría de las ocasiones los detonantes son fácilmente corregibles como por ejemplo el calor, la incomodidad, la pérdida de confianza o el estrés. Eso sí, debes permanecer atento a su evolución y darles contexto para identificar más posibles cambios en su conducta. Ello te ayudará a realizar una correcta interpretación de lo que en realidad le está sucediendo.

También te puede interesar: Por qué mi gato duerme conmigo
Índice
  1. No reconoce tu olor
  2. Está estresado
  3. Tiene calor
  4. Está enfadado contigo
  5. Está enfermo
  6. Cómo hacer que mi gato vuelva a dormir conmigo

No reconoce tu olor

Su desarrollado sentido del olfato, en ocasiones, les pasa factura. Y es que cualquier cambio que hayas introducido en tu dormitorio será suficiente para que en cuestión de días pase de dormir sobre tu almohada a no querer acercarse por nada del mundo. Nunca lo fuerces, ya que será contraproducente y estarás demorando la mejora que esperas en su comportamiento.

Una mudanza, un cambio de perfume, dormir con alguien que tu gato desconoce o estrenar nueva ropa de cama alterarán por completo tu huella olorosa. Al no reconocerla, no se sentirá seguro durmiendo contigo. Deberás ser paciente y darle tiempo para que a través del marcaje asocie ese nuevo olor con uno confiable y seguro.

Si quieres saber más sobre el significado de donde duermen los gatos, puede que te interese consultar el siguiente post de "Cómo duermen los gatos: significado de sus posturas".

Está estresado

En línea con lo anterior, el factor estrés viene a potenciar que tu gato ya no duerma contigo. Si su statu quo se está viendo comprometido, es lógico que su prioridad sea resolverlo para retomar la normalidad y, una vez logrado, descansar a tu lado. Lejos de mostrarse enfadado contigo, tu minino se está dejando llevar por su instinto de supervivencia que lo alerta para identificar las amenazas y subsanarlas antes de continuar con sus rutinas. De ahí que digas que mi gato no duerme conmigo.

En este vídeo te ayudamos a relajar a tu gato estresado, pero recuerda que antes es fundamental encontrar la causa de sus estrés.

Tiene calor

Como sabes, cuando de dormir se trata los gatos son muy puntillosos con los requisitos que debe cumplir el lugar elegido. Siempre priorizarán los lugares silenciosos, con una temperatura de 20-22 °C, mullidos y, preferiblemente, elevados. Por tanto, especialmente en verano, si el ambiente es caluroso, tu minino preferirá descansar sobre una superficie más fría (como, por ejemplo, la bañera o la fregadera) que tu cama.

En este sentido, desde SoyUnGato te recomendamos que le des libertad para que elija el lugar de su preferencia, aquel que le resulte más cómodo para dormir. No olvides proveerle de agua limpia y fresca a diario para que pueda hidratarse correctamente. De este modo, prevendrás patologías urinarias y le ayudarás a contrarrestar el calor del verano. Para este fin, las fuentes para gatos son idóneas, ya que les motivan a beber.

Si, por el contrario, eres de los que se pregunta por qué mi gato duerme pegado a mí o por qué los gatos eligen a una persona para dormir, puedes consultar el siguiente artículo donde te lo resolvemos: "Por qué mi gato duerme conmigo".

Está enfadado contigo

Si afirmas que tu gato ya no es cariñoso y rehúsa dormir contigo, es muy probable que el origen esté en la falta de estimulación. Puede sentirse solo o frustrado porque dedicas menos tiempo a jugar con él. La rutina del descanso es un momento sagrado para ellos. Al mostrarse vulnerables cuando duermen, eligen a la persona de su máxima confianza. Esta es otra de las razones de por qué los gatos eligen a una persona para dormir.

Si últimamente has dispuesto de menos tiempo o estás estresado, tu gato lo percibe y vuestra relación puede verse resentida. Notarás que está distante contigo durante todo el día, no solo por la noche. Aunque lleve tiempo, con paciencia y cariño lograrás restablecer la confianza de tu minino. Reserva un mínimo de 5 minutos al día para jugar con él. Tus caricias y hablarle de forma cariñosa son los refuerzos positivos más efectivos. Para más consejos, no te pierdas este post sobre "Cómo ganarse la confianza de un gato".

Está enfermo

En el peor de los casos, el desencadenante de que tu gato ya no quiera dormir contigo, cuando no hace mucho lo hacía, puede deberse a causas físicas. Una enfermedad puede estar mermando su bienestar y provocar que quiera dormir solo. A partir de los 11 años de edad, debes prestar especial atención a este tipo de alteraciones en su conducta, porque pueden alertar sobre la proximidad de su muerte.

Suelen ser varios los cambios repentinos que explican por qué mi gato no quiere dormir conmigo, como:

  • Pérdida de apetito
  • Apatía
  • Temblores
  • Fiebre
Por qué mi gato ya no duerme conmigo - Está enfermo

Cómo hacer que mi gato vuelva a dormir conmigo

Ahora que conoces los principales motivos por los que tu gato no quiere dormir en tu cama y le seduce más hacerlo en otro lugar y/o con otra compañía, queremos facilitarte de forma rápida las pautas a adoptar para revertir la situación. Toma nota de estos consejos porque te ayudarán a despedirte de la frase "mi gato no quiere mimos":

  • Mantén actualizado su calendario vacunal y de desparasitaciones y acude a las visitas veterinarias rutinarias, al menos, 2 veces al año (una por semestre). De este modo, te cerciorarás de que goza de un buen estado de salud.
  • El enriquecimiento ambiental y el juego compartido son indispensables para la salud integral del minino. Dedica tiempo a diario a jugar con él con juguetes adecuados a su edad y estilo de vida.
  • Asegúrate de que la temperatura del dormitorio es templada y que no hay corrientes de aire. Si quieres concederle un tiempo para la familiarización, recurre a las hamacas para gatos. Coloca la suya junto a tu cama como paso previo a que duerma pegado a ti.
  • Dale libertad para que acceda al dormitorio y olisquee la cama. Recompensa su voluntad de acercamiento, por ejemplo, ofreciéndole su golosina favorita.
  • Minimiza las fuentes de estrés y respeta a rajatabla sus rutinas. Trabajar en favor de su bienestar psicológico es una actitud muy bien valorada por los mininos. Te ganarás su confianza y querrá dormir contigo enseguida.

Como ves, la psicología felina obliga a ser pacientes y persistentes en el cuidado que les procuramos. De hecho, ese mimo y atención en la distancia, respetando sus tiempos y preferencias, es la clave para ser considerados dignos de su respeto y confianza. Ahora que conoces por qué tu gato ya no duerme contigo, ya no tienes excusas para que te ocurra. No dudes en hacernos partícipes de tu experiencia en los comentarios.

Después de haber leído este artículo puede que te interese consultar "Por qué mi gato duerme en mi cuello".

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi gato ya no duerme conmigo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Por qué mi gato ya no duerme conmigo