Comportamiento

Por qué mi gato no me quiere

 
Miren Azurmendi
Por Miren Azurmendi, Periodista especializada en el mundo animal. 8 agosto 2023
Por qué mi gato no me quiere

En SoyUnGato siempre nos gusta poner en valor el carácter sociable y cariñoso de los mininos. Y es que, pese a la fama de ariscos e independientes que tienen, son animales sumamente afables, que necesitan y saben agradecer la compañía y los cuidados de los humanos. Sin embargo, pese a entablar una relación profunda, de confianza y apego, puedes llegar a preguntarte por qué tu gato ya no te quiere. De ello te hablamos en estas líneas.

Existen situaciones, decisiones o acciones que llevamos a cabo los humanos que pueden motivar que, como tutor, afirmes "mi gato huye de mí". A continuación, te ayudamos a descubrir qué está provocando este cambio de comportamiento para que puedas proceder en consecuencia y restablezcas la convivencia. Si hace poco que lo has acogido, dale tiempo y procúrale los enseres que reclama para sentirse seguro. Pronto se mostrará cercano.

También te puede interesar: Por qué me siguen los gatos si no me gustan
Índice
  1. Te excedes en el contacto físico
  2. Está estresado
  3. Sus necesidades no están cubiertas
  4. Te asocia con una experiencia negativa
  5. Está enfermo
  6. ¿Qué hacer si mi gato no me quiere?

Te excedes en el contacto físico

Lo sabemos, cuesta resistirse, pero cuando tu gato duerme sus siestas, se está acicalando o alimentando, no debes intervenir. Se trata de rutinas esenciales para su subsistencia y bienestar. Lo mismo aplica a retenerlo cuando lo coges en brazos y su lenguaje corporal muestra que no está receptivo. Si agita la cola y sus orejas están replegadas hacia atrás, pospón ese momento de caricias para otro rato. Aprende con este otro post a interpretar los movimientos de su cola: "Por qué los gatos mueven la cola".

No respetar los tiempos, el espacio y las preferencias del gato juega en contra en un acercamiento a él. Es más, estarás ganándote su desconfianza. Se sentirá incómodo, agraviado e inseguro al ver coartada su libertad de movimiento y, por tanto, su control sobre la situación que vive. Ante esto, es natural que afirmes "mi gato no quiere estar conmigo".

Por qué mi gato no me quiere - Te excedes en el contacto físico

Está estresado

Un cambio de rutinas, y la inseguridad que esto les genera, es la segunda causa más probable que explica por qué tu gato no te quiere. Si acabas de regresar de tus vacaciones y te preguntas por qué tu gato se aleja de ti, ten presente que esta es su forma de expresar su enfado y desaprobación. Está disgustado contigo porque lo has desatendido. La buena noticia es que si lo consientes un poco, en breve estará deseoso de volver a tu lado.

Descubre en este otro post si los gatos echan de menos a sus dueños o no. Y para saber cómo actuar con un gato estresado, te dejamos este vídeo:

Sus necesidades no están cubiertas

Otro de los responsables de que tu gato se muestre esquivo contigo o no sea tan cariñoso como antes, tiene que ver con que, por ejemplo, su bandeja sanitaria no está suficientemente limpia o con que se siente aburrido porque no dedicas tiempo al juego compartido. Esta frustración por no tener cubiertas sus necesidades (físicas, psíquicas y emocionales), se traduce en una conducta desobediente o en el autoaislamiento para llamar tu atención.

Te asocia con una experiencia negativa

Es probable que no seas consciente de ello, pero otra de las razones que puede explicar por qué tu gato ya no quiere estar contigo, y prefiera evitarte, es que te asocie con una experiencia negativa. Nos referimos a aquella vez que, sin querer, le pisaste la cola, que lo golpeaste cuando se coló entre tus piernas o cuando le gritaste por un mal comportamiento. Cualquiera de estas situaciones ha quedado grabada en su memoria y le impide acercarse a ti.

En este post te explicamos Cómo es la memoria de los gatos.

Está enfermo

Nunca hay que descartar esta posibilidad, y es que para esclarecer por qué tu gato ya no te quiere, conviene acudir al veterinario para que lo someta a una exploración. Patologías como el hipertiroidismo o las de índole osteomuscular, como la artrosis o la artritis, les causan dolor y un gran malestar físico. Como sabes, ante estas eventualidades, prefieren mantenerse al margen y minimizan sus interacciones con su familia.

Son expertos, por instinto de supervivencia, en camuflar su debilidad cuando las fuerzas no les acompañan. Cuando están enfermos también dejan de comer o de acicalarse. Si observas que, además de no ser cariñoso contigo, presenta alguno o varios de estos síntomas, no pospongas la visita al veterinario para obtener una opinión médica y recibir la orientación pertinente sobre qué procede hacer.

Por qué mi gato no me quiere - Está enfermo

¿Qué hacer si mi gato no me quiere?

Atendiendo a las causas de las que te venimos hablando, ya conoces cómo saber si mi gato no me quiere. Pero, ¿cómo puedes darle la vuelta a la tortilla? En SoyUnGato queremos proporcionarte información útil, que puedas aplicar para subsanar estas pequeñas desavenencias que, en ocasiones, surgen en la convivencia. Si te encuentras en esta situación y deseas recuperar el cariño de tu gato, deberías hacer lo siguiente:

  • Asegúrate de proporcionarle un arenero de su agrado. Debe poder girarse con facilidad, tener un fácil acceso y estar ubicado en una zona tranquila, distanciada del comedero y del bebedero. Límpialo 2 veces al día (por la mañana y a última hora de la tarde).
  • Ofrécele agua limpia y fresca a diario. Si optas por una fuente para gatos, lo estimularás a beber y preservarás su correcta hidratación. Provéele de una alimentación en la que predominen las proteínas de origen animal.
  • Desde SoyUnGato te aconsejamos que pongas a su disposición varios rascadores y recursos en altura. Colócalos en diferentes estancias de la casa.
  • Pasa tiempo cada día con él, para jugar, cepillarlo o hablarle. Debe sentirse acompañado y querido.
  • Presta atención a su enriquecimiento ambiental. Para ello, selecciona juguetes apropiados para su edad y temperamento. Si lo deseas, puedes construirlos por tu cuenta. Será toda una experiencia familiar.
  • No le interrumpas cuando come, duerme y se acicala. Debe sentirse respetado. Aunque no lo creas, mantener esta distancia es el revulsivo más potente para acercarte a él y lograr que te haga caso.
  • Como complemento a todo lo anterior, puedes valerte de las feromonas sintéticas, que emulan a las de apaciguamiento que los gatos producen de manera natural (y que resultan muy efectivas para rebajar la tensión inherente a eventos que les son estresantes).

En definitiva, muchas veces, cuando te preguntas por qué tu gato no te quiere, la causa reside en factores externos que le impiden comportarse con naturalidad contigo. Por ello, el primer paso para evitar estas situaciones es conocer a tu minino. Este aprendizaje te ayudará a identificar la razón por la que su conducta ha variado hacia ti y revertirlo cuanto antes. ¿Te ha resultado útil esta información? ¿Te ha pasado alguna vez?

Por qué mi gato no me quiere - ¿Qué hacer si mi gato no me quiere?

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi gato no me quiere, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Por qué mi gato no me quiere