Comportamiento

Por qué mi gato me da mordisquitos

 
Miren Azurmendi
Por Miren Azurmendi, Periodista especializada en el mundo animal. Actualizado: 16 agosto 2023
Por qué mi gato me da mordisquitos

En este artículo de SoyUnGato queremos hablarte de una de las conductas más graciosas y curiosas de los mininos. Seguro que si convives con uno en más de una ocasión te has preguntado qué significa cuando un gato te muerde suave o por qué tu gato te da mordisquitos. Y es que se trata de otro de los recursos que conforman su código de comunicación y socialización y que practican entre iguales.

Como veremos a continuación, sus posibles motivaciones y significados difieren los unos de los otros. Por ello, desde SoyUnGato no podemos sino aconsejarte que atiendas al contexto en el que se enmarca esta reacción, a cómo es vuestra relación y el lenguaje corporal de tu gato. Todo ello te ayudará a discriminar si debes cesar de acariciarlo y alejarte o si debes corresponderle con más caricias y muestras de afecto.

Índice
  1. Qué significan los mordisquitos en gatos
  2. Por qué mi gato me muerde suavemente
  3. Qué hacer si mi gato me da mordisquitos

Qué significan los mordisquitos en gatos

Los mordisquitos en gatos pueden tener diferentes significados dependiendo del contexto y de su lenguaje corporal en general. A continuación, compartimos las causas más frecuentes que pueden explicar por qué tu gato te da mordisquitos:

No quiere más caricias

Los mordisquitos o que tu gato te muerda suavemente y repetidas veces cuando, por ejemplo, está relajado mientras lo acaricias es algo que nos ha sucedido más de una vez a todos los que tenemos uno. Es una conducta que también reproducen con otros gatos y cuyo significado podría asemejarse a cuando te pone la pata en la cara. Lo que puede estar tratando de decirte es que ya no le apetecen más caricias o no ahí o como las estás haciendo.

Es una cariñosa, pero asertiva conducta disuasoria con la que desea mantener distancias, establecer límites y hacer respetar su espacio. Aunque resulta menos territorial que otras conductas de marcaje, este componente de control y deseo de identificar lo suyo está presente en la medida en que necesita expresarse y llamar tu atención para que ceses.

Sin embargo, los mordisquitos mientras lo estás acariciando también pueden significar que disfruta de ese momento. Lo explicamos todo en este otro post: "Por qué mi gato me muerde suave cuando lo acaricio".

Necesita liberar energía o quiere jugar

Otras veces, este arrebato puede verse acompañado del atrapamiento con sus patas delanteras y un golpeteo incesante con las traseras. Este repentino e impulsivo comportamiento puede connotar su anhelo de dar salida a su exceso de energía. Si no dedicas tiempo a jugar con él o no tiene juguetes adecuados para entretenerse, es natural que estas reacciones de aparente locura hagan acto de presencia.

Sin embargo, no debes preocuparte. Fíjate en su cuerpo. Es muy probable que su musculatura esté relajada, que realice rápidos movimientos con la cola y que acompañe estos mordisquitos con saltos, revolcones, idas y venidas. Es un reclamo de juego, quiere que participes de su alegría y que juegues con él. Sin duda, en este caso, si afirmas "mi gato me da mordisquitos", no quiere dañarte ni es una conducta que merezca tu alerta.

Está enfadado o incómodo

Si, por el contrario, tu minino está tenso y te muerde fuerte, te bufa mostrándote los dientes, se eriza y encorva y sus orejas están completamente replegadas hacia atrás, deberías dejarlo tranquilo y retirarte. Por alguna razón, está asustado, contrariado, furioso o incómodo porque quizás sienta dolor, estrés o frustración. Por tanto, además de darle espacio para que recobre la calma, no estaría de más que lo llevarás al veterinario. Quizás esté enfermo.

Descartada la enfermedad física, si este comportamiento no remite, te recomendamos que lo consultes con un etólogo para que te paute un plan de acción que revierta este comportamiento anómalo.

Es un cachorro

En los primeros años de vida, cuando son cachorros, los gatos, aunque en menor medida que los perros, exploran el mundo a través de la boca. No separarlos antes de los 3 meses de edad favorece que aprendan a controlar la fuerza de la mordida. De todas formas, en sus primeros meses es totalmente normal que muerdan más o menos fuerte. Para educarlos correctamente, no debemos utilizar nuestras manos o pies para jugar, pues de esta manera los estaremos incitando a mordernos y, cuando sean adultos, lo seguirán haciendo.

Por qué mi gato me da mordisquitos - Qué significan los mordisquitos en gatos

Por qué mi gato me muerde suavemente

Si has llegado hasta aquí, ya conoces las principales razones de por qué tu gato te da mordisquitos. Sin embargo, lo realmente entrañable de este comportamiento tan común entre los mininos se produce cuando incorporan el lamido al mordisco. Si afirmas "mi gato me da mordisquitos y me lame", siéntete afortunado, está expresando que te aprecia y que se siente cómodo y seguro a tu lado.

No importa el orden en el que se produzca, puede morder suave primero y lamer después o hacerlo a la inversa. En ambos casos, coexisten el componente lúdico y el marcaje. Al acicalarte, te impregna su olor para crear un olor de grupo. Los gatos que conviven y forman una comunidad practican este aloacicalamiento para sellar vínculos de confianza. Esto mismo está haciendo contigo. Te quiere y confía en ti. Eres digno de pertenecer a su grupo.

Descubre en este otro artículo más significados de Por qué los gatos se lamen.

Qué hacer si mi gato me da mordisquitos

Como te indicamos al inicio, deberás prestar atención al contexto y al lenguaje corporal de tu gato para identificar cuál es el detonante de sus mordisquitos. Así, no es lo mismo que su cuerpo esté tenso o su pelo erizado mientras te muerde que, como acabamos de comentar, lo acompañe del lamido o incluso del ronroneo. En el primer caso, deberás dejarlo tranquilo y en el segundo, corresponderle con caricias para reforzar el vínculo.

Si el motivo de que tu gato te de pequeños mordiscos es que está reclamando tu atención para jugar y pasar más tiempo juntos, no dudes en acceder empleando juguetes que apelen a su instinto de caza. En el caso de que sea muy vehemente en sus mordiscos, válete de pelotas o peluches. Es recomendable que desde cachorros se evite el juego con las manos, tal y como hemos comentado. Los mininos no correctamente socializados suelen ser más brutos.

En el caso de que el origen de los mordiscos sea que ha dejado de estar receptivo a tus caricias, no deberías continuar para no ahondar en su malestar. Como sabes, respetar sus límites y preferencias es la primera regla para ganarse, y mantener, la confianza de un minino. Recuerda que para acariciar correctamente a un gato conviene no ser brusco y hacerlo en la dirección en la que crece el pelo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi gato me da mordisquitos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Por qué mi gato me da mordisquitos