Comportamiento

Mi gato me da manotazos: causas y qué hacer

 
Miren Azurmendi
Por Miren Azurmendi, Periodista especializada en el mundo animal. 25 octubre 2023
Mi gato me da manotazos: causas y qué hacer

¿Te preocupa la agresividad en gatos? ¿Convives con un gato que te ataca a ti o a tus hijos? Algunos tutores señalan que sus gatos se muestran agresivos y les propinan manotazos incluso cuando miran la televisión y no existe contacto físico (ni miradas retadoras) entre ellos. En SoyUnGato queremos dedicar este post a explicar por qué ciertos gatos se comportan así y qué puedes hacer si afirmas que "mi gato me da manotazos".

Como veremos en las siguientes líneas, la socialización juega un papel determinante en la manipulación de los gatos y su comportamiento. Y es que si no han sido expuestos a personas y a otros animales en sus primeras semanas de vida (entre la tercera y la novena) no estarán familiarizados con las situaciones que se desprenden de la convivencia con ellos y reaccionarán de forma abrupta o agresiva al sentirse amenazados.

También te puede interesar: Mi gato me da cabezazos: causas
Índice
  1. No quiere más caricias
  2. Conducta de juego condicionada
  3. Por estrés
  4. Por miedo
  5. Por sobreprotección maternal
  6. Qué hacer si mi gato me da manotazos

No quiere más caricias

La razón más repetida para quienes dicen mi gato me da manotazos suele coincidir con los momentos en los que lo están acariciando. El animal muestra su descontento de esta brusca manera, en algunos casos, porque no ha sido correctamente socializado. No es capaz de interpretar el porqué de esta manipulación y su reacción instintiva es dar manotazos, arañar, bufar y/o morder.

Si tu gato sí ha recibido una correcta socialización y, pese a ello, su conducta, en ocasiones, es agresiva cuando lo acaricias o juegas con él, te está queriendo decir que pares. No quiere más, no está receptivo para un contacto físico en ese momento o no le agrada dónde o cómo lo estás haciendo.

¿No sabes cómo acariciar a tu gato? Te invitamos a leer el siguiente post "Cómo acariciar a un gato correctamente".

Conducta de juego condicionada

La conducta de juego condicionada es la segunda causa más usual del ataque de gatos y el motivo que explica por qué "mi gato me pega con su pata". Su instinto depredador está presente en las dinámicas de juego, especialmente entre los ejemplares más jovencitos. El acecho y el asalto se repiten cada vez que los incitamos a jugar con nuestras manos y pies. Aprenden por asociación que comportarse así es lo correcto y no dejan de hacerlo cada vez que pueden (es su forma de interpretar el juego). Aquí tienes más detalles sobre "Por qué mi gato me muerde los pies".

Por tanto, lo adecuado aquí es redireccionar estos vicios, a través del refuerzo positivo, a morder juguetes. De hecho, existen multitud de juguetes que apelan a su instinto de caza sin lesionarnos. Las cañas, las plumas suspendidas y los peluches son algunos de estos juguetes que podemos incorporar con facilidad sin importar cuál sea su edad.

El siguiente post de SoyUnGato sobre "Cómo educar a un gato desde cachorro" te resultará de ayuda en este sentido para erradicar la conducta que explica por qué mi gato me da manotazos.

Mi gato me da manotazos: causas y qué hacer - Conducta de juego condicionada

Por estrés

El estrés es el enemigo número uno del bienestar emocional de los gatos. Dicho estrés puede provenir de:

  • Una nueva experiencia que esté perturbando su sensación de control y seguridad: por ejemplo, la llegada a casa de otro animal de compañía que le reste atenciones.
  • La falta de estimulación: está aburrido y frustrado, porque pasa mucho tiempo solo sin poder dar salida a su energía.

En este punto, la intrusión territorial que provoca ese otro gato o ese perro puede detonar su agresividad y/o avocarlo a intensificar las conductas de marcaje, por ejemplo, orinando donde no debe. Otras veces, los gatos de temperamento más dominante se comportan de forma agresiva con su tutor, pese a no ser él el origen de su malestar. En caso de preguntarte qué hacer con un gato agresivo, se trata de una forma de agresividad en gatos redirigida, por lo que exige la intervención de un etólogo.

Te sugerimos leer el artículo "Mi gato se orina encima mío: causas y soluciones".

Mi gato me da manotazos: causas y qué hacer - Por estrés

Por miedo

Cuando un gato está aterrado o siente que está en peligro, tiende a permanecer quieto, preparado para huir, o ataca en cuanto tiene oportunidad. Por tanto, si afirmas mi gato me da manotazos sin que comprendas qué está sucediendo, es posible que esté expuesto a un estímulo (ruido, persona, animal o evento) que le genera una intensa sensación de peligro. A diferencia del estrés, una vez identificado el origen es sencillo revertir esta conducta.

Si te interesa este tema, no dejes de leer el artículo "Mi gato me ataca brutalmente: causas y qué hacer".

Por sobreprotección maternal

En la primera semana tras el parto, las gatas (especialmente las primerizas por ser más sobreprotectoras), pueden mostrarse más agresivas o vehementes en sus interacciones contigo. Se trata de una de esas conductas felinas, incomprensibles para los humanos, que responde a patrones biológicos y que, por ello, tiene sentido para desempeñar una función concreta de supervivencia y que las gatas no pueden reprimir.

Si quieres saber más sobre este tema, te animamos a leer el post "Por qué las gatas se comen a sus crías".

Mi gato me da manotazos: causas y qué hacer - Por sobreprotección maternal

Qué hacer si mi gato me da manotazos

Si atiendes a los desencadenantes de los que te venimos hablando, ya te haces una idea de cómo deberías proceder. No obstante, en SoyUnGato somos partidarios de descartar las patologías físicas cuando nos topamos con conductas insólitas en nuestro gato. Enfermedades como la rabia, las de tipo neurológico, la artrosis o los desajustes hormonales pueden producirles un dolor del que no saben cómo librarse.

En cualquier caso, no podemos concluir este artículo sobre por qué mi gato me da manotazos sin resumirte a modo de tips las líneas rojas que no deberías traspasar para revertir, y prevenir a futuro, este comportamiento en tu gato:

  • Asegúrate de procurarle un entorno seguro, en el que se sienta cómodo y en el que sus necesidades más básicas estén cubiertas, sin competencia por los recursos si hay más gatos en casa.
  • Dedica tiempo de calidad a acompañarlo y a jugar con él: algunas razas son más demandantes en este sentido que otras. Tenlo en cuenta.
  • Comprométete a conocer a tu gato: observa su comportamiento y respeta sus rutinas y preferencias. Como tutor, debes saber qué le gusta y qué no, y actuar en consecuencia.
  • Mantén actualizado su calendario de vacunas y desparasitaciones, tanto internas como externas. Si observas algo nuevo o raro en su conducta, repara primero en las novedades que tienen lugar en su cotidianeidad y después, visita al veterinario.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato me da manotazos: causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comportamiento.

Bibliografía
  • Bradshaw, J. (2019). En la mente de un gato. Editorial RBA Bolsillo.
  • Hattori, Y. (2021). Si tu gato hablara... Cómo mantener una relación sana y duradera con tu amigo felino. Editorial RBA Libros.
  • Olivares, M. & Hernández, C. (2022). Miaulogía: Guía de comportamiento felino. Editorial Universo de Letras.
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Mi gato me da manotazos: causas y qué hacer