La otitis externa en gatos

0

Si nuestro gato presenta secreción ocular, sacude la cabeza o se frota las orejas, puede estar padeciendo una otitis.

Según la zona del oído que resulte afectada podemos distinguir otitis interna, media o externa, de la que hablaremos con detalle en este artículo de SoyUnGato.

¿Qué es la otitis externa?

La otitis externa es una enfermedad en la que se inflama el canal externo del oído, hasta el tímpano, y el pabellón auricular. Se trata de una patología frecuente. En el desarrollo de una otitis están implicados diferentes factores predisponentes, primarios y perpetuantes.

Factores predisponentes para la otitis felina

Son todas aquellas circunstancias que favorecen el desarrollo de una inflamación pero no la desencadenan directamente. Son las siguientes:

  • Condiciones ambientales, tales como la humedad o la temperatura.
  • Enfermedades sistémicas como la inmunodeficiencia o la leucemia felina que debilitan el sistema inmunitario de forma que hacen el gato es más propenso a sufrir todo tipo de trastornos.
  • Empleo de bastoncillos en un intento de limpiar los oídos.
  • Irritaciones al aplicar productos como pueden ser los limpiadores óticos. Nunca debemos utilizar nada sin la prescripción de un veterinario.

gato-con-secreción-en-oreja

Factores primarios de otitis en gatos

Son todas las circunstancias que, por sí mismas, explican el desarrollo de una otitis en un oído sano. Destacan las siguientes:

  • Presencia de ácaros, especialmente de Otodectes cynotis. También otros parásitos como los ácaros de la sarna demodécica o la notoédrica, garrapatas, etc.
  • Hipersensibilidad, es decir, reacciones alérgicas a alimentos, pulgas, dermatitis atópica, etc.
  • Cuerpos extraños, sobre todo en gatos con acceso al exterior.
  • Traumatismos.
  • Problemas dermatológicos como los trastornos en la queratinización que se relacionan con enfermedades como el hipotiroidismo o la seborrea.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Obstrucciones provocadas por masas como pólipos, tumores o quistes. Suelen afectar a un oído.- Infecciones víricas.
  • Hay también causas idiopáticas, es decir, de origen desconocido.

Factores perpetuantes en una otitis

Hacen referencia a las causas que consiguen que el proceso se cronifique, manteniendo la inflamación aunque se resuelva la causa primaria. Son las siguientes:

  • Infecciones provocadas por bacterias como estafilococos o estreptococos o por hongos como la malassezia. Se pueden considerar causas secundarias.
  • Otitis media.
  • Problemas que modifican la conformación del oído, lo calcifican o estrechan de forma que ya no es posible aplicar ningún tratamiento.

gatito-enfermo

Síntomas de otitis externa en un gato

Un gato aquejado de otitis externa va a manifestar signos clínicos como los siguientes, que serán más o menos evidentes en función de la gravedad del cuadro:

  • Secreción.
  • Mal olor.
  • Molestias que hacen que el gato se rasque o frote.
  • Engrosamiento del pabellón auricular, enrojecimiento e inflamación.
  • El gato sacude la cabeza o la mantiene inclinada.
  • Dolor, que se puede manifestar con cambios en el comportamiento, por los que el gato mostrará agresividad, inquietud o una mayor susceptibilidad. Puede quejarse si le tocamos por la zona. Otros gatos lo manifestarán dejando de comer o de jugar.
  • Picor más o menos intenso. El gato se rasca mucho.
  • Lesiones, como heridas o alopecia, en la zona que rodea a las orejas.
  • A veces los traumatismos que sufre la oreja por rascado y sacudidas acaban por formar un otohematoma, que es un acúmulo de sangre bajo la piel de la oreja por rotura de capilares sanguíneos. La oreja estará inflamada y caliente.

gato-con-problemas-en-el-oido

¿Cómo saber si un gato tiene otitis externa?

Si observamos cualquiera de los síntomas mencionados debemos acudir al veterinario ya que una infección externa que no se trata puede avanzar y acabar por perjudicar a toda la estructura ótica.

El veterinario examinará el interior del oído con el otoscopio. De esta forma puede saberse el alcance de la inflamación y, si hay ácaros o masas, se visualizarán. De ser necesario, se tomarán muestras para hacer citologías o cultivos, siempre con cuidado porque si se usan bastoncillos puede provocarse una inflamación. En algunos casos se hace una analítica de sangre para averiguar si existe alguna enfermedad sistémica.

Algunos gatos van a experimentar mucho dolor, de forma que no tolerarán ninguna manipulación. Será necesario sedarlos. Además, si ha habido gran cantidad de secreción, estrechamientos o inflamación será imposible visualizar el interior del oído. Son casos en los que antes del examen hay que proceder a un lavado, a veces medicando antes para mejorar las condiciones del conducto. Recibe el nombre de flushing.

Tratamiento para una otitis externa

Si conocemos la causa primaria y cualquier otra predisponente o perpetuante que puede estar actuando, el tratamiento suele ser un éxito. Pero cuantos más factores intervengan, más complicado será resolver la otitis. El tratamiento siempre debe ir dirigido a combatir la causa primaria.

Además, hay que medicar también contra la presencia de infecciones oportunistas como las que pueden causar bacterias u hongos y es imprescindible mantener el oído lo más seco y limpio posible. Hay diferentes fármacos entre los que el veterinario escogerá en función de las características y la gravedad del cuadro.

Si se detecta la presencia de alguna causa contagiosa, como puede ser el Otodectes, es posible que si el gato convive con otros estos también sufran la enfermedad, ya que se puede transmitir por contacto. Una otitis externa sin tratar puede acabar por perforar el tímpano, convirtiéndose en una otitis media.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí