Esterilización

Mi gata está recién castrada y no se queda quieta, ¿qué hago?

 
María Besteiros
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 31 octubre 2023
Mi gata está recién castrada y no se queda quieta, ¿qué hago?

La castración, también conocida como esterilización, es una intervención quirúrgica muy habitual en las gatas como parte de una tenencia responsable, ya que no solo evita la superpoblación, sino que previene diferentes problemas de salud y comportamentales. Además, en España, con la nueva ley del año 2023, se ha vuelto obligación para todos los cuidadores de gatos mayores de seis meses de edad.

La castración en las gatas puede suscitar diferentes dudas, sobre todo alrededor del posoperatorio, es decir, de los cuidados que deben recibir en el hogar para recuperarse lo antes posible. Nos referimos a fármacos, curas y distintas medidas de manejo. Una de ellas es la tranquilidad. En otras palabras, es recomendable que una gata recién operada no realice movimientos ni juegos bruscos. Pero, si mi gata está recién castrada y no se queda quieta, ¿qué hago? Lo explicamos en este artículo de SoyUnGato.

Índice
  1. Por qué mi gata recién castrada no se queda quieta
  2. Qué hacer para que mi gata recién castrada esté quieta
  3. Qué pasa si mi gata recién castrada no se queda quieta

Por qué mi gata recién castrada no se queda quieta

Como hemos dicho, lo habitual es que, recién operada nuestra gata, el veterinario nos recomiende mantenerla tranquila y evitar que realice ejercicio intenso, saltos, juegos bruscos, etc. Es normal, ya que hay que tener en cuenta que la castración es una intervención quirúrgica que supone cortar varias capas para extraer los ovarios y el útero (ovariohisterectomía) o solo los ovarios (ovariectomía). Después, ese corte se tiene que cerrar por dentro y, en ocasiones, por fuera (veremos puntos o grapas).

Aunque las técnicas han evolucionado y cada vez la incisión que se hace es más pequeña, lógicamente, al menos durante los primeros días no debería sobrecargarse la zona para ayudar a la cicatrización, tanto por dentro como por fuera. De ahí que el veterinario nos recomiende controlar los movimientos de la gata. Pero lo cierto es que muchas se recuperan muy rápidamente e incluso tan solo unas horas después de la operación ya comienzan a hacer vida normal, lo que incluye jugar, saltar, trepar, etc., siendo esta la razón que explica por qué hay gatas recién castradas que no se quedan quietas.

Hay que tener en cuenta que el veterinario habrá puesto analgesia y nos habrá dado más para los primeros días. La gata se encuentra bien y por eso hace vida normal. No sabe que con ello puede abrir la incisión. Pero también es posible que, al contrario, la gata se muestre inquieta porque sienta molestias y esté alterada por el estrés que le ha supuesto la visita al veterinario, el collar isabelino si lo lleva, la toma de la medicación, etc. Descubre en este otro post los "Síntomas de estrés en gatos" para saber si es tu caso.

Qué hacer para que mi gata recién castrada esté quieta

En primer lugar, debemos tener claro lo que no hay que hacer: dejar a la gata sin analgésicos. Algunos cuidadores podrían pensar que sin la medicación para el dolor la gata sentirá molestias y, en consecuencia, se moverá menos. Pero, a nivel ético, no podemos permitir que sufra ni es bueno para la recuperación de sus tejidos que experimente dolor.

La alternativa que nos queda es intentar evitar que realice movimientos bruscos. Por ejemplo, podemos interrumpirla si vemos que inicia algún juego bruto o quiere dar un salto demasiado grande. Tan solo la cogeremos y la acariciaremos o daremos algún premio para que se quede tranquila con nosotros.

Si no vamos a estar con ella, podríamos optar por dejarla en alguna habitación donde no pudiese trepar ni saltar a mucha altura o también podemos retirar aquellos objetos, como rascadores tipo árbol, que la lleven a hacer un esfuerzo en la zona de la sutura. Tampoco es bueno dejarle los juguetes que la animen a un mayor movimiento.

Por supuesto, no es momento para introducir cambios que pudieran afectar a su comportamiento, como adoptar o acoger algún otro animal con el que pudiese haber enfrentamientos. Para gatas estresadas podemos recurrir al uso de feromonas tranquilizadoras, mejor puestas unos días antes de la intervención si la gata tiene tendencia a estresarse. Las encontrarás en forma de espray pulverizador o difusor, siendo este último el más recomendable:

Mi gata está recién castrada y no se queda quieta, ¿qué hago? - Qué hacer para que mi gata recién castrada esté quieta

Qué pasa si mi gata recién castrada no se queda quieta

El principal problema de que una gata recién castrada se mueva tanto como para afectar a la zona de la operación es que se le suelten o abran los puntos. Esto podría provocar trastornos leves, como que, simplemente, se le quite un punto sin más consecuencias, o más graves, si se suelta toda la sutura y se abre por completo la incisión. Esto puede propiciar la salida de órganos internos por la abertura resultante. Este último caso podría llegar a resultar fatal, incluso al punto de provocar el fallecimiento de la gata. Por este motivo, no es buena idea dejar que una gata recién castrada tenga libre acceso al exterior sin nuestra supervisión, al menos hasta que la incisión esté cicatrizada. A propósito de esto, no te pierdas este otro artículo: "Cuánto tardan en caerse los puntos de una gata esterilizada".

El veterinario nos habrá recomendado hacer curas en la herida 1-2 veces al día o, por lo menos, vigilarla a diario. Si detectamos solo un punto suelto, no tiene por qué afectar a la recuperación, pero, en cualquier caso, debemos comunicárselo al veterinario y controlar que no se produzca ninguna infección ni hemorragia ni se suelte ningún punto más. La infección se presenta con calor en la zona, inflamación, dolor a la palpación, secreción purulenta, mal olor, etc. Una apertura mayor de la incisión requiere asistencia veterinaria de urgencia para evitar que se produzca la potencial salida al exterior de órganos internos. El veterinario, en esta situación, tendrá que volver a dormir a la gata y coser de nuevo, con el consiguiente retraso en la recuperación.

Ahora que sabes qué hacer si tu gata está recién castrada y no se queda quieta, proporciónale todos los cuidados que necesita y sigue todos nuestros consejos.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gata está recién castrada y no se queda quieta, ¿qué hago?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Esterilización.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Mi gata está recién castrada y no se queda quieta, ¿qué hago?