menu
Compartir

Cómo cortar la leche de una gata

 
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 2 diciembre 2022
Cómo cortar la leche de una gata

Como mamíferas que son, las gatas comienzan a prepararse para la producción de leche durante la gestación. Tan pronto como nacen los gatitos, estos buscan una mama de la que succionar, dando así inicio a la lactancia, primero con calostro y, después, con leche madura.

La lactancia materna debería mantenerse un mínimo de ocho semanas, pero en ocasiones pueden darse circunstancias, como la muerte de los gatitos, que nos hagan pensar en la necesidad de retirar la leche. En cualquier caso, antes de plantearnos cómo cortar la leche de una gata, debemos siempre consultar con el veterinario, pues es una decisión competencia de este profesional. Lo explicamos en este artículo de SoyUnGato.

También te puede interesar: Problemas en las uñas de los gatos

¿Se puede cortar la leche a una gata?

La respuesta rápida es sí. Existen fármacos pensados para cortar la leche, pero lo importante no es saber que es posible, sino cuándo es necesario recurrir a ellos, lo que es competencia exclusiva del veterinario.

Sí podemos ayudar al destete ofreciendo a los gatitos, sin obligar, comida sólida apta para ellos. Cuanto menos mamen, menos leche producirá la gata, ya que esta se fabrica según la demanda. Por eso, sí podemos favorecer el proceso, pero no quitar bruscamente a los gatitos y cortar la leche de la gata con medicación.

¿En qué casos cortar la leche de una gata?

Las gatas deberían poder amamantar sin interferencias a sus gatitos el tiempo que considerasen o, al menos, un mínimo de unas ocho semanas. Es cierto que, en ocasiones, podemos tener motivos para querer destetarlos antes, pero la única causa que debería poder forzar un destete sería la prescripción del veterinario por una cuestión de salud de la gata o de la camada. Y en ningún caso debería hacerse de manera brusca, precisamente para evitar problemas. Veamos los casos más comunes:

  • Mastitis. El veterinario podría determinar cortar la leche de la gata si la misma le supone un problema, pues hay que tener en cuenta que la leche acumulada en las mamas puede provocar una mastitis, que es una inflamación de las mamas, a veces acompañada de infección.
  • Enfermedad o fallecimiento de las crías. En ocasiones, el problema no está en un destete repentino, sino en causas como una enfermedad de la gata que la imposibilite para hacerse cargo de su camada, patologías en los gatitos o, directamente, su fallecimiento. De nuevo, tendrá que decidir el veterinario si hay que cortar o no la leche.
  • Embarazo psicológico. Fuera del periodo maternal, también sería posible tener que cortar la leche si la gata está sufriendo una falsa gestación. En esta situación, aunque no hay una gestación real, se produce una alteración hormonal que lleva a que el organismo de la gata crea que sí está esperando gatitos. Estas gatas podrían llegar a producir leche por un aumento de la hormona prolactina y que esto fuese un problema al punto de tener que cortarla. Pero no es un trastorno nada frecuente y todavía sería más raro que la gata afectada produjese leche.

Recapitulando, solo cuando la leche acumulada en las mamas supone un problema para la salud de la gata el veterinario puede cortarla. Es una decisión que solo compete a este profesional y, por supuesto, nosotros no debemos provocar una acumulación de leche realizando un destete brusco.

Cómo cortar la leche de una gata - ¿En qué casos cortar la leche de una gata?

Qué hacer para cortar la leche a una gata

Existe más de un medicamento para cortar la leche a una gata. Lo que hacen estos fármacos es inhibir o disminuir la secreción de prolactina, la hormona responsable de la producción de leche, que controla la hipófisis. Insistimos en que el veterinario es el único profesional que puede decidir si es necesario cortar la leche de la gata y con qué fármaco. También nos explicará la posología, es decir, la dosis, la frecuencia de administración y la duración del tratamiento para conseguir nuestro objetivo con la máxima seguridad para la gata, ya que cada caso es único y solo este profesional puede valorar estas cuestiones.

Por otra parte, si el cuadro se ha complicado con una infección, es posible que no solo haya que medicar para cortar la leche, sino que se necesiten más fármacos, como antibióticos o analgésicos, para mejorar el estado de la gata y favorecer su recuperación.

Remedios caseros para cortar la leche a una gata

Entre los remedios para secar la leche de una gata naturalmente se suele mencionar el ayuno de líquidos y/o de sólidos. Es una medida que no podemos adoptar por nuestra cuenta, sino que tiene que ser pautada por el veterinario, si así lo considera.

Como hemos comentado, la leche materna se produce bajo demanda, lo que quiere decir que es la succión de los gatitos la que estimula la producción. Por eso debemos evitar manipular las mamas de la gata si queremos que la leche desaparezca. Algunas personas creen que apretando sacarán toda la leche y acabarán con el problema, pero, entendiendo cómo se desencadena la producción, esta estimulación solo hará que vuelva a fabricarse más leche. Así pues, si hay que cortar la leche de una gata, lo mejor es no tocar y seguir las indicaciones del veterinario. También deberíamos impedir que fuese la propia gata la que generase esta estimulación al lamerse.

Por otra parte, se suele hablar del vendaje de las mamas para cortar la leche, pero es contraproducente y puede agravar el cuadro. Lo mismo sucede con otros remedios caseros. Por eso, antes de hacer nada, hay que asegurarse de que no será perjudicial consultando con el veterinario.

En realidad, el mejor remedio para prevenir que nuestra gata sufra problemas con su leche es castrarla antes de la aparición del primer celo para evitar tanto gestaciones no deseadas como pseudogestaciones, entre otras patologías tan graves como los tumores de mama o la piometra. Si ya ha tenido una camada, es fundamental permitir que el destete se haga de forma progresiva, respetando el ritmo de madre y camada y, como mínimo, unas ocho semanas de lactancia. En caso de tener que interrumpir la lactancia porque, por ejemplo, la madre está enferma, deberás alimentar a los gatitos siguiendo las indicaciones del veterinario. Hablamos de ello en este artículo: "Cómo cuidar a un gato recién nacido".

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cortar la leche de una gata, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Ateuves nº 3 (2016). Todo sobre el celo de la perra y la gata. pp. 20-29.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Cómo cortar la leche de una gata
1 de 2
Cómo cortar la leche de una gata

Volver arriba