Problemas y trastornos

Lesiones de columna más comunes en gatos

 
Laura García Ortiz
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en gatos. 6 noviembre 2023
Lesiones de columna más comunes en gatos

La columna vertebral de los gatos es hiperflexible y cuentan con una serie de discos intervertebrales suaves y que permiten una gran flexibilidad. Es una estructura que soporta el peso del pequeño felino y que se prolonga desde el cuello hasta la cola. Los gatos tienen 7 vértebras cervicales en el cuello, 13 vértebras torácicas en el tórax, 7 vértebras lumbares en la zona de la espalda baja o lumbar y 22 vértebras caudales en la cola, aunque depende de la raza o del gato tendrán más o menos.

Nuestros gatos son muy buenos ocultando sus dolencias pero, en ocasiones, sobre todo cuando ya tienen un dolor más manifiesto, nos pueden mostrar signos que indican que algo les está pasando. En el caso de lesiones de columna en gatos, los signos que indican que puede presentar un daño son el arqueo de la espalda o el encorvamiento, dificultades o alteraciones de la marcha, estar reacio a moverse o mostrarse agresivo o arisco cuando le acariciamos la zona de la columna, especialmente donde se encuentra la lesión. Otros signos son cojeras o dificultad para levantarse, no querer saltar, no acicalarse o acicalarse y morderse en exceso, además de cambios en el comportamiento como una mayor irritabilidad.

Las principales lesiones de la columna vertebral felina las comentaremos a continuación, pero la mejor manera de saber si tu gato presenta una lesión en la columna vertebral es acudir a un centro veterinario para que diagnostiquen el problema de tu pequeño felino.

Esta gran columna vertebral a veces puede jugar en contra de los gatos, pues pese a que les otorga una gran flexibilidad y ligereza, es esa misma ligereza lo que hace que sea vulnerable a ciertas enfermedades o lesiones. Por ello, continúa leyendo este artículo de SoyUnGato donde hablamos de las lesiones de columna más comunes en gatos.

Índice
  1. Discoespondilitis
  2. Hernia discal
  3. Fractura vertebral
  4. Artrosis
  5. Síndrome lumbosacro
  6. Tumores
  7. Hiperestesia felina
  8. Angiomatosis vertebral

Discoespondilitis

La columna vertebral felina también puede ser foco de invasión de bacterias. En concreto, se infectan los discos intervertebrales que comunican las vértebras, protegen la médula espinal y permiten el movimiento. Estas bacterias que colonizan la columna de los gatos suelen venir de focos infecciosos localizados en la cavidad oral, el aparato respiratorio o genitourinario, la piel o las válvulas del corazón.

Producen signos clínicos como:

  • Dolor espinal.
  • Subluxaciones e incluso fracturas de las vértebras.
  • Fiebre.
  • Proliferación de tejido fibroso.
  • En los peores casos puede llegar a comprimir la médula espinal produciendo alteraciones en la marcha o ataxia e incluso paresia.

Hernia discal

Los gatos también pueden sufrir de hernia discal, una patología que consiste en la salida del disco intervertebral de su localización anatómica, comprimiendo en mayor o menor medida la médula espinal. En muchos casos, los gatos pueden presentar hernias discales asintomáticas, pero cuando manifiestan síntomas es cuando se producen protrusiones discales en los discos que se encuentran entre las vértebras lumbares L5 y L6, L6 y L7 y entre la última vértebra lumbar (L7) y el sacro y requiriendo un tratamiento quirúrgico cuando hay signos neurológicos por afectación medular.

Fractura vertebral

Debido a accidentes, caídas desde grandes alturas (síndrome del gato paracaidista), peleas o atropellos, nuestros pequeños felinos se pueden hacer fracturas óseas, siendo las vértebras uno de los huesos que se pueden romper. Las fracturas vertebrales pueden tener graves consecuencias como:

  • Problemas a nivel de compresión de médula espinal con su consecuente fuerte dolor.
  • Reducción o ausencia de reflejos espinales.
  • Déficit en la propiocepción.
  • Infecciones secundarias.
  • Lesiones en el tejido blando localizado alrededor de la vértebra fracturada.

Por lo que, si te preguntas qué pasa si a un gato se le rompe la columna, ya tienes la respuesta y en muchos casos requiere de cirugía.

Lesiones de columna más comunes en gatos - Fractura vertebral

Artrosis

Nuestros gatos mayores pueden sufrir una enfermedad degenerativa y crónica denominada artrosis. Esta enfermedad puede aparecer como consecuencia de la edad en los gatos con genética para desarrollarla, en aquellos que han tenido accidentes previos y los gatos con sobrepeso u obesidad, por lo que si has dicho alguna vez "a mi gato se le nota la columna" posiblemente no sea tan propenso a desarrollarla.

Esta enfermedad se caracteriza por la progresiva degeneración del cartílago articular, la cápsula articular y el hueso que se encuentra alrededor de la articulación afectada por dicho desgaste. La artrosis puede afectar a la columna vertebral de tu pequeño felino, especialmente en la zona lumbar, siendo una causa frecuente de dolor lumbar o lumbalgia en la especie felina.

A pesar de ser un problema bastante común, esta bastante infradiagnosticado, posiblemente por la especialidad de los gatos en ocultar sus dolencias.

Tienes más información sobre la "Artrosis en gatos: tratamiento y síntomas" en el siguiente artículo de SoyUnGato.

Lesiones de columna más comunes en gatos - Artrosis

Síndrome lumbosacro

Nuestros pequeños felinos también pueden sufrir una lesión de la columna denominada síndrome lumbosacro, que puede desarrollarse si se afectan los segmentos espinales desde L4-L5 hasta S1-S3, incluyendo segmentos coccígeos o las raíces de los nervios lumbosacros que conforman la denominada cauda equina (ciático, femoral, pudendo, obturador, pélvico y coccígeo).

Debido a esto, este síndrome puede afectar al esfínter del ano, a la vejiga, a la cola y a los miembros pelvianos, producido desde una debilidad flácida hasta la propia parálisis. Los signos clínicos que caracterizan a este síndrome incluyen lo que hemos comentado antes, la debilidad o parálisis de los miembros pélvicos y de la cola y también:

  • Atrofia de la musculatura pélvica y/o de la cadera.
  • Deficiencia postural en el miembro pélvico.
  • Dilatación del esfínter anal.
  • Reflejo bulbocavernoso deprimido en los machos.
  • Sensibilidad reducida en el área perineal, miembros pélvicos o cola.
  • Signos de raíz e incontinencia urinaria y fecal.

Tumores

La columna vertebral de los gatos también puede ser un lugar de desarrollo de procesos tumorales malignos, siendo el más frecuente en la especie felina el osteosarcoma, un tumor primario que aparece con mayor frecuencia en los gatos mayores y que es bastante agresivo, produciendo una reacción en el periostio del hueso y con metástasis a otros órganos como los pulmones.

Otro tumor que también pueden presentar los gatos es el linfosarcoma, un tumor con células mesenquimales y linfocitos que afecta al cuerpo vertebral, no suele romper el hueso pero sí crear una masa epidural que en ocasiones puede llegar a ser infiltrativa. Este tumor suele afectar a los gatos de menos de cinco años positivos al virus de la leucemia felina.

Consulta aquí los "Sarcomas en gatos: tipos, síntomas y tratamiento".

Hiperestesia felina

Nuestros gatos también pueden sufrir una afección en la que interviene la parte corporal del pequeño felino donde se encuentra la columna vertebral debido a que pueden presentar lesiones musculares en la zona que contribuye a las molestias.

La hiperestesia felina se caracteriza por ser un problema en el que el gato presenta una hipersensibilidad o un anormal aumento de la sensibilidad de la piel. No se trata de una enfermedad grave ni letal, pero tampoco tiene un tratamiento.

El origen de esta enfermedad parece estar en una alteración en la actividad eléctrica del cerebro que controla la actividad, los instintos y el aseo. Los síntomas que se encuentran asociados a la hiperestesia felina son las autolesiones, los saltos y las carreras, espasmos musculares, persecución de la cola, excesiva sensibilidad a las caricias manifestada mediante espasmos musculares en la zona del lomo, pupilas dilatadas e incluso convulsiones tras uno de los episodios de hiperestesia.

Descubre más detalles de esta lesión en la columna de los gatos en el siguiente post sobre la "Hiperestesia felina: tratamiento, causas y síntomas".

Lesiones de columna más comunes en gatos - Hiperestesia felina

Angiomatosis vertebral

Por último, la última de las lesiones de columna en gatos que pueden padecer los pequeños felinos es la angiomatosis vertebral. Se trata de un problema poco frecuente que consiste en una malformación en la que se crean numerosos angiomas que son unas masas no tumorales que crean vasos sanguíneos.

Aunque es una enfermedad benigna, estas masas pueden afectar a los segmentos medulares de la zona en la que se encuentren provocando sintomatología neurológica. El tratamiento para esta lesión de la columna en gatos, en estos casos, consistirá en una descompresión quirúrgica.

Si quieres saber más sobre ellos, no dudes en leer el siguiente artículo sobre la "Anatomía de un gato".

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Lesiones de columna más comunes en gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Harvey, A. y Tasker, S. (eds). (2014). Manual de Medicina Felina. Ed. Sastre Molina, S.L. L ́Hospitalet de Llobregat, Barcelona.
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Lesiones de columna más comunes en gatos