menu
Compartir

Razas de gatos que parecen linces

 
Por Miren Azurmendi, Periodista especializada en el mundo animal. 30 noviembre 2022
Razas de gatos que parecen linces

Si, como a nosotros, te apasionan los mininos, es probable que te sorprenda la diversidad de razas de gatos que existen. Desde las razas sin cola, pasando por las diminutas, las que carecen de pelo, como el Sphynx, o por las híbridas que recuerdan a los grandes felinos, los cat lovers tenemos numerosas razones para amarlos. Para ahondar en ello, en esta entrada de SoyUnGato te hablamos de 6 razas de gatos que parecen linces.

En las próximas líneas, vamos a mostrarte las características físicas y los rasgos de carácter más destacados de estos ejemplares de gato que parece un lince. También te indicaremos qué cuidados reclaman y si existen aspectos a reseñar para una armónica convivencia. Recuerda que al decidir qué minino acoger en tu hogar, deberías priorizar vuestras compatibilidades en lugar de dejarte llevar solo por su apariencia.

También te puede interesar: Razas de gatos sin cola

Caracal

También conocido como lince africano, este felino de gran tamaño (un macho adulto puede alcanzar los 17 kg de peso y los 132 cm de largo) procede de los semidesiertos africanos y del oeste de Asia. Su población está muy diseminada y existen ejemplares en la India. Pese a su exotismo, no está en peligro de extinción y, de hecho, no es sencillo avistarlo. Son felinos nocturnos que huyen ante la presencia de los humanos.

Cuando miras a un caracal, lo que más llama la atención son sus grandes orejas. Triangulares, siempre erguidas y coronadas por los pinceles que los asemejan a los linces. Sus ojos son grandes y almendrados, generalmente de color verde, y su mirada, serena y profunda, también evoca a la de los linces. De hecho, se trata de felinos no aptos para la convivencia por su marcado instinto de caza.

Son excelentes saltadores y llegan a alcanzar los 3 metros de altura en sus saltos. Suelen realizarlos para cazar aves desde las ramas de los árboles y, por ello, se les conoce como 'el gato volador'. Su nombre procede del turco Karakulak, que significa 'oreja negra'. Y es que la parte exterior de sus orejas es de este color, haciéndolos aún más parecidos a los linces. Los cruces practicados con gatos comunes les generan problemas de salud.

Razas de gatos que parecen linces - Caracal

Maine coon

El maine coon es el otro gato parecido al lince por excelencia. Los pinceles de sus orejas, los ojos almendrados, la nariz larga y los penachos de los dedos son sus atributos más característicos y evocadores del lince. A diferencia del caracal, que tiene un manto de pelo corto entre rojizo y anaranjado, con el vientre y el pecho blancos, el maine coon pertenece a las razas de gato de pelo largo y luce en la frente la M de las razas tabby.

Son excelentes cazadores y nadadores y disfrutan sobremanera del tiempo al aire libre. Necesitan de la compañía e interacción humana para sentirse útiles y contentar a su tutor, con quien forjan un estrecho vínculo. Pese a su aparente fiereza, son muy dóciles y no es inusual que esperen a su humano favorito en la puerta de casa. Saben gestionar la soledad, pero reclaman estimulación, física y mental, a diario.

Te contamos más del Maine coon en la siguiente ficha completa de SoyUnGato.

Razas de gatos que parecen linces - Maine coon

Bosque de Noruega

Esta raza, habituada a vivir en gélidos bosques, no podía faltar en nuestra selección de gatos que parecen linces. Luce un manto voluminoso de pelo largo que lo aísla con eficacia del frío y de la humedad, al tiempo que lo hace aparentar más grande de lo que en realidad es. Sus mejillas no son tan prominentes como las del maine coon, pero, a primera vista, sus rasgos faciales guardan ciertas similitudes.

Los bosque de Noruega se adaptan bien a la vida de interior, pero necesitan disponer de acceso a zonas verdes para saltar y trepar. En su defecto, un árbol para gatos con distintas alturas y accesorios suplirá esta carencia. Si van a convivir con otros animales, deberían ser socializados a temprana edad y presentados de forma paulatina para evitar disputas. Son muy cariñosos e inteligentes, por lo que su adiestramiento resulta sencillo.

Razas de gatos que parecen linces - Bosque de Noruega

Siberiano

Este precioso gato es oriundo de la fría región de Siberia, al oeste de Rusia, razón por la que posee un largo y denso manto de pelo, que lo protege de las bajas temperaturas y de la humedad. Es más profuso en el cuello, en el vientre, en las patas traseras y en la cola. Sin embargo, el siberiano muda poco pelo y apenas produce la proteína Fel D1, que es la causante de la reacción alérgica al pelo de gato en algunas personas.

No conviene bañarlo, salvo que sea imprescindible, por ejemplo, porque al acicalarse existe riesgo de que se intoxique. Así, no alteramos las secreciones sebáceas de su manto, que son, precisamente, las que consiguen mantener su temperatura corporal en un nivel adecuado. Son gatos muy inteligentes y cariñosos, más apegados que los maine coon y que los bosque de Noruega, que disfrutan del juego con el agua.

Descubre más del Gato siberiano en el siguiente artículo que te presentamos.

Razas de gatos que parecen linces - Siberiano

Highlander

Esta raza de gato que parece un lince es híbrida y relativamente reciente, ya que The International Cat Association (TICA) la reconoció en 2005 como raza preliminar. Fruto del american curl y del lince, ha tomado lo más característico de ambos. Del primero, sus orejas rizadas y su cola corta y, del lince, su envergadura corporal. Estos mininos son grandes en tamaño y simpatía.

Los machos adultos pueden alcanzar fácilmente los 9 kg de peso y las hembras los 6 kg. Son muy dependientes de su tutor y proclives a desarrollar ansiedad por separación si pasan muchas horas solos en casa. Por ello, no son adecuados para las personas que se ausentan con frecuencia de casa. Lo usual es que sean de pelo corto y patrón atigrado, aunque también los hay de pelo largo. Su mantenimiento es sencillo.

Razas de gatos que parecen linces - Highlander
Imagen: Dogalize

Ragamuffin

El origen de este gato que parece un lince es desconocido. La teoría más asentada apunta a la criadora californiana Ann Baker. Se cree que los ragamuffin surgieron del cruce de su gata persa, Josephine, y de un radgoll. Se les suele confundir con los persas. Sin embargo, son más esbeltos, tienen los ojos más grandes y la cara más pequeña que estos, con forma de nuez.

Su pelo largo es muy grueso y tiende a enredarse, por lo que conviene cepillarlos un mínimo de 3 veces por semana para prevenir la ingesta de bolas de pelo. Les gusta comer y hacer largas siestas junto a su tutor. Por ello, una dieta ajustada a su edad y actividad y varias sesiones de juego al día les ayudan a mantenerse en su peso. La higiene de orejas es obligada para evitar los ácaros y las otitis, ya que sus oídos son delicados.

No te pierdas toda la información que necesitas saber del Gato ragamuffin en la siguiente ficha.

Si ha llegado a tu vida un gato que parece un lince, ¿qué te parece comprar una placa con su nombre? En ella podrás añadir tu número de teléfono o su número de identificación para que, si un día se pierde, puedan contactarte rápidamente.

Actualmente encontramos una infinidad de opciones, pero si eres de las personas que prefieren comprar online y recibir su pedido lo antes posible, en Amazon tienes una placa personalizada disponible en varios tamaños, de manera que podrás escoger aquella que más se adapte a tu gatito o gatita. Puedes consultarla aquí:

Razas de gatos que parecen linces - Ragamuffin

Si deseas leer más artículos parecidos a Razas de gatos que parecen linces, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comparativas.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Razas de gatos que parecen linces
Imagen: Dogalize
1 de 7
Razas de gatos que parecen linces

Volver arriba