Problemas del comportamiento

Mi gato orina en el sofá: causas y cómo evitarlo

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. 9 mayo 2023
Mi gato orina en el sofá: causas y cómo evitarlo

Hay muchas ventajas de compartir el hogar con uno o más mininos, pero hay que tener en mente que adoptar a un gato es también una gran responsabilidad y que, eventualmente, tendremos que lidiar con situaciones no tan agradables. Una de ellas es percibir que nuestro gato ha orinado fuera del arenero y, lo peor, en algún mueble, objeto o ropa que realmente nos gusta, como el sofá o el sillón.

Un gato orina en el sofá, principalmente, por estrés, por tener un arenero inadecuado, por no gustarle la arena, por sentir que un desconocido ha dejado su olor en él, por al llegada de un nuevo animal a casa o por estar enfermo. Afortunadamente, hay muchas buenas prácticas que puedes aplicar si tu gato orina en el sofá para evitar que ello siga sucediendo, además de asegurarte de que esta conducta inapropiada no afecte a su salud y bienestar. Para conocerlas, te invitamos a seguir leyendo este artículo de SoyUnGato, donde hablaremos de las principales razones por las que tu gato orina en el sofá y qué hacer para solucionarlas. ¡Sigue leyendo y descúbrelas!

También te puede interesar: Por qué mi gato orina en mi ropa
Índice
  1. Causas patológicas
  2. Problemas con el arenero
  3. Estrés
  4. Marcaje

Causas patológicas

Si tu gato solía usar el arenero sin problemas, pero repentinamente ha cambiado sus hábitos de eliminación, ya sea porque ha empezado a orinar en el sofá u otros lugares inusuales, o porque muestra dificultades para hacer sus deposiciones, lo primero que te recomendamos hacer es llevarlo al veterinario para descartar cualquier causa patológica. Hay diferentes enfermedades y trastornos metabólicos que pueden generar dolor, estrés o afectar a las vías urinarias de los gatos, haciendo que sean incapaces de tener pleno control de sus vías urinarias y/o excretoras.

Solo para mencionar un ejemplo, las infecciones urinarias, que son bastante frecuentes en los gatos, suelen incrementar la micción o las ganas de orinar, aunque no siempre haya orina acumulada en la vejiga para eliminarse. Por otro lado, uno de los principales síntomas de la diabetes en gatos es un aumento del apetito y de la sed que, entre otras cosas, provocan un aumento de la micción. Además, hay algunas patologías que provocan síntomas neurológicos y/o alteraciones en el comportamiento habitual de nuestros mininos, incluso de las conductas relacionadas con la higiene y los hábitos de eliminación.

Problemas con el arenero

Una vez descartadas las causas patológicas, si te preguntas por qué tu gato orina en el sofá, el siguiente paso será revisar su arenero. Si la caja de arena o la zona de eliminación de tu gato no está debidamente acondicionada para cumplir sus rigurosos estándares de higiene, sus preferencias y algunos principios básicos de funcionalidad, es posible que el resultado sea un rechazo que hace que tu gato prefiera orinar en algún sitio que le resulte más conveniente. En este sentido, los problemas más comunes que deberías revisar son:

  • Elección del arenero: si la caja de arena es muy pequeña y poco profunda, tu gato puede no sentirse lo suficientemente cómodo como para hacer sus deposiciones allí. Además, lo más probable es que, cada vez que tu minino trate de usar su arenero, esparza arena en su zona de eliminación, lo que te demandará más tiempo y esfuerzo invertidos en su limpieza. En estos casos, es común observar no solo que el gato orina en el sofá, sino también en otros lugares como tu cama. Si es tu caso, consulta este post: "Cómo evitar que el gato orine en la cama".
  • Tipo de arena: la arena de sílice, que contiene gránulos bastante grandes y fabricados con un gel sintético, puede resultar incómoda para algunos mininos, favoreciendo un rechazo al uso del arenero. Por otro lado, la arena vegetal es mucho más ligera, pero suele adherirse a las patas de nuestros mininos, pudiendo causarles cierta molestia y terminar ensuciando todo el hogar. Para ayudarte, hemos recompilado los pros y los contras de los tipos de arena para gatos más populares en el mercado.
  • Ubicación: Para un gato, hacer sus deposiciones implica un momento de gran vulnerabilidad, ya que no pueden reaccionar con óptima destreza y agilidad mientras satisfacen sus necesidades fisiológicas. Entonces, si la caja de arena de tu minino no está ubicada en un lugar donde pueda tener fácil acceso y privacidad, lo más probable es que no se sienta lo suficientemente seguro como para acudir allí en un momento tan delicado. Para evitar que esto suceda, asegúrate de ubicar el arenero en un ambiente tranquilo, donde no haya un exceso de estímulos, y que no esté muy cerca de las zonas de alimentación y descanso. Una vez elegida y aprobada por tu minino, la ubicación debe ser fija, es decir, que debes evitar al máximo cambiar de lugar el arenero de tu gato y, en caso de que necesites mudarte de domicilio, trata de elegir un ambiente lo más similar posible al anterior para reubicarlo. Para más consejos, echa un vistazo a nuestros Consejos para mudarse con un gato y favorecer su adaptación.
  • Dificultades con el uso del arenero: esto es poco común, ya que el buen uso del arenero está más relacionado con el proceso de maduración de los gatos que con su educación o adiestramiento. No obstante, hay algunas buenas prácticas que pueden incentivar a tu minino a aprender más rápido y fácilmente a orinar y defecar en el arenero. Te las enseñamos paso a paso en el artículo “Cómo enseñar a un gato a usar el arenero”.
Mi gato orina en el sofá: causas y cómo evitarlo - Problemas con el arenero

Estrés

El estrés es una de las causas que explican por qué un gato orina en el sofá o en otros sitios inhabituales, tanto porque suele provocar alteraciones en su comportamiento habitual como porque es un factor de riesgo para el desarrollo de múltiples enfermedades. Un gato estresado convive con un enorme nivel de tensión acumulada, la cual, tarde o temprano, necesitará descargar para preservar un mínimo equilibrio en su cuerpo y su mente. Y si este gato no tiene a su alcance vías positivas para descargar esa tensión, hará lo que pueda para aliviar su malestar.

Es entonces cuando pueden surgir una infinidad de problemas de conducta que van más allá de orinar en el sofá y otras zonas, y que pueden asociarse con la destructividad y la agresividad en los gatos. En casos más complejos, cuando ya hablamos de un estrés crónico, un gato puede llegar a descuidar sus hábitos de higiene y acicalamiento (algo que sería impensable en un minino saludable), llegando a orinar en su propia cama o incluso a dormir dentro de la caja de arena.

¿Cómo solucionarlo?

Evitar que nuestros mininos se vean afectados por el estrés no siempre es sencillo, ya que son muchas las cosas que pueden estresar a un gato. Pero lo mejor que podemos hacer es adelantarnos a las necesidades básicas de nuestros compañeros felinos e intentar eliminar el mayor número de fuentes de estrés de nuestro hogar. En este sentido, para saber cómo evitar que un gato orine en el sofá por estrés, hay dos buenas prácticas esenciales, que son:

  • Evitar los cambios repentinos. Para ello, es fundamental planificar con antelación cada cambio al que debamos exponer a nuestro gato, ya sea en su alimentación o en su ambiente y rutina, y presentarle lenta y gradualmente la nueva realidad a la que deberá adaptarse. Por ejemplo, en lugar de cambiar el pienso de tu gato de la noche a la mañana, deberás hacer una transición gradual al nuevo alimento, mezclándolo con el anterior alimento y aumentando progresivamente el porcentaje hasta que tu minino se adapte al nuevo pienso.
  • Invertir en un buen enriquecimiento ambiental. La mejor estrategia para prevenir los síntomas de estrés y darle a tu minino vías positivas para gastar su energía, ejercitar su cuerpo y su mente, es brindándole un ambiente enriquecido con juguetes y una variedad estímulos sensoriales que le mantengan entretenido y motivado. En SoyUnGato, te contamos todo lo que necesitas saber sobre el enriquecimiento ambiental para gatos y también te enseñamos cómo hacer juguetes caseros para optimizar la estimulación mental de tu minino.

Además, si tu gato ya presenta síntomas de estrés o ansiedad, puedes hablar con un veterinario de confianza sobre terapias alternativas, como las flores de Bach, y sobre el uso de feromonas como tratamiento complementario para gatos estresados o hiperactivos. Pero, ¡atención!, no todos los gatos se ven beneficiados por el uso de feromonas, ya sean las naturales (como la famosa hierba gatera) o las sintéticas. Por ello, es fundamental que cuentes con una la orientación profesional de un veterinario antes de experimentarlas con tu minino.

Marcaje

Al contrario de lo que muchos piensan, el marcaje no siempre es la razón por la que un gato orina en el sofá o sillón, en la cama y ropa de sus tutores u otros objetos del hogar. Tampoco es cierto que solo los gatos machos marcan y que lo hacen con el único propósito de expresar su “dominio” sobre un espacio o ciertos recursos. En la realidad, tanto gatos machos como gatas hembras recurren al marcaje para liberar sus feromonas y comunicarse con sus congéneres.

Dependiendo de lo que tratan de comunicar, los gatos llevan a cabo diferentes tipos de marcaje que no sirven solo para delimitar su territorio, sino que también tienen fines reproductivos, es decir, para indicar su disponibilidad al apareamiento y atraer parejas receptivas, y también para “disparar” algunas reacciones en su propio cuerpo que suelen verse reflejadas en su comportamiento.

Ahora bien, cuando un gato orina en el sofá para marcar, generalmente, es por los siguientes motivos:

  • Reconoce allí algún olor extraño, principalmente de un individuo desconocido (ya sea de otro animal o de una persona). Imaginemos que recibes visitas en tu casa que se sientan en el sofá o el sillón para estar cómodos mientras conversan o miran una película contigo. Lógicamente, para ti estas son personas de confianza, pero para tu gato son individuos ajenos a su grupo social, es decir, extraños cuyas intenciones él desconoce. Probablemente tú no seas capaz de percibir que el sofá ha cogido un olor distinto al de siempre, pero este cambio no pasará desapercibido para el poderoso olfato felino. Y es posible que tu gato orine en el sofá o se frote intensamente contra él para volver a liberar sus feromonas y restablecer su marca olfativa en este espacio/recurso.
  • Ha llegado un nuevo gato o perro. Otra posibilidad es que hayas introducido un nuevo gato u otro animal en el hogar sin presentarlos previa y correctamente. La presencia de extraños en su territorio puede intensificar el comportamiento de marcaje de un gato, así como la necesidad de captar la atención de sus tutores con diferentes comportamientos. Y si, además, tu nuevo compañerito anda dando vueltas por el sofá, es muy probable que tu buen y viejo minino sienta la necesidad de disputar este ambiente o recurso y termine orinando en el sofá para dejar muy claro a su rival cuáles son sus posesiones y cuáles son los límites que debe respetar para evitar conflictos.

En ambos casos, debes tener en cuenta que tu gato no marca solo para decir que “el sofá le pertenece” y no le agrada la idea de compartirlo con desconocidos, sino también para volver a sentirse plenamente seguro y a gusto en su casa. Recordemos que los gatos son muy sensibles a cualquier cambio repentino y recomponer las condiciones habituales es una forma de aliviar la ansiedad y restaurar el equilibrio en su entorno.

Mi gato orina en el sofá para marcar, ¿qué hago?

Antes de nada, asegúrate de que realmente se trata de un marcaje, observando el comportamiento y la postura de tu minino al orinar en el sofá. Cuando marcan, los gatos prefieren hacerlo en superficies verticales y eliminan una pequeña cantidad de orina en forma de espray, mientras mantienen su cola bien erecta.

Ahora, si realmente se trata de un marcaje, deberás averiguar por qué marca y tener paciencia porque este es un comportamiento inherente a la naturaleza de los gatos, por lo que intentar inhibirlo o – peor aún – castigar a tu gato por llevarlo a cabo es totalmente contraproducente y peligroso, pues solo provocarás un gran estrés a tu gato y harás que te tenga miedo o que sienta la necesidad de defenderse de ti recurriendo a la agresividad.

La única medida realmente eficiente para controlar o incluso eliminar comportamientos asociados al deseo sexual, como el marcaje y el escapismo, consiste en castrar a tu gato. Entendemos que, quizás, la idea pueda sonarte algo invasiva, pero la realidad es que, además de impactar positivamente en la conducta de un gato y favorecer una buena convivencia con otros individuos, la castración también ayuda a prevenir enfermedades con alta tasa de mortalidad en los gatos, como las infecciones y los tipos de cáncer que afectan a sus genitales o el tracto reproductor. Por todos estos motivos, recomendamos que converses con tu veterinario sobre el mejor momento para castrar a tu gato.

Por otro lado, si has adoptado a un nuevo compañero felino, ten en cuenta que es mucho más probable que se produzcan conflictos entre dos gatos si los obligas a interactuar y compartir ciertos ambientes en contra de su voluntad. Mejor concéntrate en crear las condiciones más propicias para que ambos tengan una genuina voluntad de interactuar, poniendo atención a las siguientes pautas:

  • Socialización. Para que dos gatos no se peleen al compartir el mismo hogar, es indispensable que cada uno de ellos tenga acceso a un adecuado proceso de socialización, el cual debería empezar durante sus primeras semanas de vida, pero que también se puede llevar a cabo en la edad adulta con mucha paciencia. En SoyUnGato, te contamos cómo y cuándo socializar a un gato correctamente.
  • Disponibilidad de recursos. Tu casa debe tener más recursos que animales para evitar disputas vinculadas a un contexto de escasez. Por ejemplo, si hay dos gatos en la misma casa, no está mal que se dispongan al menos tres areneros. Además, cada minino tiene que contar con su propia cama, su propio comedero y bebedero, sus propios juguetes, etc.

Revisados estos dos factores clave, te recomendamos poner en práctica estos Consejos para que dos gatos se lleven bien.

Ya has visto que son varias las causas que explican por qué un gato se mea en el sofá o sillón y qué hacer para evitarlo, de manera que ponte manos a la obra para solucionar la situación.

Mi gato orina en el sofá: causas y cómo evitarlo - Marcaje

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato orina en el sofá: causas y cómo evitarlo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Mi gato orina en el sofá: causas y cómo evitarlo