Problemas del comportamiento

Cómo castigar a un gato cuando se orina en casa

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. 9 enero 2024
Cómo castigar a un gato cuando se orina en casa

Regresar a casa y encontrar pis de gato en el suelo, en las alfombras o en el sofá no es una situación extraña para quienes han decidido compartir su vida con estas hermosas criaturas. Lógicamente, no es una situación agradable y, cuando empieza a repetirse con frecuencia, muchos tutores se preguntan cómo castigar a un gato cuando se orina en casa para que esta conducta no vuelva a repetirse.

En este sentido, lo primero que nos gustaría explicarte es que, entendiendo el enfado o la tristeza que puede provocarte esta situación, aún más teniendo en cuenta lo difícil que suele resultar limpiar las manchas y eliminar el olor a orina de gato de objetos y muebles que pueden ser muy costosos, los castigos y el regaño no son los métodos más eficientes ni los más seguros para lograr que un gato deje de hacer pis en lugares inapropiados. Por ello, antes de hablar de las causas de esta conducta, queremos empezar este artículo de SoyUnGato explicando por qué deberías recurrir a otras estrategias para fomentar un buen uso del arenero y atenuar comportamientos instintivos relacionados con el marcaje, en lugar de sencillamente castigar o encerrar a tu gato. ¿Empezamos?

Índice
  1. ¿Hay que castigar a un gato cuando se orina en casa?
  2. Por qué mi gato se orina por casa
  3. Qué hacer cuando un gato se orina en casa

¿Hay que castigar a un gato cuando se orina en casa?

La respuesta es: ¡NO! Orinar, por un lado, es un acto natural y saludable que los gatos necesitan llevar a cabo para eliminar residuos metabólicos y toxinas de su cuerpo, así como para mantener estables los niveles de líquidos y electrolitos. Por ello, un aumento de la frecuencia de micción o de las ganas de orinar, al igual que las alteraciones en el color de la orina y de las heces, pueden ser señales de que un gato está enfermo. Por otro lado, el acto de orinar también está asociado al marcaje, que es un comportamiento instintivo e inherente a la naturaleza de los gatos, desempeñando un rol clave en la comunicación con sus congéneres.

En ambos casos, independiente de por qué un gato orina en casa (algo que veremos en más detalle en el siguiente apartado), el castigo no te permitirá abordar la causa del problema, resultando poco eficaz para evitar la repetición de la conducta. Además, corres el riesgo de pasar por alto un problema de salud que mitiga la calidad de vida de tu minino.

Otros puntos desfavorables para evitar castigar a un gato cuando se orina en casa y optar por otras estrategias son los siguientes:

  • Estrés. Los castigos, al igual que el regaño, producen mucho estrés en los gatos, el cual tiene efectos nocivos en su salud y comportamiento.
  • Miedo. A mediano o largo plazo, si regañas o castigas sistemáticamente a tu gato para eliminar un comportamiento instintivo y natural, lo único que lograrás será que tu gato te tenga miedo e interprete tus acciones como una potencial amenaza a su bienestar, pudiendo recurrir a reacciones agresivas con fines de autopreservación. Es decir, que, más allá de debilitar el vínculo con tu minino y exponerlo a emociones muy negativas, estos métodos también pueden resultar peligrosos para ti.

Por último, pero no menos importante, debes saber que el castigo y el regaño por sí solos no son suficientes para enseñar a tu gato ninguna conducta u orden de obediencia. Al castigarlo o regañarlo, solo le señalas que ha hecho algo malo, pero no le indicas cuál es la forma correcta de comportarse. Por ello, el refuerzo positivo es una herramienta mucho más recomendable y eficiente, ya que permite indicar objetivamente al minino cuál es la conducta que debe ser asimilada y repetida para la obtención de una recompensa (por ejemplo, una golosina o un juguete). Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre el refuerzo positivo en gatos y cómo aplicarlo correctamente: "Guía sobre el refuerzo positivo en gatos".

Por qué mi gato se orina por casa

Antes de preguntarte cómo castigar a un gato cuando se orina en casa, la primera cosa de la que deberías ocuparte es de entender por qué esto está sucediendo. En el anterior apartado, mencionamos las dos razones más comunes por las que un gato se orina por toda la casa. A continuación, empezaremos repasando estas dos causas más comunes y, en seguida, veremos algunas más.

Problemas de salud

Hay varios problemas de salud y enfermedades comunes en los gatos que pueden conllevar a un incremento de la micción, como sucede en la diabetes mellitus, por ejemplo. Igualemnte, un aumento de las ganas de orinar cuando no hay orina almacenada para eliminarse es un síntoma frecuente de las infecciones de orina en gatos.

Por ende, si tu minino empieza a orinar por toda la casa repentinamente o incluso si acude muy seguido al arenero, el primer paso será llevarlo al veterinario para constatar su estado de salud. Solo después de descartar posibles causas patológicas deberías evaluar otras explicaciones.

Marcaje

La segunda causa está relacionada con el marcaje en los gatos que, al contrario de lo que muchos creen, no siempre se lleva a cabo con la finalidad de delimitar un territorio o reafirmar su posesión sobre ciertos recursos allí presentes. Los gatos machos y hembras también marcan para transmitir su disponibilidad para aparearse y atraer a las parejas receptivas en su entorno, así como para sentirse seguros en un entorno y en la presencia de otros individuos.

Así mismo, los gatos no solo marcan con orina, sino también frotando su cuerpo contra superficies o recursos, así como arañando para liberar feromonas e imprimir una huella visual que evidencia su presencia en cierto espacio. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre los diferentes "Tipos de marcaje en gatos" y qué puedes hacer para atenuar estos comportamientos.

No obstante, debes tener en mente que, después de alcanzar la pubertad y, con ella, la madurez sexual, los gatos machos y hembras tienden a acentuar el marcaje y otros comportamientos relacionados con el deseo sexual y el instinto reproductivo, como la monta, el escapismo y las diferentes expresiones de la territorialidad. Además, hay una serie de factores que pueden contribuir aún más para la intensificación de estos comportamientos instintivos, en especial la presencia de parejas sexualmente receptivas en los alrededores y la llegada de un individuo extraño al hogar, principalmente (pero no exclusivamente) si se trata de otro gato del mismo sexo, el cual puede ser interpretado como un rival por tu minino.

Igualmente, cuando dos gatos enteros (es decir, no castrados) del mismo sexo comparten el mismo entorno pueden producirse disputas e incluso peleas después de alcanzar la madurez sexual. Y si hablamos de gatos de sexos distintos, son altas las probabilidades de que ocurran embarazos no planificados cuando ambos ya sean sexualmente activos.

Estrés

El estrés es otra razón frecuente por la que un gato orina en lugares inusuales, porque, por un lado, suele provocar alteraciones en el comportamiento habitual de un minino, generalmente asociadas a la necesidad de aliviar la tensión acumulada, y, por otro lado, el estrés también es un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades.

Más allá de orinar fuera del arenero, un gato estresado puede manifestar una infinidad de síntomas que, muchas veces, a nivel comportamental se manifiestan a través de la destructividad o incluso de la agresividad. En casos más complejos, cuando ya hablamos de un estrés crónico, un gato puede llegar a descuidar sus hábitos de higiene y acicalamiento, orinando en su propia cama.

Problemas en el arenero

Si la caja de arena o la zona de eliminación de tu gato no cumplen con sus rigurosos estándares de higiene y algunos principios básicos de funcionalidad, el resultado más probable será un rechazo hacia este recurso y/o ambiente. En consecuencia, tu gato acudirá a otros sitios que le resulten más reservados y limpios cuando necesite orinar y hacer sus deposiciones. Para evitar que esto ocurra, es necesario poner atención a las siguientes pautas:

  • La elección del arenero: si la caja de arena es muy pequeña y poco profunda, tu minino puede no sentirse lo suficientemente cómodo como para orinar y hacer sus deposiciones allí. Además, lo más probable es que, cada vez que tu minino trate de usar su arenero, esparza arena en su zona de eliminación, lo que se traducirá en una mayor inversión de tiempo y esfuerzo para limpiarlas.
  • El tipo de arena: la arena de sílice, que contiene gránulos bastante grandes y fabricados con un gel sintético, puede resultar incómoda para tu minino, promoviendo un rechazo hacia el arenero. A su vez, la arena vegetal es mucho más ligera, pero suele adherirse a las patas de los gatos, generándoles cierta incomodidad. Para asegurarte de hacer una buena elección, echa un vistazo a nuestra lista con los pros y los contras de "Los principales tipos de arena para gatos".
  • La ubicación del arenero: para un gato, hacer sus deposiciones implica un momento de gran vulnerabilidad. Entonces, si el arenero no está ubicado en un lugar donde tu minino pueda tener privacidad y fácil acceso, lo más probable es que él no se sienta lo suficientemente seguro como para acudir allí en un momento tan delicado. Para evitar que esto suceda, asegúrate de ubicar la caja de arena en un ambiente tranquilo, donde no haya un exceso de estímulos, y que no esté muy cerca de las zonas de alimentación y descanso. Una vez elegida y aprobada por tu minino, la ubicación del arenero debe ser fija, y, en caso de que necesites mudarte con tu gato, intenta elegir un ambiente lo más similar posible al anterior.
Cómo castigar a un gato cuando se orina en casa - Por qué mi gato se orina por casa

Qué hacer cuando un gato se orina en casa

Tengamos en mente que las estrategias más propicias dependerán de la causa de dicha conducta en el caso específico de tu minino. Por ello, siempre es prudente consultar con un veterinario antes de aplicar cualquier metodología que encuentres en Internet o que te haya recomendado un amigo o familiar.

Ahora bien, cuando hablamos de cómo evitar que un gato se orine en casa, debemos diferenciar dos situaciones distintas que requieren de la intervención del tutor. La primera consiste en señalar al gato cuál es el lugar apropiado para hacer sus deposiciones. La segunda – y, de lejos, más importante – tiene que ver con la prevención de dicho comportamiento. Profundicemos en cada una a continuación:

1. Enséñale a usar el arenero

En este punto, debemos tener en mente que un buen uso del arenero tiene más que ver con el natural proceso de maduración de los gatos que con su educación. Por ende, cuando un minino empieza a orinar en lugares que consideramos inapropiados, generalmente, esto no se debe a que no le enseñamos a usar correctamente el arenero, sino a un rechazo hacia este recurso o a otros factores que pueden hacer que un gato orine por la casa (y de los cuales hablamos anteriormente).

Así mismo, algunos gatos pueden presentar ciertas dificultades para adaptarse al arenero, en especial cuando aún son muy cachorros. En estos casos, cuando exista la necesidad de señalar al gato que cierto lugar o recurso no es apropiado para llevar a cabo sus rutinas de eliminación, no es necesario recurrir a los castigos ni hacer un uso abusivo del regaño. En lugar de ello, si hablamos de un gatito que aún está aprendiendo a usar el arenero y si logras percibir que tiene ganas de orinar, sigue estos pasos:

  1. Llévalo directamente al arenero y permítele tener privacidad para hacer sus necesidades.
  2. Enseguida, es muy recomendable que lo felicites por su buen comportamiento y le ofrezcas una recompensa, que puede ser una caricia, un juego o una golosina. Esto ayudará a que tu gato entienda más fácilmente que allí es el lugar más adecuado para hacer pis.

Por otro lado, si hablamos de gatos adultos, que no suelen ser receptivos a una manipulación repentina, lo mejor será que te concentres en generar las condiciones más propicias para que acuda al arenero. Y jamás, pero jamás, lo interrumpas ni trates de agarrarlo mientras está orinando o defecando, pues es muy probable que reaccione de forma defensiva y puedes salir lastimado. Una buena estrategia, al menos durante el periodo de adaptación al hogar, es dejar a disposición de tu gato varios areneros. De esta forma, tendrás menores probabilidades de que tu minino orine en lugares inadecuados y mayores de elegir un sitio favorable a la aceptación de tu minino, ya que le estarás permitiendo elegir por sí mismo.

Respecto a la forma correcta de regañar a un gato cuando orina en casa, si estuviéramos hablando de otras conductas, te diríamos que un simple y firme “¡NO!”, asociado a la posterior señalización del lugar adecuado para su realización, sería la forma más correcta de proceder. Pero, tratándose de una necesidad fisiológica y un comportamiento instintivo, como lo es orinar, no tiene sentido siquiera pensar en reprender al gato por llevarla a cabo. Mucho mejor y más seguro es seguir estos consejos: "Cómo enseñar a tu gato a usar el arenero".

2. Evita y trata el estrés

Más allá de las buenas prácticas respecto a la promoción de un adecuado uso del arenero y la aplicación de un buen método educativo, también es importante que trates de atenuar los otros dos grandes factores que pueden hacer que tu gato orine por toda la casa, que son el estrés y el marcaje.

Respecto del estrés, es importante que sepas que son varias las cosas que estresan a los gatos, por lo que no siempre es fácil adoptar una prevención integral. No obstante, lo mejor que puedes hacer es adelantarte a las necesidades básicas de tu minino e intentar eliminar el mayor número de fuentes de estrés de tu hogar. En este sentido, hay tres pautas fundamentales a las que debes poner atención:

  • Evita los cambios repentinos. Para ello, es fundamental planificar con antelación cada cambio al que debamos exponer a nuestro gato, ya sea en su alimentación o en su ambiente y rutina, y presentarle lenta y gradualmente la nueva realidad a la que deberá adaptarse. Recordemos que no es recomendable cambiar la ubicación del arenero y, en caso de que estés planteándote una mudanza de domicilio, no dejes de echar un vistazo a estos "Consejos para mudarse con un gato".
  • Optimiza el enriquecimiento ambiental. La mejor estrategia para prevenir los síntomas de estrés y darle a tu minino vías positivas para gastar su energía y ejercitar su cuerpo y su mente, es brindándole un ambiente enriquecido con juguetes y una variedad estímulos sensoriales que le mantengan entretenido y motivado. En SoyUnGato, te contamos todo lo que necesitas saber sobre el "Enriquecimiento ambiental para gatos" y también te enseñamos "Cómo hacer juguetes caseros" para optimizar la estimulación mental de tu minino.
  • Planifica la llegada de un nuevo miembro a la familia. Si estás pensando en adoptar a otro gato u otro animal, entiende que esto supone un enorme cambio para tu minino y que le puede generar muchísimo estrés. Lo ideal es que tanto tu gato como el nuevo integrante de la familia tengan, al principio, ambientes separados, donde cuenten con sus propios recursos, y vayan empezando a interactuar poco a poco, siempre voluntariamente. Jamás debes obligarlos a compartir recursos ni territorio, pero sí puedes estimularlos a tener la curiosidad de conocerse. ¿Cómo? Aquí te explicamos "Cómo presentar a dos gatos".

Además, puedes evaluar, siempre junto a un veterinario, los beneficios de algunas terapias alternativas, como las flores de Bach y el uso de feromonas como tratamiento complementario para gatos estresados o ansioso. Pero, ¡atención! No todos los gatos se ven beneficiados por el uso de feromonas, ya sean las naturales (como la famosa catnip o hierba gatera) o las sintéticas, como las de Feliway. Por ello, ¡la orientación del veterinario es indispensable!

3. Valora la castración

Intentar inhibir comportamientos instintivos mediante la aplicación de castigos, encierros o regaños no es recomendable ni seguro, tanto para ti como tu minino. No obstante, existe un método comprobadamente eficiente para atenuar significativamente o incluso eliminar la mayoría de los comportamientos asociados al deseo sexual en los gatos, como el marcaje y el escapismo. Hablamos de la castración, un procedimiento quirúrgico que, llevado a cabo en el momento adecuado y por un profesional competente, presenta muy pocos riesgos para la salud del minino. En realidad, castrar a un gato ayuda a prevenir enfermedades con alta tasa de mortalidad en machos y hembras, en especial las que afectan a los genitales y el aparato reproductor.

La castración también es la forma más confiable de prevenir embarazos no planificados en las hembras y las peleas entre los machos que frecuentemente se asocian a la territorialidad. Además, un gato castrado, ya sea macho o hembra, experimentará cierta ralentización de su metabolismo, lo que puede impactar positivamente en su comportamiento, volviéndolo algo más calmado y, quizás, propicio al adiestramiento. Y siempre que no descuidemos su alimentación y actividad física, esto no tiene por qué traducirse en un sobrepeso. Pero, si aún tienes dudas respecto de los pros y los contras de la castración, te recomendamos la siguiente lectura: “¿Cuándo se notas los efectos de castrar a un gato?”.

Una vez descubierto cómo castigar a un gato cuando orina en casa, o más bien cómo no castigarlo y qué estrategias son realmente eficaces, no dudes en ponerte manos a la obra y en dejar tus comentarios si tienes alguna duda.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo castigar a un gato cuando se orina en casa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Cómo castigar a un gato cuando se orina en casa