El gato siberiano, peludo y cariñoso

El gato siberiano es toda una institución en su Rusia natal. Junto con el Maine coon y el Bosque de Noruega forman la triada de los ‘gatos de bosque‘, llamados así porque históricamente han sido empleados como cazadores de roedores en constante contacto con la naturaleza.

Este felino de las nieves goza de un porte majestuoso y robusto. Sin embargo, hasta hace relativamente poco su existencia en Occidente ha sido todo un secreto a tenor de la prohibición existente en la Unión Soviética de tener animales de compañía.

Características del gato Siberiano

Su complexión es compacta, una cualidad que se ve alimentada por su pelaje semilargo, que es aún más largo en torno al cuello, el pecho y en la cola. Las extremas temperaturas que está habituado a soportar explican el por qué de su triple manto de pelo.

icono-mundo25 Origen: Rusia
icono-gato25 Tamaño grande
icono-peso25 Peso de 5 a 11kg machos y de 4 a 8kg hembras
icono-peine25 Pelo semilargo, denso y suave. Atigrado, azul, blanco, negro o plateado
icono-cabeza-gato-25 Cabeza en forma triangular con contornos redondeados
icono-orejas-25 Abiertas en la base y proporcionadas con respecto al tamaño del cuerpo
icono-ojo-25 Ojos grandes, oblicuos y en tonalidades azul, verde o ámbar
icono-cola-25 Cola larga y peluda. Se estrecha a medida que nos acercamos a la punta, donde  es redondeada.
icono-longevidad-25 Longevidad estimada de 10 a 16 años
icono-casa-25 Dificultad para cuidarlo media

 

Gato siberiano en la nieve

Carácter de la raza de gato Siberiana

Esta raza corresponde a un felino independiente y cariñoso a partes iguales. Su pasado en el exterior, dando rienda suelta a su instinto de caza no es incompatible con su necesidad de afecto. De hecho, disfruta muchísimo de la compañía de los humanos.

El momento del cepillado constituye un instante de clímax para él, ya que le encanta que le acaricien y le cuiden. Es tranquilo, inteligente, curioso y se lleva bien con los niños, así como con otras mascotas.

Agradecerá sobremanera que le facilites un árbol para gatos, puesto que necesita escalar, trepar y ejercitarse a diario. Si dispones de jardín será el gato más feliz del mundo. ¿Sabías que también le entretienen los juegos con el agua?

Cuidados recomendados para los gatos Siberianos

Especialmente en las épocas de muda como son la primavera y el otoño, y enfatizando en la zona del abdomen, deberás cepillarlo 2 o 3 veces por semana. Utiliza un cepillo de púas largas y metálicas para no dañar su piel al eliminar la acumulación de pelo muerto.

No dudes en ofrecerle malta para gatos para facilitar la expulsión de las bolas de pelo y prevenir así las posibles obstrucciones intestinales que estas pueden desencadenar.

No conviene que lo bañes con frecuencia, aunque él no se resista. Su pelaje consta de una triple capa dotada de grasa para impermeabilizarlo y posibilitarle resistir a las gélidas temperaturas de su hábitat natural.

Si te ves en la necesidad de bañarlo hazlo en seco. No te costará encontrar en el mercado un producto específico para ello. Sus orejas, dientes, ojos y uñas también reclaman su momento de limpieza. Para ello, utiliza una gasa humedecida en agua o en suero fisiológico.

Gato SIberiano sobre paja

Salud del gato siberiano

El siberiano es un gato sin enfermedades prevalentes de consideración. Al margen de la cardiopatía hipertrófica no existen patologías reseñables en esta raza. Mantener actualizado su calendario vacunal y acudir a consulta veterinaria dos veces al año resulta esencial.

Historia de la raza y datos curiosos

El primer documento escrito sobre esta raza data de 1889. En el libro ‘Nuestros gatos’ de Harrison Wier se describe a un felino de rasgos afines al siberiano. Procede de la zona asiática oriental de Siberia, en Rusia, donde es muy popular desde hace más de 1.000 años.

Históricamente han sido los encargados de mantener los monasterios y las granjas libres de roedores. En la época de los Zares eran igualmente requeridos para estos menesteres. Su extensión por Europa tuvo lugar tras la caída del muro de Berlin.

Se considera que es fruto del cruce del gato europeo, también llamado gato Romano, y del gato salvaje de los montes de Siberia. Dada la antigua prohibición de la Unión Soviética de poseer mascota, los granjeros solían esconderlos.

Gato siberiano marrón

En 1987 la World Cat Federation (WCF) reconoció oficialmente la raza. En 1990 EE.UU., Alemania, Francia o España cayeron rendidos a la belleza de estos gatos.

¿Sabes que el siberiano puede ser considerado un gato hipoalergénico? Aunque ninguna raza está completamente exenta de producir alergias, en esta está constatado que produce menos proteína FelD1, que es la responsable del 80 % de las alergias.

Otra curiosidad que merece tu atención es que hasta los 3 meses de edad su pelo es corto. Si no te resistes a tener un ejemplar de esta raza y es hembra extrema las precauciones, porque en época de celo muestran una actitud escapista.