Razas de gatos

Gato británico de pelo largo

 
Equipo editorial de SoyUnGato
Por Equipo editorial de SoyUnGato. 17 agosto 2022
Gato británico de pelo largo

El conocido como gato británico de pelo largo o british longhair surge del cruce entre gatos británicos de pelo corto o british shorthair y gatos persas que comenzó a hacerse a mediados del siglo pasado. Además de su aspecto físico, hay que tener en cuenta su personalidad, ya que, en general, se trata de un gato de carácter calmado e independiente, aunque a la vez se muestra cariñoso y juguetón.

Todas estas características pueden hacerlo una muy buena compañía en numerosos hogares. En este artículo de SoyUnGato vamos a repasar todo lo que te interesa saber para conocer el origen del gato británico de pelo largo, sus características, carácter, cuidados y otros datos relevantes sobre su manejo y salud.

Índice
  1. Origen del gato británico de pelo largo
  2. Características del gato británico de pelo largo
  3. Carácter del gato británico de pelo largo
  4. Cómo cuidar a un gato británico de pelo largo
  5. Educación del gato británico de pelo largo
  6. Problemas de salud del gato británico de pelo largo
  7. Cuánto vive un gato británico de pelo largo
  8. Dónde adoptar un gato británico de pelo largo
  9. Curiosidades del gato británico de pelo largo

Origen del gato británico de pelo largo

Como hemos dicho, para conseguir al gato británico de pelo largo fue necesario cruzar gatos británicos de pelo corto con gatos de raza persa, muy popular por su espectacular pelaje, entre otros rasgos. El resultado ha sido un gato con un físico muy similar al del británico de pelo corto, pero con un pelo de mayor longitud. Estos cruces se iniciaron a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, es decir, ya en el año 1945. Por lo tanto, estamos ante una raza felina relativamente reciente.

Aunque en su aparición se encuentra la mano humana, la intención en este caso no era crear una nueva raza, sino intentar preservar la genética de los gatos británicos de pelo corto y así evitar su desaparición, pues se encontraban en peligro. El gen que origina el pelaje más largo es recesivo, lo que quiere decir que de estos cruces nacían gatitos tanto de pelo largo como de pelo corto, que eran los que se querían hasta que los de pelo largo despertaron el interés de algunos criadores, que comenzaron a centrarse en su cría. A día de hoy han sido reconocidos como raza por algunas entidades, pero no por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Características del gato británico de pelo largo

Físicamente son similares a los gatos británicos de pelo corto, con la diferencia del pelaje, que es más largo. Así, son gatos de talla media, aunque pueden alcanzar incluso los 8 kg de peso. Las hembras serán, en general, algo más pequeñas. Son de constitución fuerte y robusta y patas anchas, por lo que parecen más grandes. Además, están bien musculados.

Su cabeza es redondeada y poseen una nariz corta y unas orejas pequeñas, también redondeadas. Por su parte, los ojos mantienen la forma redondeada, son grandes y se presentan en diferentes colores combinados con las tonalidades del pelaje. Finalmente, la cola es gruesa y tiene la punta redondeada.

Colores del gato británico de pelo largo

El pelaje de esta raza felina se considera semilargo. Es de tacto suave y posee subpelo. Puede ser de múltiples colores y presentarse de forma sólida, es decir, con el manto de todo el cuerpo de un solo color, o combinar dos tonalidades. Además, también se admiten varios patrones, como son el tortuga, el colourpoint o el atigrado.

Carácter del gato británico de pelo largo

En cuanto al carácter del británico de pelo largo, acostumbran a ser animales de naturaleza tranquila, incluso tímida o reservada, e independiente, lo que no quiere decir que no se muestren cariñosos y juguetones con sus cuidadores, pero cuando les apetece. No suelen necesitar estar pegados a ellos durante todo el día. Tampoco es habitual que se acerquen a las visitas. Por lo tanto, no hay que agobiarlos, sino respetar sus ritmos. En general, son animales equilibrados que pueden encajar bien en hogares de distintos tipos, incluso en aquellos con niños u otros animales, aunque no les importará estar solos.

Cómo cuidar a un gato británico de pelo largo

No estamos ante una raza cuyas necesidades difieran mucho de las del resto de gatos o requiera cuidados especiales. Así, hay que vigilar aspectos básicos como los que detallamos a continuación.

Alimentación del gato británico de pelo largo

Existen muchas opciones en el mercado para la alimentación felina. Debemos buscar aquella de mayor calidad y que mejor se adapte a las características y forma de vida de nuestro británico de pelo largo. El ingrediente principal tiene que ser la proteína de origen animal procedente de la carne o del pescado. El alimento se administrará, mejor, en varias raciones al día y siempre respetando las cantidades aconsejadas por el fabricante o veterinario, aunque habrá que prestar atención a la condición corporal del gato, es decir, ver si engorda o adelgaza, para ajustarlas.

Tienen tendencia a engordar, de ahí la importancia de controlar la dieta y de no excedernos a la hora de darles chuches. Además, si se opta por el pienso, conviene añadir todos los días una parte de comida húmeda, pues los gatos suelen beber poco y, al ser la humedad del pienso muy reducida, podrían no ingerir suficiente líquido.

Higiene del gato británico de pelo largo

Si bien no estamos ante un gato de pelaje excesivamente largo, sí tiene la longitud suficiente como para requerir cepillados regulares. Hablamos de una frecuencia de unas 2-3 veces a la semana, más durante la muda. Hay que pensar que todo el pelo que conseguimos retirar no será tragado por el gato. Una ingesta excesiva podría dar lugar a la formación de bolas de pelo, que pueden desencadenar distintos problemas digestivos e incluso obstrucciones. Además, un buen cepillado puede sustituir por completo al baño.

Por otra parte, hay que vigilar periódicamente los ojos, las orejas y la boca para mantener la higiene y descubrir cualquier signo de enfermedad de forma precoz. Las uñas son otro punto de atención y habrá que cortarlas si fuese necesario.

Enriquecimiento ambiental y ejercicio del gato británico de pelo largo

Al ser gatos a los que les gusta jugar, es importante que tengamos tiempo para dedicarles a diario y les ofrezcamos distintos juguetes con los que puedan interaccionar, ya sean caseros o comprados. Aprovechando su instinto cazador, puede ser buena idea darles juguetes que puedan perseguir. Además, es importante implantar medidas de enriquecimiento ambiental, esto es, convertir la casa en un espacio en el que el gato pueda desplegar todos los comportamientos que le son naturales, como trepar, saltar, correr, rascar o esconderse.

Para conseguirlo podemos utilizar rascadores verticales de diferentes alturas o mobiliario dispuesto para que pueda aprovechar el espacio vertical del hogar y no solo el horizontal. Estanterías colocadas a modo de escalera o pasarelas entre dos muebles son ejemplos de este tipo de acondicionamiento. De esta forma, el gato se mantendrá activo y estimulado tanto a nivel físico como psicológico, lo que contribuye a su bienestar y reduce el estrés que podría traducirse en problemas de comportamiento. Por otra parte, conviene que realice ejercicio para prevenir el sobrepeso.

Quizás te interese echarle un vistazo al siguiente post de SoyUnGato sobre Cómo hacer juguetes caseros para gatos.

Cuidados veterinarios

Como todos los gatos, va a necesitar seguir un programa de medicina preventiva, lo que implica acudir a revisiones veterinarias y establecer un calendario de desparasitaciones internas y externas y de vacunaciones, aunque nuestro ejemplar no tenga acceso al exterior. Además, se recomienda la castración tanto de machos como de hembras antes de que alcancen la madurez sexual.

Te dejamos esta Guía completa para desparasitar a un gato, aquí.

Educación del gato británico de pelo largo

Bien atendidos, es decir, con sus necesidades básicas cubiertas tanto en el aspecto físico como en el psicológico, son gatos que no suelen dar problemas y enseguida aprenden las rutinas del hogar, esto es, el uso del arenero, del rascador, los horarios de alimentación, juego y descanso, etc. Como son algo reservados sería interesante que nos preocupásemos por su socialización, exponiéndolos a diferentes estímulos de forma paulatina para que se acostumbren a ellos.

Descubre Cómo y cuándo socializar a un gato en este post que te sugerimos.

Problemas de salud del gato británico de pelo largo

En general, los gatos británicos de pelo largo gozan de buena salud, aunque es cierto que van a tener predisposición a padecer algunas enfermedades que afectan al corazón y a los riñones. En concreto, se trata de:

  • La cardiomiopatía hipertrófica: un engrosamiento del corazón que dificulta su funcionamiento. No te pierdas este post sobre la Cardiopatía felina: causas, síntomas y tratamiento.
  • La enfermedad poliquística renal: consiste en la aparición de quistes en los riñones que llegan a afectar a su estructura y, en consecuencia, a su funcionamiento.

Además, hay que saber que los británicos de pelo largo tienen tendencia a engordar y a padecer tanto sobrepeso como obesidad. Ojo porque los kilos de más no son solo una cuestión estética, sino que predisponen a sufrir algunas enfermedades, agravan otras y provocan intolerancia al ejercicio, al calor y a la anestesia.

Evita la formación de bolas de pelo mediante cepillados y favoreciendo el tránsito intestinal con una buena hidratación, ejercicio y una dieta con el aporte correcto de fibra. Por otra parte, como con cualquier otro gato, es necesario acudir al veterinario cada vez que presente algún signo que pueda sugerir la presencia de una enfermedad y programar revisiones periódicas, sobre todo a partir de los 7-10 años de edad.

Cuánto vive un gato británico de pelo largo

La esperanza de vida de estos gatos se sitúa en unos 15 años, pero es una cifra que va a depender mucho de los cuidados que se les dispensen tanto en el hogar como en la clínica veterinaria y tanto a nivel físico como psicológico, ya que alteraciones como el estrés también tendrán repercusiones en la salud física, por ejemplo, afectando a la fortaleza del sistema inmune. Así, bien cuidados no es extraño encontrar ejemplares que superen los 15 años y alcancen incluso los 18.

Dónde adoptar un gato británico de pelo largo

No es fácil adoptar un gato de esta raza. No son tan comunes como los británicos de pelo corto y es raro encontrarlos en asociaciones protectoras. Aun así, se puede buscar en entidades especializadas en la recogida de gatos o, en concreto, en esta raza o alguna similar. Si no hay un ejemplar de pura raza, podría haber algún cruce o, al menos, es posible que descubramos un gato perfecto para nosotros aunque no sea de ninguna raza en especial.

Curiosidades del gato británico de pelo largo

En este último apartado podemos anotar una anécdota desgraciada y, por suerte, superada: cuando nacieron los primeros gatitos de británico de pelo largo fueron descartados, pues, recordemos, lo que se pretendía era mantener la raza británico de pelo corto. Estos pequeños eran regalados e incluso asesinados. Esto cambió en cuanto el interés de algunos criadores comenzó a desarrollar la raza que conocemos y apreciamos a día de hoy.

Información del Gato británico de pelo largo
Origen
  • Europa
  • Reino Unido
Características físicas
Peso medio
  • 3-5
  • 5-6
  • 6-8
  • 8-10
  • 10-14
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-15
  • 15-18
  • 18-20
Tipo de pelo

Fotos de Gato británico de pelo largo

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Gato británico de pelo largo

Sube la foto de tu mascota
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
1 de 5
Gato británico de pelo largo