cachorros-de-gato-Ocicat

Junto al Bengalí y al Mau egipcio, el Ocicat es la tercera de las razas felinas que luce con orgullo un patrón moteado que le confiere ese aire salvaje tan elegante y bello. Su parecido con el manto del ocelote, que habita en el centro y sur de América, da lugar a su nombre. Sin embargo, su temperamento es muy cariñoso y apegado a su tutor humano.

Comparte muchas similitudes con el siamés, aunque los cruces con el gato europeo le dota de una mayor corpulencia. Son sumamente activos, inteligentes y comunicativos, por lo que si optas por un gato de esta raza deberás dedicar tiempo a diario a jugar juntos, ya que reclaman interactuar con su familia para mantenerse equilibrados.

Características físicas del Ocicat

Son más grandes, fuertes, bajos y alargados que el siamés, pero comparten con esta raza con la que están emparentados su porte atlético. Su hocico suele ser bastante cuadrado, su mentón fuerte, su cuello forma un arco, sus patas delanteras son ligeramente más cortas y sus pies ovalados. Como en otras razas, los machos son más grandes que las hembras.

icono-mundo25Origen América (EE.UU.)
icono-gato25Tamaño mediano
icono-peso25Peso de 4 a 6 kg machos y de 2 a 4 kg hembras
icono-peine25Pelo corto, muy pegado al cuerpo, suave y de brillo satinado. Suelen presentar una marca tabby en forma de M en la frente. Desde ella se reparten uniformemente las hileras de motas por todo el cuerpo, siendo la parte central la de mayor concentración. El fondo suele ser de color bronce y las manchas negras o seal
icono-cabeza-gato-25Cabeza redondeada y con forma de cuña. De perfil, se aprecia una ligera elevación desde el puente de la nariz hasta la frente
icono-orejas-25Orejas no excesivamente triangulares, están bien separadas y portan los característicos penachos de los linces
icono-ojo-25Ojos grandes, almendrados y ligeramente sesgados hacia las orejas. Suelen ser de tonalidad ámbar o verde, nunca azul
icono-cola-25Cola larga, fina, especialmente hacia la punta, y de un tono siempre más oscuro al del resto del cuerpo
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 10 a 15 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo media

 

Carácter y comportamiento del gato Ocicat

Estos mininos han heredado del gato siamés su temperamento curioso, inteligente, juguetón y activo. Muestran un comportamiento de exclusividad hacia el humano que seleccionan como favorito, del que se encariñan enseguida. Necesitan sentir la cercanía de su familia y no llevan bien pasar tiempo solos. Son vocales y sociables con los extraños.

Por su inteligencia aprenden rápido. Dada su predisposición a manifestar un rol dominante si tienes otras mascotas en casa deberás socializarlo, preferentemente a edades tempranas, y llevar a cabo una adaptación paulatina. Le encanta saltar y trepar, siendo los escenarios de exterior sus predilectos para explorar y jugar.

gato-de-raza-Ocicat

Cuidados que requiere el gato Ocicat

Su principal necesidad tiene que ver con la actividad y el juego. Deberás reservar tiempo a diario para jugar con él. Para los momentos de soledad le bastarán los juguetes de inteligencia y los árboles o rascadores de distintas alturas. Disponer de un espacio amplio, convenientemente enriquecido es otro requisito a satisfacer para garantizar su bienestar.

Su alimentación debe ser variada, de calidad y racionada a fin de prevenir la obesidad. Cerciórate de proveerle de la cantidad diaria de proteínas y ácidos grasos Omega 3 y 6 que reclama para que su organismo y su manto permanezcan en óptimas condiciones. El cepillado, 2 o 3 veces por semana, y la higiene de ojos, orejas y dientes son requeridos.

Salud del gato Ocicat

El enriquecimiento genético que se ha derivado de la cantidad de razas (siamés, abisinio, europeo y American shorthair) empleadas en su creación favorece que hasta el momento no se le conozcan enfermedades congénitas o hereditarias asociadas. No obstante, acudir 2 o 3 veces al año al veterinario te permitirá vacunarle y prevenir afecciones a tiempo.

Historia de la raza y datos curiosos

Esta raza nació en el estado de Michigan (EE.UU.) en la década de los 60. Se considera que la mascota de Virginia Daly (Berkley, 1964) de nombre Tonga es el primer ejemplar de raza Ocicat. Este minino fue concebido por un gato de raza siamés y una gata mezcla de siamés y abisinio.

Tonga lucía un precioso manto de color marfil con motas doradas y ojos de color cobre. Al poco tiempo, a la hija de Virginia se le ocurrió el nombre de Ocicat conjugando ocelote y cat, gato en inglés. No obstante, este gato fue esterilizado y la creación de esta raza como tal se produjo después gracias a los cruces llevados a cabo entre siameses y europeos.

El propósito era lograr un minino de estructura física similar a la del siamés, pero con un patrón distinto, el moteado que evoca a este felino salvaje, el ocelote. Tom Brown incorporó los americanos de pelo corto a los cruces. En 1986 la TICA reconoció la raza mientras que la FIFE hizo lo propio en 1992.