El gato Siamés – Características y comportamiento

0

De movimientos ágiles y cuerpo esbelto, el siamés constituye una de las razas felinas más antiguas que existen. Posee una fuerte musculatura y un temperamento cariño e intrépido que te conquistarán.

En sus orígenes en Siam, la actual Tailandia, era considerado un animal sagrado por el color blanco que los caracteriza al nacer, un amuleto que atrae la buena suerte. Su necesidad de compañía humana le vale el apodo de “perro de los gatos”.

Características del gato Siamés

Debido a un gen térmico, las zonas más frías del cuerpo (patas, cola, cara y orejas) son más oscuras que el tronco, que suele ser de un tono beige o crema. En estas zonas de menor temperatura el pigmento se fija con mayor facilidad.

icono-mundo25 Origen Asiático
icono-gato25 Tamaño mediano
icono-peso25 Peso de 4.5 a 7 kg machos y de 3,5 a 5,5 kg hembras
icono-peine25 Pelo corto, abundante y sedoso. Colores: En la variante oriental, seal point, chocolate point, blue point, lilac point, red point, cream point, canela, cervato y blanco. En la variante thai, seal point, chocolate point, blue point, lilac point, red point, cream point y tabby point.
icono-cabeza-gato-25 Cabeza triangular
icono-orejas-25 Orejas grandes y puntiagudas
icono-ojo-25 Ojos almendrados y de un tono azul intenso
icono-cola-25 Cola llarga, estrecha y con terminación en gancho
icono-longevidad-25 Longevidad estimada de 12 a 18 años
icono-casa-25 Dificultad para cuidarlo baja

 

características-físicas-del-gato-siamés

Carácter de la raza de gato Siamés

El gato siamés destaca por su carácter curioso y cariñoso. Su inteligencia y capacidad de observación se ven alimentadas por su innata curiosidad. Es tremendamente afectuoso con sus adultos conocidos, llegando a deprimirse si no es correspondido.

Por tanto, no lleva bien quedarse solo durante todo el día. Es impaciente y tiende a quejarse con gran teatralidad si no consigue lo que quiere al instante. Le encanta el juego, también con niños, así como escalar, esconderse o los paseos al aire libre.

Prueba a llevarlo a la naturaleza, si quieres sujeto con una correa, y comprobarás cómo da rienda suelta a su instinto investigador. Llega a ser celoso y posesivo con los suyos. En cambio, es algo escurridizo con los desconocidos.

Pese a ser una raza pacífica puede pelearse con otros congéneres debido a su instinto de protección del territorio. Como gato asíatico, es hiperactivo y desborda vitalidad. Adiéstralo desde cachorro sobre dónde puede jugar y dónde no, pero hazlo sin gritar.

¿Sabes que es un dormilón? Puede llegar a dormir hasta 12 horas. Las primeras horas del día y el atardecer por sus momentos predilectos para agasajarte con su ronroneo. Alcanzan la madurez sexual a los 5 meses y las camas son numerosas.

Deberás armarte de paciencia para hacer frente a los periodos de celo, ya que los maullidos son constante y agudos, similares al llanto de un bebé. Por todo ello, resulta conveniente que recurras a la estirilización si deseas rehuir el abandono.

Aunque se resiste a los cambios de hogar, si lo acostumbras desde pequeño tolera los viajes en coche, ¿curioso verdad?

Gato-Siamés-en-el-jardín

Cuidados recomendados para un minino Siamés

Al tratarse de un felino de pelo corto el cepillado no te llevará mucho tiempo. Un par de veces por semana será suficiente para suprimir el polvo y los restos de pelo muerto. Emplea un cepillo de púas cortas y un paño humedecido después para realzar su brillo.

Permítele que se ejercite, puesto que para gozar de salud reclama un espacio de juego. Eso sí, deberás establecer unos límites desde cachorro. De lo contrario, se adueñará de toda la casa. Enséñale con paciencia y buenas palabras. No lleva bien los gritos.

Procúrale el cariño y atención que precisa. Su dependencia podría enfermarlo si no se siente querido. Tenlo en cuenta antes de adquirirlo o adoptarlo. Su alimentación debe ser sana, preferiblemente enriquecida con ácidos grasos omega 3 y 6 para cuidar su pelaje, siendo muy recomendable la alimentación natura:

Acude al veterinario para someterle a las revisiones semestrales y mantén actualizado su calendario vacunal. Sobra decir que ante cualquier indicio de enfermedad deberás acudir al especialista.

gato-siamés-de-ojos-azules

Problemas de salud comunes en la raza Siamés

En términos generales, es una raza de larga esperanza de vida, pudiendo alcanzar los 20 años de vida si los cuidados que demanda son atendidos. No obstante, como ocurre con algunas razas de gato presenta predisposición a ciertas patologías.

El estrabismo era más recurrente en sus orígenes. En la actualidad, resulta más infrecuente como consecuencia de los cruces selectivos. La hidrocefalia y el carcinoma mamario en las hembras son igualmente poco frecuentes ahora.

Las infecciones respiratorias pueden ser provocadas por virus o bacterias. Si aprecias estornudos persistentes, que está apático e inapetente acude al veterinario. Los nudos en la cola son otra de las enfermedades más recurentes en el gato siamés.

Los desencadena la deformación del cartílago del esternón. Las afecciones cardíacas, la mala circulación, la obesidad por vejez, las otitis y la sordera completan la relación de patologías a las que es más proclive esta raza.

Historia de la raza y datos curiosos del Siamés

Esta elegante y grácil raza de gato procede del reino de Siam, la actual Tailandia, donde era considerado un animal sagrado y de enorme valor. Tanto es así que solo la realeza podía tenerlo.

Su color blanco al nacer lo convertía en un animal puro, que atraía la suerte y que albergaba el espíritu de los fallecidos. Los primeros registros de esta raza datan de 1350. El Poema del gato custodiado en la Biblioteca Nacional de Bangok así lo corrobora.

En Europa se introdujo a finales del siglo XIX. Concretamente, en el año 1884 cuando el cónsul inglés en Bangok, Owen Gould, regaló a su hermana 2 ejemplares de esta raza. En EE.UU. lo hizo hacia el 1890. La FIFE reconoció oficialmente esta raza en 1936.

Existen ciertas leyendas vinculadas al gato siamés. Se dice que se les encomendó a varios ejemplares de esta raza el cuidado de unos jarrones repletos de piedras preciosas. Los gatos los custodiaron tan bien que sus colas quedaron enrolladas y sus ojos estrábicos.

Las princesas de Ayudhia, capital del reino de Siam, destruida por los birmanos en 1767, colocaban sus anillos en la cola de sus gatos siameses. De ahí, que estas sean curvadas y con forma de gancho.

¿Sabes que existen 2 variantes de gato siamés? El gato oriental o moderno es más esbelto y con la cara más afilada que el thai o tradicional. Este último posee un cuerpo más redondeado, aunque de menor tamaño que el oriental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí