El gato abisinio, carácter, curiosidades y cuidados

También conocido con ‘abys’, este pequeño puma es todo energía y alegría. Más podría decirse que se trata de un perro por su desbordada necesidad de compañía. Su porte atlético no es casualidad, por lo que deberás proveerle de accesorios para ejercitarse.

El gato abisinio es otra de las razas más antiguas y populares que existen. Se presume que ya en el Antiguo Egipto se paseaban por los templos, venerados por ser considerados hijos de los dioses.

Características del gato abisinio

Si algo caracteriza a este raza de gato es su apariencia estilizada, ágil y fuerte, así como las franjas en tonos más oscuros en torno a la columna y más claras debajo del cuello, en la barriga y en la parte inferior de las patas.

icono-mundo25 Origen Etiopía (África)
icono-gato25 Tamaño mediano
icono-peso25 Peso de 3 a 6kg machos y de 3 a 5kg hembras
icono-peine25 Pelo corto, suave y tupido y fino. Color ruddy (franjas negras o marrones sobre fondo melocotón cálido), sorrel (franjas chocolate sobre fondo melocotón), silver (fondo plateado), azul (franjas gris azulado sobre fondo beige), fawn (franjas gris rosado sobre fondo beige) y cinnamon (fondo canela)
icono-cabeza-gato-25 Cabeza cuneiforme o triangular con la frente ligeramente abombada
icono-orejas-25 Orejas de base ancha, extremos redondeados y posicionadas hacia adelante
icono-ojo-25 Ojos grandes, almendrados y en tonos verde, dorado, copper (cobre) o hazle (avellana)
icono-cola-25 Cola larga y tupida
icono-longevidad-25 Longevidad estimada de 9 a 13 años
icono-casa-25 Dificultad para cuidarlo baja

 

caracteristicas-fisicas-de-gato-abisinio

Carácter-Comportamiento

Bien podría decirse que el gato abisinio es la viva imagen de la alegría. Siempre curioso y atento a lo que sucede a su alrededor, es muy inteligente y reclama una constante atención de su miembro de la familia favorito.

Algunos señalan que padece el “síndrome de Peter Pan”, porque pese a crecer sigue comportándose como un niño pequeño. Celoso de los niños, necesita que lo mimen y no lleva bien competir por la atención de su favorito.

Siempre dispuesto a jugar y a que lo cepillen o acaricien, prefiere la compañía de los adultos. Es muy inteligente, con lo que no te costará demasiado enseñarle, siempre mediante el refuerzo positivo, dónde puede jugar o realizar sus necesidades.

Como buen gato de interior es muy asustadizo con los desconocidos y el exterior de su hogar.

Cuidados para el gato abisinio

Dada su complexión atlética deberás asegurarle la actividad física diaria mediante árboles para gatos. De este modo, podrá escalar y saltar a tu antojo dando rienda suelta a su desbordante energía.

Deberás cepillarlo, con un cepillo de púas cortas para no dañar su piel, una vez por semana. Así, favorecerás a la eliminación del pelo muerto y si acompañas el cepillado con una gamuza humedecida, además de encantarle la experiencia, contribuirás a potencial el brillo de su pelo.

Sus dientes, orejas, ojos y uñas también reclaman sus cuidados en orden a una conveniente higienización. Para ello, prioriza el pienso seco sobre los patés, utiliza productos específicos y procúrale un rascador para que pueda afilar sus uñas de forma natural.

Aunque no siempre es imperativo, a tenor de su desgaste energético diario puedes optar por los suplementos de vitaminas y minerales. Si tienes dudas puedes asesorarte convenientemente visitando a tu veterinario.

cuidados-para-un-gato-abisinio

Salud del gato abisinio

Esta raza es propensa a padecer amiloidosis renal, o lo que es lo mismo, insuficiencia renal crónica, atrofia retinal (un tipo de ceguera hereditaria recurrente en los perros), luxación de rótula, hernia umbilical y gingivitis.

Siempre que le brindes una dieta nutritiva, mucho cariño y el ejercicio diario que precisa su salud estará en las mejores manos.

Historia de la raza y datos curiosos

Está extendida la presunción de que los gatos abisinios proceden del Antiguo Egipto. No en vano, su fisonomía se asemeja bastante a la del gato rojo, tan popular en el arte egipcio y que prestó su rostro y cuerpo a la diosa Bast.

El hallazgo en 1890 de más de 200.000 momias de gatos de rasgos equiparables al gato abisinio, así como las imágenes de los frescos y esculturas del Medio y Bajo Egipto recuerdan a esta raza venerada.

No obstante, su génesis parece ubicarse en Abisinia, la actual Etiopía, tras la expidición militar a este país liderada por el Lord Robert Napier en 1860. El ejemplar que llevó a Gran Bretaña fue bautizado con el nombre de Zulu, alcanzando la popularidad en su exhibición de 1868.

Su patrón ticking (punteado) emulaba al pelaje de camuflaje del conejo, por lo que fue cruzado en Gran Bretaña con gatos mestizos de pelaje similar. De hecho, la línea europea procede del cruce de ejemplares rojos con otros silver tabby.

El primer documento escrito alusivo a esta raza data del 1874. Concretamente, en la novela ‘Cats, their points’ de Gordon Staples se narra la historia de Zulu que perteneció a la esposa del capitán Barret-Lenrad y que poco comparte con el abisinio actual.

De hecho, el abisinio moderno, tal y como lo conocemos en la actualidad, procede de la cría que se efectuó en Estados Unidos de ejemplares de calidad importados de Reino Unido. La raza fue reconocida oficialmente en 1882 en Gran Bretaña y en 1986 en EE.UU.

Existe otra teoría que apunta al British bunny como antecesor del abisinio, siendo esta una raza de gatos nativos del reino británico.

Sea como fuere, la historia del gato abisinio destaca por haber superado las dificultades en varias ocasiones, primero tras las 2 Guerras Mundiales y después, tras la leucemia felina que obligó a importar ejemplares para proseguir con su cría en Reino Unido.

Como curiosidad, merece tu atención su similitud no solo con el gato rojizo egipcio, sino también con el felis lybica o gato montés africano, que podría ser su antecesor.

Su temperamento vital y amoroso te conquistará. Además, apenas maúlla, prefiere comunicarse con un suave ronroneo. ¿Sabes que comparte con el maine coon su gusto por el agua? Una raza increíble, ¿no crees?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí