cachorro-de-gato-jugando-con-el-papel-del-wc

¿Vuelves del trabajo y tu gato te sigue hasta el baño? Si te ha sucedido y te ha sorprendido, no te alarmes, se trata de un comportamiento usual que obedece a múltiples motivaciones. Si deseas descubrirlas y saber por qué mi gato me sigue al baño, permanece con nosotros.

Te revelamos las razones que lo explican y en qué casos deberías preocuparte. Si esta conducta es reiterativa y observas que reclama en exceso tu atención podría indicar un déficit de estimulación. Una vez descartada cualquier dolencia física con el veterinario, deberías procurarle nuevos juguetes, retos y dinámicas de ejercicio. ¡Comenzamos!

¿Tu gato te sigue al baño? Conoce las causas

Que un minino siga a su tutor al baño puede deberse a varias razones: a que necesita refrescarse, beber agua fresca, descubrir y entretenerse con nuevos estímulos o porque busca sentirse seguro y acompañado. En las próximas líneas ahondamos en cada una de estas motivaciones.

Tu mascota tiene calor

Como sabes, el baño es la estancia más fresca de cualquier vivienda. La incidencia de los rayos solares es menor y está provista de baldosas y dispositivos, como la ducha, el lavabo o el bidé que reúnen las condiciones perfectas para refrescar a un felino acalorado.

Tumbarse a descansar sobre esas frías baldosas resulta irresistible para cualquier minino en un caluroso día de verano. Es probable que lo repita también cuando no estés en casa. Por ello, no le reprendas ni le castigues por acceder a esta habitación y asegúrate de que cuenta con suficiente agua, limpia y refresca, a fin de prevenir los golpes de calor.

gatos-en-el-wc

Tu gato quiere agua fresca

Estos enigmáticos animales son capaces, a través de su desarrollado sentido del olfato, de discriminar el agua fresca de origen natural de la procesada y atestada de químicos. Tanto es así que probar el agua en continuo movimiento, por ejemplo, del váter o del lavado les resulta algo muy apetecible.

Si te parece anti higiénico que tu minino beba esta agua, provéele de una fuente para gatos. De este modo, tendrás la certeza de que se mantendrá hidratado al contar con un agua de su agrado.

Tu gato está aburrido

Este es el motivo más alarmante. Si tu mascota aprovecha cualquier ocasión para acompañarte al baño y observas que se enzarza en una particular pelea con el papel higiénico o que se escande en uno de los armarios te estará informando de su necesidad de descubrir nuevas formas de diversión. Las que conoce le resultan insuficientes.

Te seguirá donde quiera que vayas, con la salvedad de que en el baño dispondrá de todo un arsenal de utensilios, muebles y demás objetos que por su olor, textura y forma captarán toda su atención. Se trata de una pista que apunta a un enriquecimiento ambiental deficiente y a la antesala del estrés o de futuras conductas agresivas si no lo atajas.

El baño, toda una jyncana gatuna

Desde el papel higiénico que pueden morder y rasgar hasta las toallas en las pueden echarse o arañar pasando por la ducha, el sanitario, las estanterías y el mobiliario en los que pueden explorar, esconderse y saltar, todo cuanto forma parte de un baño es muy llamativo y divertido para los felinos. Ninguno puede resistirse a caer rendido a su embrujo.

Sin embargo, no es menos cierto que en esta estancia solemos guardar los productos de higiene personal y los cosméticos que por sus componentes pueden llegar a irritar la piel y las mucosas de los mininos o intoxicarlos si los ingieren. Por tanto, cerciórate de que estos artículos permanecen fuera del alcance de tu mascota, por ejemplo, cerrando la puerta.

Crea juguetes caseros

Además de creativo y económico, construir los juguetes de tu minino recurriendo a objetos que tienes en casa le proporcionará una inmensa dosis de entretenimiento y gratitud. Tú también lo pasarás bien y tu salud recabará los beneficios inherentes a esta actividad lúdica y creativa a partes iguales.

Una gran caja de cartón decorada que puede servir como refugio gatuno, una caña elaborada con un palo de madera y una cinta elástica unida a una pelota o a un peluche, así como una caja más pequeña en la que puedes realizar varios orificios con un vaso para esconder una pelota son algunos ejemplos de juguetes caseros de lo más entretenido.

Tu gato reclama tu atención

Especialmente, si pasas buena parte del día fuera de casa es esperable que a tu regreso tu gato no escatime en oportunidades para estar contigo. No significa necesariamente que esté triste. Simplemente se siente seguro a tu lado y disfruta de tu compañía porque te aprecia.

Notarás que también te acompaña a otras habitaciones de la casa, que duerme contigo o que te pide que le regales tus caricias. Por ello, como siempre insistimos reserva unos minutos a diario para interactuar con tu mascota, aunque solo sea para cepillarla, acariciarla o hablarle. Ella lo agradecerá y le ayudará a mantenerse equilibrada y feliz.