Quienes convivimos con gatos somos conocedores de la riqueza de su lenguaje. De hecho, son más sutiles que los perros en sus comunicaciones con aquellos a los que aprecian. No solo se expresan a través de maullidos o del ronroneo, también lo hacen cuando se frotan contra ti y con la posición en la que colocan su cabeza, las orejas, la cola o sus bigotes.

La elección del lugar y de la postura en la que duermen es igualmente una forma de expresión. En este caso, de cómo se sienten con respecto al entorno en el que viven. En función de lo seguros que se sientan o del nivel de consciencia requerido en ese momento así serán las posturas en las que duermen los gatos y su significado. ¡Comenzamos!

Cómo duerme tu gato y qué significa

Los mininos dedican casi el 75 % del día a dormir con una media de 12-16 horas de sueño repartidas en 4 o 5 siestas a lo largo del día. En ocasiones, se las ingenian para adoptar posturas acrobáticas que nos arrancan una sonrisa. Sin embargo, no es lo mismo que duerman bajo una silla que lo hagan en una cama o sacando las uñas y moviendo la cola.

A continuación, ahondamos en las posturas más recurrentes en los gatos al descansar. Recuerda que cuanta mayor sea su percepción de seguridad más profundo será su descanso. Por ello, hemos ordenado las posturas de mayor a menor grado de inconsciencia. ¡Presta atención!, seguro que el significado de más de una te sorprende.

gato-durmiendo-boca-arriba

Boca arriba

Esta es la postura de máximo bienestar y seguridad. El sueño es profundo. Si ves a tu gato dormir así, con las patas estiradas y una zona corporal tan vulnerable como el abdomen a la vista, se debe a que está 100 % seguro de que ningún intruso va a interferir en su descanso. Aunque te cueste no deberías interrumpirlo, podrías mermar su confianza en ti.

En media luna

Los gatos que duermen enroscados, es decir, con la cola envolviendo su cuerpo y la cabeza próxima al pecho desean permanecer solos y que no les molesten. Tu mascota está disfrutando de un momento de sueño reparador con una estrategia corporal que le permite preservar su temperatura corporal al tiempo que protege sus órganos vitales.

Sobre tu cabeza

Si descubres a tu minino durmiendo sobre tu cabeza, deberías sentirte halagado porque en el código social felino, al igual que dormir acoplado a otro ser vivo, constituye una evidente muestra de afecto.

Con la lengua fuera

Es más que probable que esté soñando con algo muy apetecible. Por ejemplo, con una lata de atún, una crujiente golosina o, incluso, con una suculenta caza.

Cubierto

Los gatos adoran los lugares confinados o techados. Dormir dentro de una caja, cubiertos por una manta o resguardados bajo una mesa es demandado por su natural instinto de protección. Sentir la oscuridad y el contacto con las paredes les posibilita gozar de un lugar calentito, privado, seguro y alejado del bullicio para dormir.

Recurrir a este tipo de tácticas para conciliar el sueño suele ser propio de gatos que necesitan desconectar y evadirse del ajetreo provocado por los niños o el resto de mascotas con los que conviven. Si no lo tiene, siempre resulta muy saludable procurarle un lugar de uso exclusivo, a modo de refugio, al que pueda acudir cuando así lo requiera.

En ciertos casos, esta postura puede ser indiciaria de problemas de salud. Los mininos con asma o neumonía buscan guarecerse bajo una mesa o una silla como instinto en un intento por impedir que se compriman sus pulmones.

Sobre tu espalda

Los etólogos coinciden en que cuando un gato duerme sobre la espalda de su tutor es porque lo está protegiendo. Aunque parezca que está ausente durmiendo, vela por ti para que nada malo te suceda.

Con las patas delanteras estiradas

Seguimos avanzando en el nivel de consciencia durante el descanso. Si un gato duerme con las patas delanteras estiradas o lo que es lo mismo, con ellas por debajo del cuerpo denota un cierto estado de alerta. No está profundamente dormido. Esta posición corporal le facilita reaccionar si tuviera que salir corriendo para protegerse.

En sándwich

Se utiliza la expresión de gato sándwich para aludir a una postura que seguro has visto en más de una ocasión. El gato está erguido con las patas delanteras metidas bajo el cuerpo y con los ojos cerrados. Lo que ocurre es que no tenía intención de dormir, pero cerrar los ojos le proporciona un estado placentero de bienestar al que no puede resistirse.

Se trata de una posición de duerme-vela en la que existe capacidad de respuesta si fuera necesario actuar. El gato sándwich derrumbado, con la frente en el suelo, implica un mayor grado de inconsciencia, el sueño en este caso es algo más profundo.

Con las orejas erguidas y los ojos semicerrados

Esta cabezadita es muy ligera y es probable que se despierta ante cualquier ruido del ambiente. Muchas de las siestas diurnas de los gatos que llevan poco tiempo en su hogar y que aún no están plenamente familiarizados con el ajetreo de su familia suelen producirse en esta postura.

Como ves, cuando un felino duerme está haciendo algo más que descansando, te está revelando cuánto de cómodo y seguro se encuentra en el hogar que le has proporcionado. Si has descubierto información interesante y te ha gustado, no dudes es compartirla en tus redes sociales o en escribirnos un comentario. Nos encantará leerte.