gato-callejero

El Estudio de abandono de animales de compañía llevado a cabo por la Fundación Affinity no da lugar a dudas. El número de perros y gatos abandonados cada año en España no deja de crecer situándose en los 110 000 el pasado 2019. A su vez, se han de tener en cuenta los cientos de gatitos que nacen en la calle.

En este contexto, si alguna vez te topas con un gato abandonado o herido es lógico que te muevas a rescatarlo. Ten presente que esta es una de las acciones más generosas que puedes hacer. Eso sí, deberás ser paciente y comprensivo, ya que el minino puede haber sido maltratado o puede que padezca alguna enfermedad que le cause dolor.

¿Qué debes hacer al rescatar a un gato callejero para hacerlo bien?

Muchas veces la vida nos pone retos que aceptamos con coraje y sin pensarlo. Rescatar a un gato es uno de ellos. Sin embargo, si te encuentras en esta situación deberás armarte de paciente y actuar con calma para no alterar aún más al animal. Estos son los 4 pasos que deberías ejecutar para no errar en el intento. ¡Presta atención!

Gánate su confianza

Es más que probable que el gato no se acerque a ti. Es natural. Para romper el hielo y que comprenda que contigo no tiene de qué temer puedes recurrir a la comida. Dale tiempo. Seguro que acaba acercándose a ti. Recuerda hablarle con voz calmada y moverte sin realizar movimientos bruscos. Deberás controlar tu nerviosismo.

Actúa con celeridad y llévalo al veterinario

Dada la proliferación de suciedad y patógenos que habitan en las calles es posible que tu nuevo amigo necesite una desparasitación externa, e interna por haber ingerido alimentos contaminados o en mal estado. Por tanto, parece razonable llevarlo al veterinario para que lo explore y determine cuál es tu estado de salud.

Él te pautará sobre las vacunas que requiere o sobre los aspectos que necesites aclarar. Para llevarlo a la clínica deberás utilizar un transportín o improvisar uno con una caja de cartón o una prenda. Procura cogerlo por el cuello y taparle los ojos para no alterarlo. Controla sus patas para que no se zafe ni te lesione.

Búscale un hogar provisional

Una vez certificado su buen estado de salud (o adoptadas las medidas para que así sea) tu rescatado necesitará descansar y reponer fuerzas. Lo recomendable, y más cómodo, es que lo acojas en tu casa. Allí deberás procurarle comida de calidad, bebida, una camita y su bandeja sanitaria.

Puedes improvisar su cama con una caja y una manta. Para el arenero será suficiente con una caja de plástico y tierra. No olvides cambiarla con frecuencia. En el caso de la comida, si no dispones de pienso puedes ofrecerle una lata de atún al natural o prepararle un plato de arroz con carne, de pollo o de ternera, y una zanahoria. No le fuerces a comer.

Si se trata de un cachorro deberías darle leche especial en polvo. La venden en las veterinarias o en las tiendas de mascotas. Igualmente, puedes probar con una mezcla de leche de fórmula para bebés humanos de la etapa 1 y yema de huevo. Dásela mediante gotero o en una jeringuilla.

Toma una decisión sobre su futuro

Los primeros 2 o 3 días que pase en tu casa serán determinantes. En ellos comprobará que está en un lugar seguro, pero no deberás forzar la situación. Deberás esperar a que él tome la iniciativa. Al llegar a casa ya habrás comprobado su reacción. Si se ha mostrado nervioso dejarlo tranquilo en una habitación, en solitario, es lo más recomendable.

Si, por el contrario, lo has visto animado a explorar deja todas las puertas de las habitaciones abiertas y coloca todo lo que necesita en la estancia que él haya elegido. Si decides adoptarlo, pasado ese lapso de 2-3 días deberás colocar su comedero, su bebedero, su camita y su arenero en su ubicación definitiva.

Si no puedes quedártelo deberás comenzar a buscarle un hogar que reúna las condiciones adecuadas. La responsabilidad es condición sine qua non para tener la certeza de que estará bien atendido. Puedes comentarlo con amigos, valerte de las redes sociales o recurrir a las protectoras o asociaciones. En estas últimas pueden esterilizarlo gratis.

minino-abandonado

¿Qué sucede si no está abandonado?

Cabe la posibilidad de que no esté abandonado, si no que se haya extraviado. Su comportamiento y su aspecto te darán una pista al respecto. Por lo general, los gatos domésticos no abandonados suelen ser más dóciles y su aspecto no es el de un gato desnutrido y sucio.

Puedes utilizar los grupos de mascotas extraviadas de las redes sociales para hallar a su dueño. Seguro que lo está echando mucho de menos y te lo agradecerá con creces.

¿Qué sucede si tengo más mascotas en casa?

Si te decantas por acogerlo y ya tienes más gatos en casa resulta prioritario que no coloques en una situación de inferioridad a ninguno de los animales. Emplea el transportín para proteger al nuevo inquilino mientras el veterano lo olisquea. Dependiendo de cuál sea la reacción de ambos podrás dejar salir al gato rescatado para que se conozcan.

Si se ponen nerviosos y una pelea amaga con hacerse realidad será preferible separarlos por unos días permitiéndoles olerse varias veces al cabo del día. El minino acogido siempre deberá permanecer en el transportín durante estos encuentros. Pasado este tiempo puedes probar a permitir que se vean.

Esperamos que esta sencilla guía te haya resultado de interés y utilidad si alguna vez te topas con esta encrucijada. ¿Has tomado buena nota?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí