menu
Compartir

Cómo refrescar a un gato

 
Por Eva López, Editora de ExpertoAnimal. 10 agosto 2022
Cómo refrescar a un gato

¿Qué hacer si un gato tiene calor? ¿Podemos darle hielo? ¿Cómo lo refrescamos? En SoyUnGato queremos ayudarte a conseguir que tu minino pueda combatir el calor, especialmente durante las olas de calor, sin que su salud pueda verse perjudicada. Aunque el primer impulso sea mojarlo, lo cierto es que debemos tener mucho cuidado y saber cómo y dónde mojar a un gato, ya que si lo hacemos mal podríamos crear el efecto contrario.

No te pierdas este artículo y descubre todos nuestros consejos para saber cómo refrescar a un gato en verano o cuando tiene mucho calor.

También te puede interesar: Cómo es el pene de un gato

1. Consigue una buena temperatura ambiental

No todos los gatos toleran el calor de la misma manera. Aquellas razas acostumbradas a las altas temperaturas pueden adaptarse a los climas cálidos, sin embargo, las razas nórdicas, como el bosque de Noruega, son mucho más susceptibles al calor. Por otro lado, los gatos tienen las glándulas sudoríparas en las almohadillas de las patas, lo que significa que únicamente sudan por aquí y, por ende, lo pasan peor cuando hace mucho calor. De esta forma, en general, los gatos sufren cuando las temperaturas rondan los 30 ºC o algo menos en lugares húmedos.

Por todo lo anterior, una de las primeras medidas que debemos tomar a la hora de refrescar a un gato en casa es mantener una buena temperatura ambiental. Podemos intentar aclimatar todo nuestro hogar o solo una habitación para que el gato acuda a ella cuando lo necesite. La temperatura ambiente ideal para gatos es de 15 a 23 ºC. Para alcanzarla, podemos hacer uso de aire acondicionado y de ventiladores. Igualmente, es recomendable mantener las persianas bajadas durante las horas de más calor y, por tanto, más luz, para evitar que entren los rayos solares.

2. Mantenlo bien hidratado

Es sabido que los gatos son animales que tienden a beber poca agua. Esto es algo que heredaron de sus ancestros salvajes, quienes se mantenían hidratados, principalmente, a través de las presas que cazaban. Actualmente nuestros compañeros felinos raras veces cazan para comer y muchos de ellos se alimentan casi de forma exclusiva con pienso seco. Una falta de hidratación puede traer consigo muchos problemas de salud, como los relacionados con el sistema urinario. Por ello, garantizar que el gato se mantiene bien hidratado es indispensable no solo cuando hace calor, sino todo el año. Hablamos de esto en el siguiente artículo: "Por qué es importante la hidratación en mi gato".

La mejor forma de conseguir que los gatos beban la cantidad suficiente de agua es mediante una alimentación de calidad y adecuada a su especie. Estos animales necesitan ingerir alimento húmedo todos los días, de manera que no es aconsejable alimentarlos únicamente con pienso seco. Para ello, podemos alternar tomas de pienso con otras de comida enlatada o comida casera. También es posible establecer una dieta totalmente casera, pero recomendamos hacerla de la mano de un veterinario especializado en nutrición. Así mismo, podemos ofrecer caldo de pollo o de carne, siempre elaborado sin sal y con verduras aptas para los gatos, por lo que las cebollas tampoco podemos usarlas.

Por otro lado, las fuentes para gatos son, sin duda, sus favoritas para beber agua porque la mantienen en cosntante movimiento, algo que les encanta. Normalmente, estos animales rechazan el agua estancada, más aun si lleva mucho tiempo en el cuenco, por eso es normal verlos beber del grifo o utilizar su patita para tomar agua.

Cómo refrescar a un gato - 2. Mantenlo bien hidratado

3. Dale cubos de hielo

Ahora bien, si lo que necesitamos es refrescar a un gato con agua porque notamos que tiene mucho calor, darle cubitos de hielo es efectivo e inmediato, y es que, si te preguntas si se le puede dar hielo a un gato, ¡la respuesta es sí! Podemos añadirlos a su cuenco o fuente de agua o dárselos directamente para que se entretenga lamiéndolo. De esta manera, no solo se refrescará, también pasará un rato divertido.

Estos cubitos de hielo no tienen por qué ser solo de agua, también podemos hacerlos con caldo si, además, buscamos nutrir al minino o verlo disfrutar con algo que le encantará.

4. Mójalo con cuidado

"¿Puedo mojar a mi gato si tiene calor?", es una de las dudas más frecuentes y la respuesta es sí, pero con matices. En plena ola de calor o cuando vemos que están muy acalorados, podemos humedecer una toalla y pasarla por las zonas con menos pelo, es decir, por la cabeza, el cuello, las patas, el vientre (si nos deja) y las ingles. Sobre todo en aquellos gatos con mucho pelo o con el pelo muy largo, no es recomendable humedecer las partes más peludas porque se formaría vapor de agua y el resultado sería que el animal sentiría más calor. Para entenderlo mejor, se crearía un efecto sauna en el cuerpo del gato.

Si no tienes una toalla, puedes usar un pulverizador o tus manos, siempre controlando muy bien la cantidad de agua que usas para no excederte. Recuerda que el objetivo es refrescar, no empapar.

5. Aumenta la frecuencia de cepillados

Cepillar al gato nos ayuda a retirar el pelo muerto de una forma mucho más rápida, de manera que lo liberamos de ese exceso y, por tanto, evitamos que tenga más del que debería. De esta forma, se sentirá mucho más fresco.

El pelo cumple importantes funciones y él solo se encarga de regular la temperatura del gato desprendiendo más o menos cantidad. No obstante, como decimos, podemos ayudar al minino a expulsar el sobrante a través de los cepillados. Además, si lo acostumbramos desde pequeño, este puede ser un momento muy placentero y perfecto para reforzar el vínculo.

6. Prepara helados para gatos

En las tiendas de alimentación para animales encontramos helados para gatos ya elaborados, sin embargo, siempre es preferible hacerlos en casa para escoger todos los ingredientes y garantizar que son los más adecuados para nuestro minino. La dieta del gato debe estar compuesta principalmente por carne y/o pescado, por ello resulta una excelente idea preparar helados con estos ingredientes. Así, por ejemplo, podemos preparar helados de atún o pollo. Para ello, sigue estos pasos:

  1. Tritura atún o pollo. Puedes usar atún en lata (al natural, no en aceite) si te es más cómodo. En caso de usar la pieza de atún o de pollo, hiérvelo con agua ligeramente y deja que se enfríe.
  2. Mézclalo con agua o caldo hasta obtener una masa con textura cremosa.
  3. Introduce la mezcla en un molde para poder congelarlo.

Esta misma receta sirve para otros tipos de carnes o pescados. Igualmente, puedes hacerlos con frutas y yogur sin lactosa si quieres que consuma estos alimentos. Eso sí, en este caso deberás darle los helados de forma esporádica.

Cómo refrescar a un gato - 6. Prepara helados para gatos

7. Utiliza camas o esterillas refrigerantes para gatos

Una de las mejores formas de aliviar el calor en los gatos es mediante el uso de camas o esterillas refrigerantes. Existen de muchos tamaños, tipos y materiales, por lo que aconsejamos escogerla en función de los gustos del minino en cuanto a textura y forma. Eso sí, es muy importante adquirir una fabricada para estos animales para garantizar que ninguno de sus componentes es tóxico. Ten en cuenta que pueden romperse y mucha de ellas contienen gel refrigerante en su interior, por ello es importante que el fabricante garantice que no es dañino.

8. Evita que salga en las horas de más calor

Si a tu gato le gusta salir al exterior y no tienes inconveniente en que lo haga, para evitar que sufra por el calor es muy importante que establezcas horarios de salida y evites que salga durante las horas de más luz. Por el contrario, permite que explore cuando hace menos calor, como a primera hora de la mañana o por la noche. Si es posible, lo ideal es acostumbrarlo a salir con correa para poder controlar mejor los paseos.

Es positivo que los gatos salgan y disfruten del exterior, pero debido a que pueden exponerse a múltiples peligros, como accidentes o peleas con otros gatos, lo más aconsejable es vigilarlos y para ello debemos ir con ellos.

9. Permite que se ejercite, pero con cuidado

Dejar que tu gato juegue y se ejercite es positivo porque le ayuda a mantener su peso ideal. El sobrepeso hace que el animal sea todavía más susceptible al calor y, por ende, lo pase peor en verano. Por este motivo, y por todas las consecuencias que puede tener para su salud, es más que recomendable controlar el peso del gato.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las actividades, las sesiones de juego y de ejercicio deben realizarse cuando hace menos calor. Practicar ejercicio durante las horas de más calor solo hará que el minino se sienta aun más acalorado, por ello aconsejamos evitar jugar con él en estos momentos.

Por otro lado, si de refrescar al gato se trata, debes saber que también existen juguetes refrigerantes, de manera que combatirá el calor a la vez que se ejercita y divierte. Y si el minino es de los pocos que adoran el agua, ¡prepara una piscina para que pueda bañarse y jugar!

Cómo refrescar a un gato - 9. Permite que se ejercite, pero con cuidado

10. Protégelo del sol

Aunque parezca algo obvio, para mantener a un gato fresco es imprescindible protegerlo de los rayos solares. Para ello, debemos garantizarle zonas con sombra si disponemos de jardín y, como hemos dicho, habilitar un espacio fresco para que pueda resguardarse. Así mismo, si al minino le encanta tomar el sol, debemos controlar esta exposición evitando que pase mucho rato y utilizando protector solar para gatos. Es posible que no podamos vigilar en todo momento a nuestro felino, por ello el uso del protector solar es tan importante, ya que estos animales también sufren quemaduras solares, especialmente en las orejas y la nariz.

La exposición solar prolongada no solo es perjudicial para la piel, también puede provocar que el gato sufra un golpe de calor. Por todo ello, protégelo del sol y mantenlo bien fresco siguiendo todos nuestros consejos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo refrescar a un gato, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Cómo refrescar a un gato
1 de 4
Cómo refrescar a un gato

Volver arriba