menu
Compartir

Mi gato llora porque quiere salir, ¿qué hago?

 
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. Actualizado: 4 abril 2023
Mi gato llora porque quiere salir, ¿qué hago?

Si tu gato llora porque quiere salir de casa, quizás pienses que este comportamiento significa que él no se siente a gusto o no está feliz en su hogar. Sin embargo, hay muchos otros factores que pueden despertar esas ganas de dar un paseo por la calle, y esta no siempre es una señal negativa. El instinto de caza o reproducción, un ambiente poco enriquecido o estar enfermo son algunas de las razones principales. Por ello, está muy bien que te preocupes por brindar un entorno que promueva un mayor bienestar para tu minino.

En este artículo de SoyUnGato te ayudaremos a encontrar las respuestas a preguntas muy comunes en estas circunstancias, como “por qué mi gato solo quiere salir a la calle” o “qué hago si mi gato maúlla porque quiere salir”. ¡Sigue leyendo y descúbrelas!

Por qué mi gato quiere salir de casa

No hay una única razón por la que los gatos quieren salir a la calle y este comportamiento puede estar asociado tanto a sus instintos naturales como a ciertas necesidades que pueden surgir cuando un gato vive en un ambiente poco enriquecido. A continuación, veamos uno a uno los principales motivos por los que un gato llora porque quiere salir de casa:

Quiere cazar

Si bien se han adaptado muy bien a convivir con los humanos en entornos domésticos, los gatos no han sido domesticados igual que los perros y conservan muchos de los instintos primarios que los conectan con sus parientes felinos que viven en estado natural. Uno de ellos es el instinto cazador, que hace que los mininos disfruten muchísimo de juegos que simulan un contexto de caza y que puedan sentirse muy inquietos al percibir la presencia de una posible presa en sus alrededores.

Entonces, si tienes una ventana en tu casa desde donde se pueda contemplar el exterior, es posible que tu gato quiera salir para atrapar las presas que vislumbra desde allí, como una paloma u otros pájaros.

Está estresado o aburrido

Aunque son unos auténticos fanáticos de las siestas, los gatos también necesitan ejercitarse para gastar energía, moverse y mantener activos su cuerpo y su mente. Los mininos que llevan una rutina más sedentaria en entornos poco enriquecidos suelen acumular mucha tensión y, tarde o temprano, tratarán de encontrar alguna vía para descargarla. Entre otras cosas, un gato puede querer salir de casa sencillamente para correr, saltar y expresarse libremente, así como para tener contacto con otros individuos o estímulos que despiertan sus habilidades sensoriales y cognitivas.

Así mismo, cabe recordar que esta no es la única consecuencia del sedentarismo en el organismo y el comportamiento de los gatos, ya que el estrés crónico afecta severamente a su estado de salud y puede provocar problemas de conducta asociados a la destructividad e incluso a la agresividad.

Quiere aparearse

Los gatos se comunican de formas distintas a las nuestras y utilizan vías olfativas, sonoras, visuales y táctiles para interactuar con sus congéneres. El marcaje y las feromonas cumplen un rol clave en el sistema comunicacional de los gatos, ya que les permiten enviar señales químicas y visuales que indican no solo su posesión sobre ciertos ambientes y recursos, sino también su disponibilidad para el apareamiento. Como contamos en el artículo “Marcaje en gatos: tipos y qué hacer”, los gatos machos y hembras también marcan para liberar feromonas que esparcen un “olor a celo” que atrae a las parejas disponibles a su alrededor.

Entonces, si tienes un gato macho entero que siempre quiere salir de casa, es muy probable que este comportamiento se deba a que percibe la presencia de hembras sexualmente receptivas cerca y quiere escaparse para aparearse con ellas. Y si compartes tu hogar con una o varias gatas hembras, estos intentos de escape probablemente se acentuarán durante los periodos de celo, así como otros comportamientos asociados al deseo sexual y al instinto reproductivo en los gatos, como el marcaje. Este comportamiento suele ser más habitual durante la noche, por ello puedes notar que tu gato quiere salir de noche.

En este sentido, vale la pena recordar que los gatos machos alcanzan la madurez sexual a una muy temprana edad (entre su cuarto y sexto mes de vida) y se mantendrán sexualmente activos a lo largo de toda su vida. A su vez, las gatas hembras son poliéstricas estacionales, o sea, siempre y cuando haya buena disponibilidad de luz solar, podrán tener un celo tras el otro y se mostrarán receptivas al apareamiento casi todo el año.

Tiene frío

Los gatos necesitan calor para mantener un metabolismo equilibrado y sentirse bien, por lo que siempre evitarán permanecer en un ambiente frío. Y si dentro de tu casa no entra una buena cantidad de luz solar, o si no tienes un sistema de calefacción eficiente, tu gato puede querer salir al exterior para tomar sol y calentar su cuerpo. Aquí puedes aprender Cómo saber si tu gato tiene frío y qué hacer para protegerlo.

Está enfermo

Aunque esta no es la razón más frecuente por la que un gato quiere salir de casa, una de las señales de que un gato está enfermo es una marcada tendencia a evitar cualquier tipo de contacto con otros individuos y preferir estar solo la mayor parte del tiempo, probablemente permaneciendo escondido en algún sitio más reservado o de difícil acceso. Incluso, cuando un gato se va a morir, es común que busque un lugar aislado para hacerlo con más tranquilidad y libre de cualquier molestia o disturbio.

Entonces, si tu minino se esconde mucho, tiene síntomas de dolor o alteraciones en su comportamiento habitual, es importante que acudas al veterinario para constatar su estado de salud y descartar cualquier enfermedad subyacente.

Mi gato llora porque quiere salir, ¿qué hago? - Por qué mi gato quiere salir de casa

¿Debo dejar salir a mi gato?

Esta es una pregunta que solo tú podrás responder teniendo en cuenta la personalidad de tu gato, la educación que le has proporcionado y los pros y contras de que tenga libre acceso al exterior del hogar. En este último punto, podemos ayudarte listando brevemente las ventajas y desventajas de dejar salir a tu gato, echa un vistazo:

Ventajas de dejar salir a tu gato

Empezando por las ventajas, destacamos las siguientes:

  • Mejora su actividad física y estimulación mental. Si tu gato tiene acceso al mundo exterior, podrá entrar en contacto con una mayor diversidad de estímulos y, quizás, interactuará con un mayor número de individuos, y esto puede estimular un mejor desarrollo de sus capacidades sensoriales, cognitivas, sociales e incluso emocionales. Además, estas salidas pueden facilitar la práctica regular de ejercicios físicos, que es clave en la gestión de un peso saludable y un comportamiento más estable.
  • Combate el estrés y mejora el estado de ánimo. El sedentarismo, el encierro y un escaso enriquecimiento ambiental son causas muy comunes de estrés en los gatos. Por ende, un incremento de la actividad física y la estimulación mental mediante la realización de paseos al exterior puede ser útil (por supuesto, con las debidas precauciones) para evitar que tu gato esté estresado o aburrido dentro de casa, lo que se traducirá en un mejor estado de ánimo y un comportamiento más estable.
  • Reduce el tiempo y los recursos dedicados a la limpieza del arenero. Los gatos que salen con cierta frecuencia al exterior suelen aprovechar estos paseos para hacer sus deposiciones en una superficie y entorno más naturales. Esto conlleva a una economía de tiempo, esfuerzo y recursos diarios invertidos en la limpieza de la caja de arena y la zona de eliminación dentro del hogar.

Desventajas de dejar salir a un gato

Aunque dejar salir a tu minino tiene muchos beneficios, también puede presentar ciertas desventajas:

  • Riesgo de contraer enfermedades. Una de las precauciones más básicas y fundamentales que debes tomar en cuenta antes de dejar salir a tu gato es asegurarte de aplicarle todas las vacunas indispensables, desparasitarlo interna y externamente y proveerle una alimentación completa y equilibrada, tanto para prevenir deficiencias nutricionales como para evitar que tu gato consuma comida en mal estado o animales infectados para saciar su hambre. Así mismo, un minino que frecuenta las calles regularmente tiene más probabilidades de entrar en contacto con microorganismos patógenos que un gato que vive únicamente en un hogar bien higienizado y enriquecido.
  • Infecciones de transmisión sexual y camadas no planificadas. Un gato que no ha sido esterilizado o castrado, ya sea macho o hembra, tiene enormes probabilidades de aparearse al encontrarse con una pareja sexualmente receptiva. Esto no solo aumenta el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual, sino que también conlleva a embarazos no planificados que pueden acabar contribuyendo al aumento de la sobrepoblación callejera.
  • Peleas callejeras. También se dan con más frecuencia entre individuos enteros, ya sean machos o hembras, y suelen estar asociadas a disputas por un territorio y los recursos allí contenidos, lo que incluye las parejas sexualmente activas. Recordemos que, además del obvio riesgo de que tu gato se lastime al pelear con otro, existen muchas enfermedades que pueden trasmitirse en estas circunstancias, como la inmunodeficiencia felina, conocida también como SIDA felino.
  • Riesgo de que tu gato se pierda o escape. Es imposible eliminar este riesgo, pero sí puedes minimizarlo educando a tu minino y brindándole los mejores cuidados y los recursos fundamentales para que se sienta querido, seguro y a gusto en su hogar. Para más consejos en este sentido, te recomendamos el siguiente artículo: “¿Si un gato se escapa vuelve a casa?”.

Qué hago si mi gato llora porque quiere salir

Al verse en esta situación y considerando las significativas desventajas de permitir que sus mininos frecuenten las calles, muchos tutores se preguntan si es malo no dejar salir a un gato. Y la respuesta es: ¡NO!, pero siempre y cuando te comprometas a suplir las necesidades fundamentales de tu minino, tanto en términos de actividad física como de estimulación mental, para que el hecho de no salir a la calle no repercuta negativamente en su salud y comportamiento. En este sentido, te recomendamos poner especial atención a las siguientes pautas:

  1. Adapta tu casa para hacer feliz a tu gato. Este es el primer paso para asegurarte de que tu gato realmente quiera estar en su casa más que en cualquier otro lugar. Lo más básico, en este sentido, es certificar que sus zonas de alimentación, de descanso y de eliminación estén bien acondicionadas, con una suficiente cantidad de recursos adecuados a su tamaño y sus preferencias. Por ejemplo, una cama suficientemente grande y cómoda; un arenero en buenas condiciones, con suficiente cantidad de arena y bien higienizado; su propio comedero y bebedero, los cuales no deben estar muy cerca de la caja de arena ni de la zona de descanso; al menos un rascador compatible con su tamaño para que pueda mantener sus uñas en buen estado sin dañar los muebles del hogar, etc. Para más consejos útiles, te recomendamos la siguiente lectura: “Cómo hacer feliz a un gato fácilmente”.
  2. Enriquece el ambiente de tu gato. Proporciónale juguetes, juegos interactivos, rascadores y una buena variedad de estímulos olfativos, sonoros, táctiles y visuales que despierten su curiosidad y lo motiven a trabajar tanto sus músculos como su inteligencia. No dejes también de dedicar algo de tiempo cada día para jugar con tu minino y aprovecha para presentarle juguetes y actividades que le permitan canalizar correctamente sus eximias habilidades como cazador. Aquí compartimos algunas Ideas para jugar con tu gato.
  3. Evalúa los beneficios de la castración. Muchos tutores aún sienten cierto rechazo a la idea de castrar a un gato, pero lo cierto es que este procedimiento es muy eficiente para mitigar o incluso eliminar comportamientos asociados al deseo sexual, como el marcaje y el escapismo, así como para prevenir enfermedades con elevado riesgo de muerte, como los diferentes tipos de cáncer que pueden afectar a los testículos de los machos y los ovarios, el útero y las mamas de las hembras. Por todas estas razones, y también teniendo en cuenta que la prevención de embarazos no planificados es clave en una tenencia responsable de animales de compañía, recomendamos que consultes con un veterinario sobre el momento más oportuno para castrar a tu gato.
  4. Prepara un espacio al aire libre para tu minino. ¿Puedo sacar a mi gato a la terraza en lugar de dejarlo salir?” es una pregunta que se hacen muchos tutores y la respuesta es un rotundo ¡SI! En caso de que tengas la posibilidad de preparar un ambiente controlado al aire libre, como una terraza o un pequeño patio, para que tu minino pueda tomar el sol, moverse con más libertad e interactuar con una mayor variedad de estímulos e individuos, esta sería una alternativa mucho más segura que dejarlo suelto por la calle. Solo te recomendamos tomar algunas precauciones para evitar que tu minino se escape, como puede ser la instalación de redes o mallas protectoras.

Por último, puedes evaluar un medio término muy interesante entre dejar salir a tu gato y obligarlo a estar siempre dentro de casa, que es enseñarlo a pasear contigo llevando una correa para minimizar el riesgo de escape, extravío, ocurrencia de peleas o apareamiento con otros individuos. Si quieres aprender cómo hacerlo, no dejes de echar un vistazo a nuestro artículo “¿Puedo pasear a mi gato con correa?”.

Si tu gato maúlla mucho y quiere salir, ya conoces las diferentes causas y cómo actuar en cada caso. Cuéntanos, ¿qué medidas has escogido?

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato llora porque quiere salir, ¿qué hago?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi gato llora porque quiere salir, ¿qué hago?
1 de 2
Mi gato llora porque quiere salir, ¿qué hago?

Volver arriba