El británico bicolor no constituye una raza en sí misma, sino una variación dentro del British shorthair que es la raza más antigua de Gran Bretaña. En las últimas décadas está ganando cada vez más adeptos dada su belleza y carácter afectuoso. El gen white spotting o blanco manchado propicia que su manto se distinga por el bicromatismo.

El blanco es el color que tiñe la mitad de su cuerpo, siendo la cara, las patas y el abdomen sus portadoras. Si ambos progenitores poseen este gen dominante es más que probable que todas o la mayoría de sus crías tengan más del 50 % de su manto de color blanco. Se trata de mininos muy apreciados como animales de compañía. Descubre por qué.

Características del británico bicolor

La coexistencia de dos colores en su pelaje hace que a estos felinos se les apode gatos vaca o gatos arlequín. La introducción del gato persa en sus programas de cría tras la Segunda Guerra Mundial ha conseguido que exista una variedad de pelo largo. Sin embargo, su cuerpo es más redondeado que el del persa y sus ojos más intensos.

icono-mundo25Origen Europa (Gran Bretaña)
icono-gato25Tamaño grande
icono-peso25Peso de 4 a 8 kg machos y de 3 a 6 kg hembras
icono-peine25Pelo muy denso y suave, similar al tacto del algodón. Existen británicos bicolor de pelo largo y de pelo corto. En ambos casos las combinaciones más usuales son blanco y negro, blanco y naranja, blanco y crema o blanco y azul. El patrón atigrado plateado bicolor es el más novedoso
icono-cabeza-gato-25Cabeza mediana y algo triangular
icono-orejas-25Orejas pequeñas y erguidas
icono-ojo-25Ojos grandes, bien separados y de tonalidades cobrizo o naranja oscuro. El gen blanco manchado puede inhibir la pigmentación del iris. Por ello, no es de extrañar que muchos arlequín tengan los ojos azules
icono-cola-25Cola corta y gruesa
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 7 a 12 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo baja

 

características-del-gato-británico-bicolor

Carácter y comportamiento del gato británico bicolor

El británico bicolor es una de las mejores razas de gato que puedes elegir como animal de compañía. Son tremendamente cariñosos y comunicativos. Comenzará a maullar desde el instante en que te oiga entrar por el portal. Vendrá a recibirte y te seguirá a todas partes. Será su particular forma de hacerte saber que se alegra de tu vuelta.

Se llevan a la perfección con los niños por su temperamento juguetón y paciente, así como con otros gatos y con los perros. Eso sí, en su niñez se muestran muy curiosos y suelen hacer muchas travesuras. Por tanto, deberás armarte de paciencia y adaptar tu vivienda a su llegada. En esta etapa aprenden mucho y rápido. Toleran pasar cierto tiempo solos.

Cuidados que requiere el británico bicolor

Si se trata de un bicolor de pelo largo deberás cepillarlo unas 2 veces por semana, si es de pelo largo será suficiente con una vez. En primavera y otoño deberás incrementar esta frecuencia a las 4 veces por semana en los mininos de pelo largo y a las 2 veces en los de pelo corto.

Sus orejas, ojos y dientes requieren una higienización periódica. Una vez por semana utiliza una gasa estéril y suero fisiológico para mantener sus orejas y ojos en perfecto estado. No olvides emplear un cepillo de dientes para gatos y dentífrico sin flúor. Dada su gran envergadura deberás seleccionar una bandeja sanitaria ancha y poco alta.

Por su carácter alegre y cariñoso reclamará tu atención. Deberás dedicarle tiempo a interactuar, ya sea dándole un masaje en forma de caricias, jugando o simplemente permaneciendo a su lado.

Salud del británico bicolor

No se conocen patologías asociadas a esta variante del británico. En el caso de los ejemplares de pelo largo la ausencia del cepillado regular podría obstruir su aparato digestivo. En los casos más severos de tricobezoares será necesaria una intervención quirúrgica para extraer las bolas de pelo muerto.

Manteniendo las vacunas y desparasitaciones, internas y externas, al día, siguiendo una dieta variada y equilibrada, animándole a realizar ejercicio físico a diario para dar salida a toda su energía y sed de exploración, y con tu cariño podrás disfrutar de su entrañable compañía durante muchos años.

Historia de la raza y datos curiosos

¿Sabes que los británicos bicolor se gestaron a partir de los gatos domésticos de Roma? Durante el siglo XIX se seleccionaron los ejemplares más bonitos para consolidar esta variante diferenciadora del British. En 1892 Harrison Weir plasmó en su estudio las principales características del gato que nos ocupa.

Las dos guerras mundiales estuvieron a punto de extinguirlo. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se emprendió un intensivo programa de cría con el gato persa como protagonista. El gen white spotting que caracteriza a este subraza se fragua en la gestación uterina desde las patas hacia arriba o viceversa, pero nunca en el centro de su cuerpo.

Este gen dominante inhibe el desarrollo de la pigmentación del pelaje y aún se desconoce cómo actúa. Los británicos bicolor son menos numerosos que los unicolor. Sin embargo, en algunas ocasiones pueden darse ejemplares genéticamente bicolor que aparentan no serlo. La heterocromía es también algo frecuente entre estos simpáticos felinos.