¿Por qué es importante la hidratación en mi gato?

0

La tendencia actual a alimentar a los gatos exclusivamente con pienso puede hacer que no todos reciban la cantidad de agua que necesitan para mantenerse sanos.

Una hidratación deficiente va a repercutir en su salud.

¿Por qué es importante una alimentación húmeda?

Los gatos son animales carnívoros. En la naturaleza se alimentan de pequeñas presas que cazan como roedores o aves. Esta dieta les proporciona la hidratación que necesitan. A día de hoy, en muchos hogares con gato se escoge una alimentación exclusivamente compuesta por pienso.

Esta dieta deshidratada contiene un porcentaje muy bajo de humedad, en torno al 10 %, lejos de la que le aportarían sus presas habituales, con las que el gato apenas necesitaba beber. Por lo tanto, aunque el gato coma bien, la cantidad de agua que va a recibir con la dieta puede resultar insuficiente.

gato-bebe-agua-del-bebedero

Los gatos podrían compensar esta carencia bebiendo directamente agua pero lo cierto es que muchos no consumen toda la que necesitarían. Esta hidratación insuficiente puede acabar perjudicando su sistema renal y originando problemas en las vías urinarias, como la formación de cristales.

¿Cómo sé si mi gato está deshidratado?

Una manera sencilla de controlar el grado de hidratación de nuestro gato es observar en cuánto tiempo tarda en recuperar su forma un pliegue de piel que levantemos. Para ello podemos tomar entre nuestros dedos pulgar e índice un pellizco de piel de la zona de la cruz. Levantaremos un poco, por supuesto sin hacerle daño.

En un gato perfectamente hidratado el pliegue de piel volverá inmediatamente a su lugar. En cambio, en un gato deshidratado tardará en volver, más o menos tiempo en función de la gravedad de la deshidratación. Los gatitos, los adultos de más edad y los que padecen ya alguna enfermedad tendrán más facilidad para deshidratarse.

Una deshidratación leve puede solucionarse intentando que el gato beba más o administrando suero subcutáneo mediante inyecciones que pautará el veterinario. Los casos más graves requieren ingreso para fluidoterapia intravenosa. La deshidratación siempre debe ser tratada. Los casos más graves son incompatibles con la vida.

gato-con-cancer-inapetente

¿Cómo le doy más agua a mi gato si come pienso?

Hay una serie de medidas que podemos implementar para conseguir que nuestro gato beba más cantidad de agua. Son las siguientes:

  • Fuentes: estos dispositivos se basan en mantener el agua en permanente movimiento, lo que resulta atractivo para muchos gatos, incitándolos a beber más. A los gatos les gustan los cursos de agua. De hecho, algunos tienen la costumbre de introducir una pata en el bebedero y agitar con ella el agua antes de beber.
  • Un número suficiente de bebederos: si el gato tiene un único bebedero en toda la casa puede que muchas veces no le apetezca ir hasta él, sobre todo si es mayor o no se encuentra bien. Además, si hay más animales puede haber conflictos entre ellos o, simplemente, el gato no quiere coincidir.
  • El material del bebedero: los de acero o de cerámica parecen gustarles más que los de plástico. También prefieren que estén dispuestos lejos de la comida y de las bandejas higiénicas.
  • Agua siempre limpia y fresca: es importante que la cambiemos a menudo y controlemos que se encuentra a una temperatura idónea, ni muy fría ni caliente y en un bebedero bien limpio.
  • Caldos: podemos recurrir a estos líquidos si urge que el gato se hidrate y no conseguimos que beba solo agua. Eso sí, debemos hacerlos en casa para asegurarnos que su composición es apta. Caldo de la cocción de pollo, de pescado o de arroz son algunas de las alternativas.
  • Comida húmeda: otra opción para mejorar la hidratación de nuestro gato es un cambio en su dieta. Si solo come pienso debemos introducir con frecuencia comida húmeda comercial u optar por comida casera. Ambas dietas suelen ser bien aceptadas por los gatos al ser muy palatables.

gato-hidratandose-de-un-charco

¿Qué problemas pueden causar la falta de hidratación en mi gato?

Las dietas secas y la insuficiente hidratación se asocian a la formación de cálculos en las vías urinarias. Estas piedras son consecuencia del acúmulo de diferentes minerales, sobre todo de estruvita y de oxalato de calcio.

Los cálculos en la vejiga pueden provocarle al gato dolor y hematuria, es decir, sangre en la orina. Si salen de ella y tienen suficiente tamaño pueden llegar a obstruir la uretra, sobre todo en gatos macho por razones anatómicas. Una uretra obstruida impide que la orina salga al exterior y constituye una urgencia veterinaria.

Un aumento en la ingesta de agua es fundamental para evitar estos problemas pues una orina fluida dificulta la formación de los cristales y ayuda a su eliminación. Y recordemos que los gatos son propensos a sufrir, sobre todo los más mayores, enfermedad renal crónica. De ahí la importancia de mantener cuidado el sistema urinario y el renal.

Si observamos que a nuestro gato le cuesta orinar, acude a la bandeja muchas veces pero solo elimina gotas o, al contrario, olvida el arenero y orina en cualquier otro lugar, la orina parece oscura y el gato dolorido es momento de acudir al veterinario. Las enfermedades que afectan a las vías urinarias pueden llegar a perjudicar a los riñones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí