Enfermedades

Enfermedades urinarias en gatos (FLUTD)

 
María Besteiros
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. Actualizado: 28 agosto 2023
Enfermedades urinarias en gatos (FLUTD)

No es extraño que los gatos presentes problemas en sus vías urinarias. Es muy importante prestarles atención y acudir pronto al veterinario porque, de lo contrario, podrían llegar a afectar al sistema renal, agravando el cuadro. En este artículo de SoyUnGato veremos cuáles son los síntomas de las principales enfermedades urinarias en gatos y su correspondiente tratamiento.

También te puede interesar: La enfermedad renal en gatos
Índice
  1. Qué es el FLUTD
  2. Cistitis idiopática felina
  3. Piedras en la vejiga
  4. Obstrucción de la uretra
  5. La importancia de la alimentación

Qué es el FLUTD

Estas siglas engloban a un grupo de problemas que van a afectar al tracto urinario inferior de nuestros gatos, en concreto a la vejiga y a la uretra. Hay distintas alteraciones que pueden provocar la sintomatología de FLUTD pero, en numerosas ocasiones, su causa es desconocida. Aparece tanto en machos como en hembras pero en los machos es más fácil que se produzca obstrucción uretral por sus características anatómicas. Más frecuente en gatos de mayor edad, también afectará en mayor proporción a los obesos, los sedentarios y aquellos sin acceso al exterior o alimentados con pienso.

Síntomas de FLUTD en gatos

Cualquiera de los siguientes síntomas será indicativo de que nuestro gato está sufriendo un problema urinario al que debemos prestar atención, o lo que es lo mismo, acudir a nuestro veterinario para obtener el tratamiento adecuado.

  • Dificultades para orinar.
  • En ocasiones el gato maúlla de dolor cuanto intenta hacerlo. Algunos gatos doloridos reaccionan con agresividad.
  • Orina en numerosas ocasiones pero en cantidades muy pequeñas.
  • Eliminación fuera del arenero porque el gato acaba asociándolo con un estímulo doloroso y pretende evitarlo.
  • Presencia de sangre en la orina, lo que se conoce con el nombre de hematuria.- Lamido frecuente e insistente de la zona genital. Algunos gatos llegan a automutilarse.
  • También puede observarse arenilla en la orina. Se denomina cristaluria.- Anuria, esto es, el gato no consigue eliminar nada de orina. Se trata de una urgencia veterinaria.
  • Tras unas 24 horas sin conseguir orinar, aparecerán signos de malestar general y el gato dejará de comer. Una obstrucción total de las vías urinarias es mortal.
  • Estrés a causa del dolor.

Causas de FLUTD

Los síntomas que hemos descrito pueden deberse a alteraciones como las siguientes, que aparecerán en solitario o de manera combinada:

  • Cistitis idiopática, esto es, de origen desconocido, que puede provocar o no obstrucción.
  • Piedras en la vejiga.
  • Malformaciones anatómicas.
  • Tumores, siendo más frecuente el carcinoma de células escamosas, maligno y con mal pronóstico.
  • Infecciones bacterianas, solo en un pequeño porcentaje de casos.
  • Tapones uretrales. Causan obstrucciones y suelen estar constituidos por material orgánico y minerales.
  • Problemas de comportamiento. Para diagnosticarlos antes hay que descartar las causas físicas.

¿Qué pruebas diagnostican FLUTD?

Los síntomas que presenta el gato pueden obedecer a diferentes causas, por lo que el veterinario realizará pruebas para llegar al diagnóstico. Son las siguientes:

  1. Examen físico general con palpación de la vejiga.
  2. Análisis de orina lo más completo posible. Con esta prueba se puede detectar la presencia de cristales, bacterias o sangre. Además, un cultivo de orina permite al clínico escoger el antibiótico más eficaz, de ser el caso. En ocasiones se tomará una muestra extrayéndola directamente de la vejiga.
  3. Radiografía de vejiga con o sin contraste.
  4. Ecografía. El diagnóstico por imagen permite observar la presencia de cálculos o masas tumorales.
  5. Análisis de sangre para conocer el estado general de salud del gato.
Enfermedades urinarias en gatos (FLUTD) - Qué es el FLUTD

Cistitis idiopática felina

Es la causa más frecuente de FLUTD. La cistitis felina se manifiesta como episodios repetidos de infecciones de orina con síntomas como los que hemos mencionado. Las cistitis son muy dolorosas. Pueden agravarse y acabar causando obstrucción uretral. Se cree que la cistitis idiopática puede tener como desencadenante el estrés. Por eso cualquier tratamiento debe tener en cuenta minimizar este factor. Además, suelen pautarse antiinflamatorios y analgésicos.

Enfermedades urinarias en gatos (FLUTD) - Cistitis idiopática felina

Piedras en la vejiga

También se conocen con el nombre de urolitos y están formados por depósitos de minerales, sobre todo de estruvita y de oxalato cálcico. Los primeros pueden disolverse con una alimentación específica. En cambio los de oxalato se extraen quirúrgicamente. Los de tamaño menor se eliminan con la orina, provocando dolor y hematuria. Si se quedan atrapados en la uretra suponen una urgencia veterinaria. Los cálculos más grandes, en cambio, es posible que se queden en el interior de la vejiga. También producirán dolor y hematuria pero de manera crónica.

Enfermedades urinarias en gatos (FLUTD) - Piedras en la vejiga

Obstrucción de la uretra

Cuando la uretra se obstruye la vejiga se siente al tacto dura y llena de la orina que no consigue salir al exterior, por lo que el gato no puede orinar. Es extremadamente doloroso. Los gatos estarán anoréxicos, doloridos y letárgicos. Hay que localizar el causante de la obstrucción y eliminarlo. Puede ser un tapón uretral, piedras o un espasmo uretral debido al dolor. Si la obstrucción se encuentra cerca ya de la salida el veterinario será capaz de extraerlo.

En cambio, si de esta manera no resulta posible se masajeará la zona hasta sacarlo. De no conseguirlo se puede probar lavando con suero fisiológico. Si tampoco funciona habrá que recurrir al sondaje y, en último caso, a la extracción quirúrgica.

La importancia de la alimentación

La composición de la dieta es capaz de modificar las características de la orina. Por eso es fundamental que el tratamiento de FLUTD incluya un cambio en la alimentación. Una dieta específica para estos casos consigue evitar la formación de cálculos, impedir el crecimiento de los ya existentes y favorecer su dilución. Cualquier cambio debe tener en cuenta la hidratación.

Que el gato beba una cantidad suficiente de agua cada día es imprescindible para evitar el FLUTD, ya que ayuda a diluir la orina. En esta línea puede contemplarse una alimentación húmeda o, al menos, remojar el pienso. Más bebederos, como mínimo uno por gato, renovarlos varias veces al día o utilizar fuentes para que el agua fluya constantemente incentivan al gato a incrementar su consumo de agua. A los gatos más reacios podemos ofrecerles caldos.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enfermedades urinarias en gatos (FLUTD), te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Enfermedades urinarias en gatos (FLUTD)