Cuidados básicos

Cómo acostumbrar a un gato a no salir de casa

 
Marta Sarasúa
Por Marta Sarasúa, ATV y etóloga especializada en modificación de conducta. 18 octubre 2023
Cómo acostumbrar a un gato a no salir de casa

Todos sabemos que los gatos son animales muy intrépidos y curiosos y no dudarán en salir a explorar el mundo exterior si así se lo permitimos. Tener la oportunidad de acceder al jardín o de poder pasear libremente por el barrio aporta grandes beneficios a los felinos, pero también puede resultar peligroso en muchos aspectos, por lo que es habitual que un gran número de tutores opten por mantener a sus peludos seguros dentro de casa. Ahora bien, como es frecuente que los gatos aprovechen cualquier oportunidad para escaparse, es una buena idea acostumbrarlos lo más pronto posible a permanecer dentro del hogar, para que así vivan más tranquilos, sin sentir la constante tentación de salir a la calle.

Si tienes un felino y no sabes cómo acostumbrar a tu gato a no salir de casa, no te puedes perder este artículo de SoyUnGato.

Índice
  1. Qué pasa si un gato nunca sale de casa
  2. Cómo acostumbrar a un gato a estar en casa
  3. Mi gato no se acostumbra a no salir de casa, ¿qué hago?

Qué pasa si un gato nunca sale de casa

Seguro que has visto más de una vez gatos vagando libremente por la calle y es que no resulta en absoluto sorprendente encontrarse con estos animales paseando a sus anchas, especialmente en pueblos o zonas residenciales localizadas en las afueras de las grandes ciudades. Como consecuencia de ello, es muy probable que te hayas preguntado más de una vez si los gatos son realmente más felices cuando tienen acceso al exterior o si es preferible mantenerlos permanentemente dentro de casa. Lo cierto es que ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes.

Por una parte, los gatos que salen al jardín o a la calle tienen más posibilidades de realizar las conductas propias de su especie (escalar árboles, esconderse, perseguir y cazar pequeños animales, marcar territorio, etc.), lo que previene problemas de comportamiento derivados de la frustración y el estrés. Además, el mundo exterior es especialmente estimulante para un gato, por lo que siempre tendrá cosas que explorar y no se aburrirá fácilmente.

Ahora bien, ser un gato merodeador (así es como se denomina a los gatos domésticos que salen a la calle) también tiene sus riesgos, entre los que destacan la mayor probabilidad de sufrir accidentes, lesiones, peleas con otros gatos o de contraer enfermedades, especialmente si el animal no está correctamente vacunado y/o desparasitado. Además, el gato puede perderse o alguien puede llevárselo, por lo que resulta imprescindible en estos casos colocarle algún sistema de identificación (microchip, collar, etc.).

Por otro lado, los gatos caseros no se encuentran tan expuestos a todos estos peligros por lo que pueden gozar de una vida larga y saludable siempre que se les proporcione los cuidados adecuados. Si se cubren correctamente todas sus necesidades físicas y emocionales, un gato puede ser perfectamente feliz viviendo dentro de casa pero, en este caso, debes tener en cuenta que el interior del hogar es más aburrido que el mundo exterior, por lo que es imprescindible enriquecer el ambiente de tu gato proponiéndole actividades que le permitan desplegar sus comportamientos naturales (zonas para rascar, lugares altos a los que trepar, juguetes interactivos, espacios donde esconderse, etc.).

Además, como su espacio es más limitado, es normal que los felinos caseros no hagan tanto ejercicio como aquellos que salen al exterior, por lo que es tarea del tutor asegurarse de que su gato se mantiene activo para evitar la obesidad y el sedentarismo, que son problemas muy frecuentes. Recuerda: jugar con tu gato no solo es divertido, ¡también es saludable!

Te contamos "Cómo jugar con un gato" en el siguiente artículo.

Cómo acostumbrar a un gato a estar en casa

Si tienes un gato en casa es posible que más de una vez le hayas pillado tratando de salir por alguna ventana o intentando darse a la fuga cuando alguien abre la puerta de casa. Estos son comportamientos habituales en los felinos, pero que pueden resultar fatales si, por ejemplo, vives en un piso alto o en una zona con mucho tráfico, pues el animal podría caerse, escaparse y sufrir algún accidente.

Para acostumbrar a un gato a estar dentro de casa y evitar esa tentación de salir al exterior, lo mejor es comenzar a trabajar con él desde que es pequeño. Debes tener en cuenta que, si el gato ha pasado toda su vida dentro del hogar y no conoce el mundo exterior, se acostumbrará más rápidamente a no tratar de escapar, pues le generará menos interés lo que haya fuera de su casa. Sin embargo, si has adoptado un gato adulto que ha vivido previamente en la calle o que ha tenido acceso a ella, te resultará más complicado enseñarle a no salir, por lo que tendrás que tener paciencia.

Un gato rechazará salir al exterior únicamente si dentro de casa encuentra todo lo necesario para cubrir sus propias necesidades, por lo que debes conocer muy bien qué le gusta a tu felino y cuál es su comportamiento natural para poder ofrecerle alternativas caseras.

Igualmente, puedes tratar de habituar a tu gato a permanecer dentro del hogar reforzando este comportamiento. Por ejemplo, si el gato se queda quieto y tranquilo cuando se abre la puerta de casa, puedes premiarle con un snack que le resulte muy apetitoso para que vaya asociando conceptos. Si resulta poco probable que tu peludo permanezca quieto o si se pone nervioso ante la apertura de puertas y ventanas, puedes tratar de anticiparte y distraer al gato, ofreciéndole una conducta alternativa (por ejemplo, jugar con él) en cuanto veas que comienza a frustrarse.

Gritar o regañar a tu gato si trata de escapar puede resultar contraproducente, pues el animal puede aprender a escabullirse de forma más discreta o incluso podría asustarse y salir corriendo de casa. Puede que también te interese echarle un vistazo al siguiente post de SoyUnGato sobre "Por qué mi gato maúlla por la noche".

Cómo acostumbrar a un gato a no salir de casa - Cómo acostumbrar a un gato a estar en casa

Mi gato no se acostumbra a no salir de casa, ¿qué hago?

Cada gato tiene su personalidad y en ocasiones resulta realmente difícil acostumbrar a algunos felinos a permanecer dentro del hogar y no tratar de escaparse cada vez que tienen la oportunidad.

Si tu gato no se acostumbra a no salir de casa pero, por su propia seguridad, no quieres que lo haga, debes buscar otras alternativas para satisfacer su necesidad de explorar el mundo exterior. Aquí te proponemos algunas ideas:

  • Crea un "catio": este es el nombre que popularmente se le da a un patio, terraza u otro espacio exterior al cual se le ha instalado un mecanismo de seguridad para evitar que los gatos salgan de él. Si dispones de un balcón o un trocito de jardín y se te dan bien las manualidades, puedes tratar de cerrarlo utilizando mallas de seguridad especiales para gatos o algún producto similar. De esta forma tu peludo podrá salir al exterior pero estará seguro y no podrá caerse o escaparse.
  • Saca a tu gato a pasear: muchas personas optan por sacar a sus gatos a pasear utilizando un arnés y una correa para evitar que se escapen. Esta puede ser una buena opción para que tu felino explore los alrededores de tu casa de manera segura, pero para que el paseo sea un éxito, previamente debes haber habituado al gato muy poco a poco a salir a la calle con arnés para evitar que se asuste. Ten en cuenta que no a todos los gatos les gusta este sistema y solo es recomendable si el paseo se realiza por lugares muy tranquilos y libres de peligro.
  • Enriquece su entorno: como ya hemos comentado, los gatos necesitan expresar una serie de comportamientos naturales para alcanzar su máximo nivel de bienestar. Si tu peludo no puede realizar estas conductas en el exterior, asegúrate de que pueda llevarlas a cabo dentro de casa a través de juguetes, rascadores y torres para escalar. Aquí tienes más información sobre el "Enriquecimiento ambiental para gatos: qué es e ideas".
  • Permítele mirar el exterior: en ocasiones, el simple hecho de habilitar una zona donde el gato pueda descansar mientras observa el exterior a través de una ventana es suficiente para que el animal esté más tranquilo y no trate de escapar constantemente. Eso sí, te recomendamos que instales una mosquitera o red de seguridad para poder abrir la ventana sin riesgo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo acostumbrar a un gato a no salir de casa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Cómo acostumbrar a un gato a no salir de casa