gato-observando-a-ratón

¿Crees que la pulsión de los gatos por cazar se debe exclusivamente a su necesidad de alimento? Los expertos en comportamiento felino lo tienen claro: los felinos cazan por instinto, no por hambre. Por ello, también los gatos domésticos con los que convivimos reclaman desplegar sus conductas de caza para mantenerse equilibrados.

Esto es así porque en el fondo siguen pensando como sus antepasados, siguen siendo depredadores. Aunque tu minino esté bien alimentado siente el impulso de acechar y abalanzarse sobre los objetos que ve a su paso. Sin embargo, los gatos no nacen sabiendo cómo cazar. ¡Descúbrelo todo sobre la caza en los felinos!

La caza en los gatos salvajes

Es evidente que la necesidad de subsistir ha llevado a los gatos que viven en la naturaleza o en la calle a cazar pequeñas presas, sobre todo, roedores y aves de pequeño tamaño. Los roedores son su presa favorita, ya que siempre han abundado y su envergadura se ajusta al tamaño de su boca. También son capaces de cazar presas mayores, como palomas.

Igualmente, son excelentes pescadores. Gracias a la técnica de la cuchara pueden pescar a sus víctimas acuáticas utilizando una de las patas delanteras como gancho. Ya sea en tierra o en el agua los felinos atesoran una depurada técnica de caza, actúan sigilosamente y con agilidad para pasar desapercibidas y no conceder margen de maniobra a su presa.

El papel de las madres

No obstante, esta maestría no la traen de serie, no nacen conociéndola. Son las madres las encargadas de enseñar a cazar a sus crías. A las 5 semanas de vida, cuando ya son capaces de caminar, comienzan la familiarización. A las 7 semanas la madre come una presa delante de los gatitos.

A las 9 semanas les trae una presa medio huerta para jugar con ella antes de matarla. De este modo, les enseña cómo culminar la hazaña. Cuando los gatitos se sientan preparados acompañarán a su madre a cazar, por ejemplo, a los nidos. A las 8 semanas ya piensan como cazadores reales y a los 6 meses pueden hacerlo solos.

gato-cazando-un-ratón

La caza en los gatos domésticos

Los gatos de interior, que están acostumbrados a desenvolverse únicamente en el interior de una vivienda, tienen otra crianza y otras condiciones de vida, por lo que es posible que si no han visto cazar con anterioridad no sean capaces de matar a su presa o, habiéndola matado, de comérsela. La clave reside en si han sido iniciados entre la semana 6 y la 12.

Algunos gatos que tienen acceso a un jardín o a las inmediaciones de su hogar disfrutan sobremanera de la caza lanzando al aire y golpeando con las patas a su presa antes de darle muerte. Otros, necesitan reponerse después de la tensión que les exige cazar y otros, se sienten muy inseguros y lo único que logran hacer es proferirle golpes.

Con independencia de cuál sea su destreza, las conductas de caza forman parte de su ADN y no permitirles dar salida a ese instinto puede abocarlos al estrés y a la depresión, mermando su salud y calidad de vida. Por tanto, nunca desaproveches la oportunidad de jugar con tu mascota apelando a la caza.

La relevancia de los juguetes de caza

Los juguetes y las rutinas de juego que persiguen la movilización de las habilidades del gato para cazar son más que recomendables. No necesitas gastar mucho dinero, ya que tú mismo puedes confeccionar cañas o colgantes. Uniendo un ratón, unas plumas de colores o un peluche a un palo con una cinta elástica lo tendrás todo hecho.

Fijar cintas de colores de una superficie resistente es igualmente útil para este propósito. Tu mascota se afanará en alcanzar las cintas y atraparlas. Aunque conviene ir alternando los juegos para que no pierda el interés, como ves, poner en práctica rutinas de juego en torno a la caza es más sencillo de lo que piensas.

Si deseas conocer más sobre este tipo de juguetes do it yourself te invitamos a que consultes nuestra entrada Juguetes caseros para mininos. Eso sí, recuerda dejarle cazar en alguna ocasión, de lo contrario podría llegar a estresarse. Anima a tus hijos a participar, puesto que con este tipo de juguetes es bastante improbable que se lastimen.

gato-jugando-con-un-ratón-de-juguete

¿Inhibe la castración estos instintos?

Existe el prejuicio de que la extirpación de los órganos sexuales neutraliza el instinto de caza de los felinos. Nada más lejos de la realidad. Las gatos castrados acostumbran a obsequiar a sus dueños con presas muertas. Algo que no debes reprimir ni regañar, pero tampoco alentar.

Los etólogos explican que se comportan así porque emulan lo que han aprendido de sus progenitoras y porque desean cuidar a su tutor humano. Necesitan corresponder los cuidados que les procura ese ser que consideran de su círculo familiar, proveyéndole de alimento. Lamer su pelo es otra manifestación de equiparación y cercanía.

En definitiva, desde muy temprana edad los mininos están familiarizados con la caza y aunque en su crianza no hayan tenido oportunidad de verlo in situ no debes coartar este instinto por el bien de su salud psicológica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí