¿Por qué muerden los gatos? Principales motivos

Aunque un gato doméstico acostumbra a colmarte de caricias y a dejarte claro con su ronroneo lo bien que se siente a tu lado, hay veces en las que puede darte un susto al darte un bocado repentino.

¿Te preguntas por qué muerden los gatos sin ninguna razón aparente? Las causas pueden ser varias y conviene identificarlas para conocer sus motivos. Veamos cuáles son las más frecuentes.

Cada minino posee un carácter propio

Debes tener presente que no todos los gatos responden de la misma manera. Si hay algo que distingue a los felinos es su independencia, lo que hace que cada uno tenga una personalidad muy definida.

Por eso, tu misión es comprender qué es lo que disfruta cada minino y qué no, además de identificar las zonas del cuerpo donde sí quiere que le acaricies y respetar que haya otras donde prefiera que guardes las distancias.

A veces, un mordisco es su forma de decirte: “¡eh, que no te enteras, ahí NO!”

gato-mostrando-sus-dientes

Los mordiscos le sirven para comunicarse contigo

Aunque creamos que les encantan los mimos sin fin, también pueden llegar a cansarse de tantas atenciones.

Por eso, si has estado acariciándolo durante un largo rato y de repente sientes un fugaz mordisco en la mano, se trata solo un aviso para que pares, porque ha tenido suficiente dosis de amor.

Puede sentirse agobiado, así que lo mejor es dejar de tocarlo y esperar a que se interese por otra cosa. Nunca pierdas la calma ni te enfades con él. En estos casos es importante prestar atención a su lenguaje corporal.

Observándolo sabrás cuál es su grado de molestia. El conocimiento mutuo es un proceso largo y, con el tiempo, ambos iréis conociendo mejor vuestros límites y preferencias.

También es posible que muerda por dolor, por ejemplo si padece algún problema bucal que le cause dolor en los dientes o encías.

gato-que-va-a-morder-por-miedo

¿Por qué muerden los gatos cuando juegan?

También puede ocurrir que el mordisco llegue sin previo aviso cuando están jugando. Esto es más habitual cuando, desde pequeños, se les ha enseñado a jugar mordisqueando las manos.

Claro, los pequeños colmillos de un gatito no duelen, pero si se habitúa a hacerlo de mayor, ya no serán tan inofensivos. Si desde cachorros utilizamos juguetes a la hora de la diversión, evitaremos que cuando crezcan se vean tentados a mordernos.

Lo ideal, en este caso, es recurrir a juguetes como plumeros o pelotas que hacen ruido. Así desviaremos su atención de nuestras manos.

Gato-con-la-boca-abierta-para-morder

Los gatos también pueden morder por cariño

Algunos felinos pueden dar algún que otro mordisco ante una situación de felicidad excesiva. Si ambos tenéis una relación muy cercana, puede llegar a morderte levemente.

Es su manera de demostrar cuánto te quiere. Si prefieres evitar que se repita o evitar que vaya a más, deberás disminuir la intensidad de las caricias.

Si además utilizas el refuerzo positivo para premiar las demostraciones de afecto sin mordiscos, habrás dado un gran paso para librarte de este comportamiento. Pero la felicidad no siempre es la razón, a veces estos actos se producen porque detecta algún tipo de peligro.

gato-asustado-que-quiere-morder

A la defensiva: Mordiscos por miedo

Un felino puede morder si se encuentra en una situación estresante o si se siente amenazado. Lo normal, en estas tesituras, es que utilice las uñas para defenderse, pero sus dientes también son un arma potente ( por lo que no está de más, tener sus uñas bien cortadas).

No dejes de prestarle atención si piensas que está asustado, pues podría huir o lastimar a alguien. Cuando un gato tien miedo sus orejas se pliegan hacia atrás y tiende a bufar constantemente.

Otras razones más complejas de identificar

¿Crees que la causa de sus mordiscos no se debe a ninguna de estas razones? En ese caso es posible que haya otra explicación más compleja.

Para poder determinar qué le ocurre a nuestro gato, lo mejor será buscar la respuesta de la mano de un etólogo. Es decir, un especialista en el comportamiento gatuno.

Si hay un problema de agresividad, es importante que le pongas remedio cuanto antes. De no hacerlo la situación podría complicarse. Además, nunca hay que subestimar el daño que un gato agresivo puede causarnos a nosotros o a alguien de nuestro entorno.

Así que ya sabes: si un felino muerde y consigues averiguar por qué, sabrás como solucionarlo y podrás recuperar la armonía en la relación. Y ahora cuéntanos, ¿has sufrido alguna vez una dentellada caníbal de tu bola de pelos? ¿Cómo lo solucionaste?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí