Educación

Cómo enseñar a un gato a dar la pata

Aunque los felinos tienen fama de ser independientes y a priori se podría pensar que su adiestramiento es imposible (o muy costoso), lo cierto es que existen varios trucos u órdenes sencillas que aprenden con mayor o menor facilidad. Dependerá de cada animal. En esta entrada se explicamos cómo enseñar a un gato a dar la pata. ¿Nos acompañas?

Sí, quizás te sorprenda, los gatos son susceptibles de ser adiestrados pese a que su psicología conlleva que debas dedicar mayores dosis de dulzura, paciencia y perseverancia, así como muchos premios y ciertas pautas, con respecto a los perros, en ese aprendizaje. Te mostramos todas las claves en las próximas líneas.

No te pierdas: Cómo evitar que mi gato tenga celos

El adiestramiento en los gatos

Aprender a dar la pata, a girar sobre sí mismos, a traerte juguetes, a hacer sus necesidades en el baño, a acudir a tu lado cuando lo llames por su nombre o a sentarse son algunos de los trucos con los que ambos os divertiréis, tanto durante el proceso de aprendizaje como después, cuando ya lo haya interiorizado.

Sin embargo, existen ciertos elementos que resultan indispensables en dicho proceso para que culmine de un modo exitoso. Esos elementos no son otros que la calma, la constancia, elegir un lugar acogedor y libre de distracciones, así como un momento propicio: cuando tu mascota está activa y se aproxime la hora de comer. Así, estará más receptiva.

Selecciona una palabra para identificar ese truco que deseas enseñarle. En este caso, podría ser “pata”. Es preferible que sea corta, para que le resulte más sencillo asimilarla, y que contenga una sola vocal. Siempre deberás pronunciarla al referirte a esa orden y hacerlo del mismo modo. De este modo, le será más fácil construir la asociación.

¿El refuerzo positivo es el único válido?

Los expertos coinciden en que el refuerzo positivo es el que mejores resultados consigue, tanto en gatos como en perros. Premiar con algo que es apetecible y del agrado de tu minino lo predispone a repetir la acción hasta aprenderla. Por eso, en el caso que nos ocupa los snacks o las golosinas, cuando aún no ha comido, te serán de gran ayuda.

Al contrario de lo que puedan creer muchas personas, el refuerzo condicionado recurriendo a un clicker es igualmente apropiado con los gatos. Este pequeño artilugio de plástico posee una tira de metal que al apretarla emite un sonido similar a un clic, siendo muy popular como recurso secundario en el adiestramiento canino.

Su aplicación en los gatos consiste en mostrar aquello que debe hacer, apretar el clicker y ofrecerle una recompensa en lugar de pasar a la recompensa directamente después del logro, que es lo que caracteriza al refuerzo positivo. Como ves, los premios son siempre decisivos para que los felinos creen esas asociaciones positivas en su cerebro y aprendan.

Enseñarle a dar la pata a un gato, el paso a paso

El aprendizaje estará condicionado por varios factores. Sin embargo, siempre deberás respetar el ritmo de tu peludo. De lo contrario, se frustrará y será muy costoso revertir la situación. Actúa siempre del mismo modo y háblale con cariño, sin castigarlo ni regañarlo si el proceso se complica o no es tan rápido como te gustaría.

Por supuesto, cuanto más joven sea más innato le resultará aprender. Al igual que nos sucede a los humanos, las primeras semanas o los primeros meses de vida están repletos de experiencias de exploración y contacto con el medio, y las capacidades están plenamente orientadas a ello: a familiarizarse con el entorno en el que van a habitar.

Si tu mascota ya es adulta cuando vas a enseñarle este truco, no te preocupes. Lo aprenderá igualmente si sigues estas pautas:

  • Una vez seleccionado el lugar más propicio y el momento adecuado, deberás ordenarle que se siente. Si no lo sabe hacer con una orden, dale un suave toque en la parte baja del lomo para incitarle a sentarse.
  • Muéstrale el snack y guárdalo en tu mano. Comprobarás cómo sus pupilas se dilatan y te reserva toda su atención.
  • Toma su pata y pósala en tu mano con la palma hacia arriba. Ofrécele su premio y repite el proceso varias veces sin superar los 10 minutos por sesión. Si observas que el mero hecho de comprenderte le cuesta, recompénsalo con un descanso y retoma más tarde.

¿Es conveniente retirar los premios cuando ya haya aprendido?

En una primera fase, cuando aún no está asimilada la asociación será necesario ser perseverante y repetir la dinámica durante varios días. A medida que la vaya aprendiendo podrás sustituir los premios en forma de golosinas por caricias o elogios. Ejercerán un efecto positivo en tu peludo haciendo que se sienta realizado y consolidarán lo aprendido.

Sin embargo, no es conveniente alterar el orden de las recompensas. Al principio deberás apoyarte en la comida y después alternarla con otro tipo de premios a fin de que no se desoriente y se malogre lo logrado hasta ese momento. De vez en cuando podrás volver a los snacks, pero solo si ya ha interiorizado por completo todo el proceso.

En definitiva, con tesón y cariño podrás conseguir que tu minino se divierta aprendiendo nuevas cosas. Será una manera de enfrentarlo a retos que estimularán sus capacidades cognitivas y que reforzarán vuestro vínculo. Sin duda, estarás contribuyendo a cuidar su salud mental de un modo lúdico. ¿Te animas a ponerlo en práctica?

Miren Azurmendi

Periodista especializada en el mundo animal. Soy licenciada en Humanidades-Empresa en la universidad de Deusto (San Sebastián). Copywriter y redactora de contenidos desde hace casi una década. He tenido el privilegio de ver nacer y crecer este blog SoyUnGato en el que colaboro aportando mi granito de arena con una máxima: desarrollar artículos rigurosos y con información contrastada acudiendo a las fuentes que más saben sobre nuestros amigos los gatos. Luna y Bolitxe son mis cómplices peludas y con ellas también aprendo a diario. A su lado es fácil comprender la grandeza de estos animales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba