sarro-en-los-dientes-de-un-gato

La presencia de sarro en la boca de los gatos comparte sus causas y consecuencias con lo que nos sucede a los humanos. El mal aliento es el primer indicativo de que su boca no está suficientemente limpia. Sin embargo, la higiene bucal no debe convertirse en algo tedioso para tu mascota.

En esta ocasión queremos mostrarte por qué es necesario prevenir, o en su defecto, actuar con diligencia cuando hace acto de presencia la acumulación de residuos en la boca de tu gato, así como qué remedios caseros tienes a tu alcance para mantener a raya la placa bacteriana.

El sarro, un factor de riesgo

El sarro es el acúmulo de restos de comida en descomposición por la acción de las sales minerales. En una fase incipiente se forma la placa bacteriana, sobre todo en los espacios interdentales y en las encías. Si no es retirada, pasando una gasa humedecida o cepillándole los dientes, se convierte en sarro, siendo sus secuelas más severas.

Los gatos de más de 3 años y aquellos que no gozan genéticamente de un esmalte de buena calidad son más proclives a desarrollar sarro desde edades tempranas. Por tanto, si observas que tu gato aún no ha cumplido los 3 años pero tiene mal aliento, ensaliva abundantemente, se rasca la boca con las patas o come menos podría tratarse de sarro.

Cuando la enfermedad periodontal está más avanzada observarás que tu mascota está más apática, que sus dientes están decolorados, partidos e incluso que falta alguna pieza dental. En los estadios más avanzados las infecciones secundarias se extenderán a la nariz o a los ojos en forma de bultos o abscesos que urgen la intervención veterinaria.

Consecuencias de tener sarro

Lejos de ser algo secundario, debes esforzarte por mantener alejado el sarro de la boca de tu mejor amigo. La gingivitis o inflamación de las encías es su primer trastorno tras la halitosis. Las visitas veterinarias cada 6 meses te ayudarán a certificar que todo está bajo control en la boca de tu gato.

Si las encías inflamadas, enrojecidas y sangrantes no reciben tratamiento la unión entre el diente y el hueso maxilar o mandibular quedará debilitada y la pieza dentaria podría desprenderse, dejando el hueso expuesto a las infecciones. En algunos casos, el diente no llega a caerse porque está adherido a la placa, pero lleva tiempo no siendo funcional.

La inapetencia, la apatía y los pólipos constituyen las evidencias de una posible infección secundaria, provocada por la acumulación de sarro no retirada a tiempo. De ellas pueden derivarse afecciones cardíacas, renales, hepáticas, gastrointestinales o el agravamiento de la diabetes.

El tratamiento veterinario

No deberías permitir que la gingivitis siguiera su curso natural. Una limpieza profesional en profundidad, bajo anestesia general, empleando ultrasonidos para fraccionar la placa será suficiente para revertir la situación. Los antibióticos y antiinflamatorios, junto al debido seguimiento del especialista harán el resto hacia la plena recuperación de tu mascota.

gato-con-un-cepillo-de-dientes

Cómo prevenir el sarro con remedios caseros

Dispones con muchas maneras de ayudar a tu mejor amigo a disfrutar de una boca sana. Veamos en detalle cuales son las formas más comunes de mantener sus dientes limpios y sanos, sin mucho esfuerzo.

Cepillado de dientes

Deberías acostumbrarlo a cepillarse los dientes desde pequeño. De este modo, se mostrará más receptivo cada vez que tenga que hacerlo. La recomendación veterinaria es limpiar la boca del gato 2 o 3 veces por semana.

Cuando es un cachorro puedes emplear una gasa estéril empapada en agua y pasársela por los dientes para extraer los residuos. En la edad adulta puedes cepillarle los dientes con un cepillo de cerdas cortas y blandas y con un dentífrico sin flúor. Ten presente que va a tragárselo y el flúor es tóxico para los gatos.

Igualmente, puedes optar por un tisú humedecido en limpiador-antiséptico para gatos o en clorhexidina. Los comercializan en spray, por lo que resultan muy prácticos y fáciles de utilizar.

Juguetes caseros oral care

Puedes utilizar juguetes elaborados en casa para emular la acción del hilo dental sobre los dientes de tu minino. Una pelota o un hueso confeccionados con telas de distintos colores y texturas o con cuerdas resultan muy efectivos para este propósito. Al tiempo que se divierte mordiendo estará combatiendo la placa bacteriana.

Prioriza el pienso

Desde la alimentación que le procuras a diario también puedes contribuir a la higiene de su boca. La comida húmeda suele gustar mucho a la generalidad de los felinos por su untuosidad. No obstante, precisamente esa textura es perfecta para colarse entre los dientes del animal, siendo más costoso desprenderse de sus restos.

El pienso seco, por su parte, rasca la dentina y favorece la limpieza de los dientes. Es por ello que los veterinarios recomiendan su uso sobre los patés. Estos últimos deberás reservárselos para las ocasiones especiales. Los snacks oral care están específicamente diseñados para ser utilizados entre horas para proteger las piezas dentarias.

No dudes en recurrir a ellos si deseas premiar a tu mascota y consolidar los aprendizajes alcanzados. Asociará lo aprendido de un modo delicioso y saludable para su boca. En definitiva, te animamos a secundar estas buenas prácticas y a visitar con regularidad a tu veterinario a fin de preservar en óptimas condiciones la boca de tu mejor amigo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí