menu
Compartir

¿Un gato puede vivir en una habitación?

 
Por Miren Azurmendi, Periodista especializada en el mundo animal. 21 diciembre 2022
¿Un gato puede vivir en una habitación?

Cuando acoges un pequeño felino, sobre todo si es la primera vez, es natural que te preguntes si un gato puede vivir en una habitación o cuánto tiempo puede pasar solo en casa. Es una realidad que las viviendas son cada vez más pequeñas y ante la falta, por ejemplo, de un balcón es lógico cuestionarse cómo satisfacer las necesidades del animal. En esta entrada de SoyUnGato queremos arrojar algo de luz sobre este tema. En ocasiones, la lógica no lo explica todo. Y es que cuando se trata de la psicología felina, conviene reparar en sus requerimientos, siempre ligados a sus instintos de caza y supervivencia. Por tanto, ya te adelantamos que su bienestar no depende tanto de la cantidad, sino de la calidad. Si quieres conocer los detalles, permanece atento.

También te puede interesar: Cómo calcular la edad humana de un gato

¿Se puede tener un gato en un cuarto?

Un reciente estudio ha revelado que los gatos de interior, que solo hacen vida dentro de casa, son más longevos que los de exterior. Están más protegidos de las enfermedades infecciosas y libres de posibles peleas o atropellos. Sin embargo, idealmente, los felinos, aunque hay razas que podemos exceptuar, deberían tener acceso al exterior, por ejemplo, protegiendo el balcón con una malla para mantenerlos activos.

El persa, el siamés, el ragdoll, el chartreux, el sphynx, el british de pelo corto y el azul ruso son algunas de las razas que mejor toleran la vida dentro de casa, y que no echan en falta no poder salir. En general, los gatos pueden vivir sin tener acceso al exterior. Ahora bien, para mantenerse equilibrados deben poder ejercitarse, explorar y jugar (interactuar). Es tu responsabilidad como tutor saber suplir todas sus necesidades.

En definitiva, sí. Un gato sí puede vivir en una habitación, pero esta tiene que cumplir con ciertos requisitos. Ahora bien, el hecho de que un gato sí pueda vivir en un piso sin estar en contacto con el exterior, no quiere decir que lo tengamos que tener encerrado en una habitación. Además, si estás compartiendo piso con otra persona, deberás asegurarte de que tu gato se encuentra a gusto y la situación no le genera estrés.

Cuánto espacio necesita un gato para vivir

En su hábitat natural, el territorio de un pequeño felino puede abarcar entre 3.500 y 25.000 metros cuadrados. Sin embargo, no es imprescindible que le proveas de su réplica en casa. De acuerdo con los expertos, los gatos necesitan, como mínimo, dos metros cuadrados para desenvolverse con cierta soltura y dar salida a su innata curiosidad. En este punto, la calidad del espacio medida por su enriquecimiento es esencial.

En otras palabras, si tu gato no va a tener acceso al exterior, puede ser feliz siempre y cuando tenga cubiertas todas sus necesidades. Para ello, los etólogos recomiendan ofrecerle dos ambientes, o estancias, bien diferenciados entre los que alternar a lo largo del día. Uno, dedicado al juego, a hacer sus necesidades y a alimentarse, y el otro, reservado al descanso y a los momentos contemplativos en soledad.

En definitiva, tiene que tener cubiertas sus necesidades básicas: la caza, el aseo y el descanso. Recuerda que los gatos son animales muy pulcros, por lo que querrán tener diferenciado el espacio del arenero del del comedero y bebedero. Si estos objetos se encuentran demasiado cerca, pueden incluso rechazar la comida, así que mejor procurarlos de la mejor manera.

Por último, también cabe mencionar que también necesitan dos camas, cada una con una altura distinta. Mientras que una de ellas tiene que estar en el suelo, accesible en cualquier momento y apta para los gatos que tienen menos movilidad, la otra tiene que estar más alta, ya que a ellos les gusta controlar su alrededor. ¿Qué mejor manera para hacerlo que desde las alturas?

Tanto la disposición de los ambientes como la adquisición de bebederos, comederos y areneros tiene que hacerse teniendo en cuenta la personalidad del gato. Con el sinfín de productos que encontramos en el mercado actualmente, tenemos que buscar aquellos que encajen mejor con el carácter de nuestro pequeño peludo.

¿Un gato puede vivir en una habitación? - Cuánto espacio necesita un gato para vivir

Cómo tener un gato en una habitación

Si tu vivienda es un pequeño apartamento, el felino debería disponer de una habitación en exclusiva y de acceso a una zona común como, por ejemplo, la sala de estar. Con el fin de evitar su frustración, te aconsejamos que compenses la falta de espacio con recursos en altura. Un rascador de varias alturas o refugios colocados en lugares elevados le permitirán trepar, saltar y sentirse seguro.

Pese a lo que puedas creer, puede vivir sano y feliz viviendo en una habitación. Eso sí, ello implica que, por un lado, destines tiempo a diario a jugar con él y a acompañarlo y, por otro, que acondiciones adecuadamente esta habitación para gatos. Esto se traduce en que deberás dejar a su alcance, como hemos mencionado, una cama a ras de suelo, otra en altura a modo de refugio y un arenero de fácil acceso y alejado del comedero y del bebedero.

El rascador y los juguetes son igualmente imprescindibles, ya que le permitirán entretenerse, sobre todo, cuando estés ausente, y mantener despiertas sus facultades. Recurre a los juguetes interactivos, dado que están especialmente diseñados para estimular su mente y son acordes a las distintas etapas vitales del gato. Si optas por darle un compañero, no debería haber más gatos que habitaciones disponibles en la casa.

Si te estás planteando comprar un rascador alto para gatos, tipo árbol, te dejamos el siguiente ejemplar que consideramos de lo más adecuado debido a su calidad-precio. Gracias a su estructura, es perfecto para ponerlo en las esquinas, además de que cuenta con tres plataformas que servirán a tu gato para despejarse y relajarse.

¿Un gato puede vivir en una habitación? - Cómo tener un gato en una habitación

Qué pasa si encierras a un gato en una habitación

A veces, debido, precisamente, a la falta de espacio en el hogar, podemos sentirnos tentados a encerrar al gato para dormir. Sin embargo, esta es una práctica completamente desaconsejable, ya que causará un estrés innecesario al animal y dificultará tu descanso.

Verse privado de libertad, lo alentará a maullar por la noche para llamar tu atención. Resulta preferible habituarlo a dormir en su cama, cerca de ti si aún está adaptándose al hogar.

Una de las principales consecuencias de tener un gato encerrado es el malestar psicológico que experimentará. De mantenerse en el tiempo, podría derivar en trastornos del comportamiento que requieran la intervención de un etólogo. Inevitablemente, creará una asociación negativa que lo lleve a desconfiar de ti y a mostrarse nervioso y huidizo. Aunque disponga de recursos que cubren sus necesidades, la puerta nunca debería estar cerrada.

Los felinos agradecen la autonomía para hacer lo que les apetece en cada momento, con refugios en lugares elevados desde los que disfrutar de una panorámica del entorno, con contacto visual a la puerta de entrada o a una ventana. Sentirse querido y acompañado es otro de los requisitos a satisfacer cuando un gato pasa muchas horas al cabo del día en la misma habitación.

En definitiva, un gato sí puede vivir en una habitación, pero ello implica que su tutor adopte ciertas medidas encaminadas a proporcionarle los recursos necesarios para que tanto sus necesidades físicas como las cognitivas y emocionales estén cubiertas. En este sentido, ofrecerle alternativas en altura y pasar tiempo con él son una excelente manera de compensar la falta de espacio.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Un gato puede vivir en una habitación?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Datos curiosos.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Un gato puede vivir en una habitación?
1 de 3
¿Un gato puede vivir en una habitación?

Volver arriba