menu
Compartir

Sangre en la orina del gato: causas y tratamientos

 
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en gatos. 4 noviembre 2022
Sangre en la orina del gato: causas y tratamientos

"¿Por qué mi gato orina sangre?" es una pregunta que se pueden hacer los cuidadores de gatos cuando observan que la orina de sus felinos ya no presenta su color habitual. Nuestros pequeños mininos pueden presentar sangre en la orina con más frecuencia de la que imaginamos. Se manifiesta en forma de micciones de color rojo, rosado, marrón o anaranjado, que indican que hay presencia de glóbulos rojos y componentes sanguíneos en la orina.

Cuando un gato orina sangre puede denominarse hematuria cuando se compone principalmente de glóbulos rojos, Sin embargo, cuando hay presencia de pigmento de la sangre en la orina, es decir, de hemoglobina, que es la proteína transportadora del oxígeno y fijadora del hierro, se llama hemoglobinuria. La hematuria suele provenir del tracto urinario, mientras que la hemoglobinuria se produce cuando los glóbulos rojos se rompen liberando el pigmento hemoglobina, por lo que suele ser por causas más sistémicas o extraurinarias. Si deseas conocer las principales causas que explican por qué tu gato orina sangre y qué hacer al respecto, continúa leyendo este artículo de SoyUnGato.

FLUTD

"Mi gata castrada orina sangre" o "mi gato esterilizado orina de color rojo" pueden ser problemas que manifiesten cuidadores felinos. La esterilización, el sedentarismo, el sobrepeso y la dieta seca o con poca ingestión diaria de agua predispone a que nuestros pequeños felinos presenten problemas del tracto urinario inferior, enfermedad felina del tracto urinario inferior o FLUTD. Son enfermedades que producen disuria (dificultad en la micción), estranguria (dolor en la micción), polaquiuria (micciones frecuentes de poco volumen), eliminaciones fuera de la bandeja y, el tema que nos ocupa, sangre en orina.

Hay varias enfermedades que constituyen este síndrome en los gatos y en dicho apartado trataremos la urolitiasis (cálculos urinarios), los tapones uretrales, las infecciones del tracto urinario y los tumores de las vías bajas.

Urolitiasis

Los cálculos urinarios son unos sedimentos de las vías urinarias que se producen cuando se sobrepasa el umbral de ciertos minerales presentes en la orina y que producen daños en el epitelio, lo que ocasiona que los gatos puedan sangrar durante las micciones. En el gato, los más frecuentes son los de oxalato cálcico y los de estruvita:

  1. Urolitos de estruvita: formados por amonio, fosfato y magnesio y rara vez asociados a infección bacteriana, a diferencia de lo que ocurre con los cálculos de estruvita en los perros. Generalmente, se producen en hembras orientales con bajo consumo de agua, orina muy concentrada, que tienen sobrepeso y un pH alcalino de la orina (>6,5).
  2. Urolitos de oxalato cálcico: se forman cuando la orina se sobresatura de calcio y de oxalato, momento en el que se unen y crean una molécula estable de oxalato de calcio. Son más frecuentes en las razas burmés, himalayo, persa y ragdoll, siendo más prevalente en los machos de 2 a 18 años con orina concentrada, pasados de peso e hipercalcemia.

Los cálculos urinarios se pueden diluir con la dieta urinaria para reducir el pH por debajo de 6,3, siempre y cuando sean cálculos de estruvita, pues los de oxalato cálcico requieren cirugía de extracción siempre, puesto que no se pueden disolver con la dieta urinaria y además requieren que se trate la hipercalcemia.

Tapones uretrales

Los tapones uretrales son restos de tejidos muertos, mucoproteínas, sangre o células de la inflamación que se mezclan con una matriz proteica y material cristalizado (especialmente estruvita) y que pueden causar una obstrucción del tracto urinario en los gatos, siendo la principal causa de obstrucción, seguidos de la urolitiasis.

Pueden aparecer por una persistente inflamación de la uretra o la vejiga. Cuando producen obstrucción, los gatos afectados presentan, además de sangre en la poca orina que puede salir por el proceso obstructivo, signos clínicos como:

  • Anorexia.
  • Vómitos.
  • Depresión.
  • Hipercalemia.
  • Hipotermia.
  • Hipercalcemia.
  • Acidosis metabólica.
  • Deshidratación.

Infección del tracto urinario

Las infecciones del tracto urinario no son algo frecuente y se producen por contaminación bacteriana de las vías urinarias bajas, generalmente por E.coli, Streptococcus, Staphylococcus y proteus spp, cuando las defensas naturales que evitan las infecciones se ven perjudicadas por alguna alteración o enfermedad como la diabetes, el síndrome de Cushing, el tratamiento con corticoides o quimioterapia, cálculos o sondaje uretral. Los síntomas son:

  • Sangre en orina.
  • Micción dolorosa.
  • Incontinencia urinaria.
  • Micciones inadecuadas.

Cuando la infección se extiende a las vías urinarias altas, es decir, a los riñones, pueden aparecer signos de insuficiencia renal y fiebre.

Los casos de infecciones urinarias se diagnostican con una muestra de orina estéril mediante cistocentesis y cultivo bacteriano con antibiograma para encontrar el antibiótico más efectivo, manteniéndolo entre 10 y 14 días. Si ha afectado al riñón produciendo una pielonefritis, deberá permanecer durante 4-6 semanas.

Tumores en las vías urinarias bajas

Estos tumores son poco frecuentes y si ocurren suelen ser de vejiga. En concreto, hablamos del carcinoma de células de transición, un tumor que invade capas profundas de la vejiga y que puede producir metástasis a distancia en pulmones, hígado u otros órganos.

Entre los signos clínicos, destaca la sangre en la orina, la micción gota a gota y las micciones frecuentes y escasas. Por ello, si tu gato echa gotitas de sangre, no dudes en acudir rápidamente al veterinario para comprobar si se trata de un tumor.

Otros tumores que pueden aparecer son los tumores mesenquimatosos benignos o malignos y el linfoma.

Alteraciones de la vejiga urinaria

La vejiga urinaria se puede inflamar, lo que se conoce como cistitis, por una variedad de afecciones, que pueden ser infecciosas y no infecciosas, por traumatismos o puede ser idiopática. Con respecto a esta última, es más frecuente en los gatos jóvenes o de mediana edad con indiferencia de sexo, esterilizados, pasados de peso y que beben poca agua. Produce signos clínicos de vías urinarias bajas entre los que podemos encontrar sangre en orina del gato afectado.

Se trata de una enfermedad crónica con períodos de remisión y recaídas que se suele producir en gatos predispuestos ante estímulos estresantes junto con otras alteraciones de la vejiga urinaria, con una deficiente respuesta hormonal y del sistema nervioso simpático al estrés. Así mismo, ocurre en mininos con una disminución de la capa de glicosaminoglucanos y una alta concentración de compuestos en la orina que incrementan la inflamación de la pared de la vejiga.

Tratamiento

En los casos de cistitis idiopática felina se debe reducir el estrés mediante el uso de feromonas felinas, enriquecimiento ambiental y el uso de fármacos específicos para tratar el problema, así como administrar glucosaminoglucano (glucosamina o pentosano polisulfato) y antiinflamatorios. Para más detalles, no te pierdas este otro artículo: "Cistitis en gatos".

Piometra

Si no has esterilizado a tu gata puede presentar sangre en la orina debida a una condición llamada piometra, que consiste en una infección bacteriana del útero que puede ocasionar que se expulse material purulento o hemorrágico-purulento a través de la vagina. Esta sustancia puede arrastrarla durante la micción y parecer que orina sangre.

Se trata de una enfermedad que ocurre en la fase lútea de las gatas, la cual sucede solo cuando ovulan tras la cópula. Aunque también puede aparecer en el escaso 15 % de las gatas ovulan de forma espontánea. Por ello, esta patología es mucho menos frecuente que en las perras, que no necesitan copular para ovular. También son propensas a padecer infección de útero aquellas gatas que están en tratamiento con progestinas, que suprimen el celo. También es más frecuente en las gatas mayores.

Tratamiento

La piometra abierta que produce que la gata orine gotas de sangre provenientes del útero se trata primero mediante la estabilización del animal con fluidoterapia, prostaglandinas, antiprogesterona o antibióticos. Luego, es necesario esterilizarla extirpando el útero y los ovarios.

Sangre en la orina del gato: causas y tratamientos - Piometra

Parásitos hemáticos

"Mi gato orina sangre pero no le duele" es otra de las consultas más habituales cuando hay sangre en la orina. Esto puede indicar algún problema más allá de las vías urinarias, que está produciendo que se elimine sangre por rotura o destrucción de los glóbulos rojos (hemoglobinuria). Algo que puede producirlo son los parásitos hemáticos, unos organismos que son transmitidos a través de parásitos externos como las garrapatas o las pulgas.

Dentro de estos parásitos encontramos las babesias, que infestan los glóbulos rojos y producen hemólisis de los mismos, anemia, debilidad, anorexia, ictericia, diarrea y letargia. Otros parásitos hemáticos importantes en los gatos son los responsables de la anemia infecciosa felina, unas pequeñas bacterias que se asientan en el borde de los glóbulos rojos: Mycoplasma haemofelis, Candidatus Mycoplasma turicensis y Candidatus Mycoplasma haematoparvum. La más patógena es Mycoplasma haemofelis, que puede producir una severa anemia con reducción del hematocrito, haciendo que los gatos estén anoréxicos, deprimidos, con fiebre, aumento del tamaño del hígado y del bazo y de la frecuencia cardiorrespiratoria.

Tratamiento

Los parásitos hemáticos se tratan con fármacos específicos y tratamiento médico para estabilizar a los pequeños felinos anémicos.

Si has observado sangre o un color rojizo-marronáceo en la orina de tu gato, no lo pienses y acude a un centro veterinario donde puedan diagnosticar el problema y ponerle solución. Generalmente, a través de pruebas diagnósticas, anamnesis y exploración física pueden hallar el origen del problema y tratarlo como es debido. Como has podido comprobar, si tu gato orina sangre es grave en la mayoría de casos, por ello es tan importante la rápida actuación.

Cómo prevenir que un gato orine sangre

La mejor manera de prevenir que tu gato orine sangre es manteniéndolo en buenas condiciones de actividad, pues el sobrepeso es un factor de riesgo para muchas de las enfermedades que hemos comentado que son causa de hematuria en gatos.

Otro factor de riesgo importante es la concentración de la orina debido a que los gatos ingieren poca agua y su dieta se basa en el consumo de alimento seco en su práctica totalidad. Para prevenir la sangre en la orina del gato por este motivo, debes hacer que tu minino beba más agua a diario para que la orina se diluya y esté hidratado. Para ello, es recomendable añadir alimento húmedo completo a su dieta y snacks hidratantes como sopas o leche para gatos, así como instalar una fuente de agua para gatos, ya que a muchos les estimula al estar el agua fresca y en continuo movimiento. Hablamos de ello con más detalles en este otro artículo: "Por qué es importante la hidratación en mi gato".

Reducir el estrés es también importante para prevenir estos problemas. Así, debes hacer que tu gato tenga lugares para esconderse, jugar, interaccionar y resguardarse, reducir los estímulos estresantes y usar feromonas sintéticas felinas para crear un hogar seguro y tranquilo.

Por último, los chequeos rutinarios son importantes para valorar el estado general de salud de tu pequeño felino y adelantarte a cualquier problema. Por supuesto, la esterilización es fundamental también para evitar piometras y otros problemas reproductivos en las gatas.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sangre en la orina del gato: causas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Atencia, S. (2020). Urología en felinos II, enfermedades del tracto urinario inferior del gato. Improve International.
  • Baciero, G. Enfermedades del tracto urinario inferior en el gato. Disponible en: http://axonveterinaria.net/web_axoncomunicacion/auxiliarveterinario/32/AV_32_Enfermedades_tracto_urinario_en_el_gato.pdf
  • Avepa formación continuada. (2013). Las vías urinarias “tan sencillas como complejas”. Disponible en: https://avepa.org/pdf/proceedings/URINARIO_PROCEEDING2013.pdf

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Sangre en la orina del gato: causas y tratamientos
1 de 2
Sangre en la orina del gato: causas y tratamientos

Volver arriba