menu
Compartir

Remedios caseros para la sarna en gatos

 
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 1 julio 2022
Remedios caseros para la sarna en gatos

La sarna es una enfermedad causada por ácaros de distintas especies. Así, encontraremos diferentes tipos de sarna, siendo la notoédrica y la otodéctica las más frecuentes en los gatos. Dado que se trata de una patología contagiosa, es importante ponerle remedio lo antes posible para evitar su propagación, sobre todo si convivimos con más de un gato o alguno de ellos resulta más vulnerable por algún motivo.

Ante la sospecha de sarna, debemos dirigirnos de inmediato al veterinario. Será este profesional quien, tras el pertinente examen, confirme el diagnóstico, pues no todas las enfermedades cutáneas van a ser sarna, y nos prescriba el tratamiento adecuado, que se basará en la eliminación de los ácaros y, de ser necesario, en el control de la sintomatología por estos provocada. Para ayudar en la recuperación, que no sustituir el tratamiento veterinario, repasamos algunos de los remedios caseros para la sarna en gatos en este artículo de SoyUnGato.

Higiene del entorno

Al hablar de remedios caseros es normal pensar en productos que se pueden aplicar sobre el animal, pero el primer remedio que debe complementar el tratamiento veterinario y que es especialmente importante, sobre todo en hogares con más de un felino, es la higiene.

La sarna es contagiosa por contacto con el gato, pero, también, con objetos que este haya podido contaminar. Esto hace necesario evitar que nuestro gato salga al exterior, si es que lo hace, y limpiar bien los lugares y los objetos con los que haya entrado en contacto.

Lo ideal sería que permaneciese en cuarentena, en un espacio limitado y sin relación con otros animales, hasta que reciba el alta. Extrema tu higiene y cámbiate de ropa tras manipularlo. Los textiles puedes introducirlos en la lavadora a una temperatura de 60º. Las superficies y accesorios puedes desinfectarlos con algún producto específico contra los ácaros.

Ácido bórico

Como hemos explicado, el veterinario es quien nos pautará un tratamiento acaricida que debemos seguir. Nosotros en el hogar, y siempre con su consentimiento, podemos utilizar algún remedio casero para la sarna del gato, sobre todo orientado a ayudar a la recuperación de las lesiones que se hayan podido producir en la piel.

Un ejemplo de esto es el uso del ácido bórico, que podemos aplicar para mejorar la salud de la piel y que cuenta con propiedades antisépticas. Podemos encontrar el ácido bórico como componente de distintos champús aptos para gatos. Lo mejor es que sigamos las recomendaciones del veterinario en cuanto a marca, formato y modo de uso.

Jabón de azufre

Al igual que el ácido bórico, podemos buscar productos que contengan azufre (o tiosulfato de sodio) para favorecer la recuperación de la piel de nuestro gato, también siguiendo el consejo de nuestro veterinario. Lo ideal es aplicarlo, dejarlo actuar unos minutos y después retirarlo. Puede ser difícil bañar entero a nuestro gato, sobre todo si no está acostumbrado y teniendo en cuenta que al terminar habrá que secarlo por completo, pero podemos aplicar el producto localmente.

Para ayudarte, en este vídeo encontrarás varios consejos para acostumbrar a tu gato al baño, algo muy útil si sufre sarna:

Vinagre blanco

Se le atribuye efecto acaricida, pero igualmente lo usaremos complementando al tratamiento del veterinario y siempre con su aprobación. El problema del vinagre es que su fuerte olor acostumbra a desagradar a los gatos, por ello es normal que estornuden o intenten retirar el producto de su piel. En cualquier caso, aplícalo mezclado con agua. Puedes ponerlo en las zonas a tratar con un gotero o mediante una gasa humedecida en la disolución. Un pulverizador es otra alternativa, si tu gato no se alarma con el ruido.

Aunque el vinagre para la sarna en gatos resulta efectivo, evita ponerlo encima de heridas abiertas, pues provocaría picor e irritación, agravando el problema.

Vinagre de manzana

Puede ayudar a la higiene de la piel, insistimos, siempre como complemento al tratamiento acaricida pautado por el veterinario. Además, al vinagre de manzana se le atribuyen propiedades antibacterianas y antifúngicas, por lo que puede colaborar a la hora de evitar que la sarna se complique con la aparición de otros patógenos como los mencionados. También ayuda a mantener la hidratación de la piel, evitando que se reseque y llegue a descamarse e irritarse.

Puedes aplicar este tipo de vinagre disolviéndolo en la misma cantidad de agua y cubriendo bien la zona afectada con un pulverizador. Si tu gato se asusta con el ruido, empapa una gasa y pásala por la piel que quieras tratar. También podría aplicarse como champú, si tu gato es de los que acepta el baño. Como precaución, no pongas el vinagre sobre heridas abiertas.

Aceite de oliva

Una opción interesante y común en todas las cocinas es el aceite de oliva. Su poder hidratante ayudará a regenerar la piel afectada por la sarna. Solo tienes que aplicar en las zonas dañadas una pequeña cantidad, que puedes poner sobre tu dedo, dando un suave masaje para que penetre y se absorba bien.

Aloe vera

Son de sobra conocidas las propiedades beneficiosas que para la piel tiene esta planta, por eso puede formar parte de la recuperación de nuestro gato con sarna como complemento al tratamiento veterinario. Regenera, hidrata, desinflama, calma, etc., pero siempre busca aloe vera natural y aplícalo en las zonas afectadas dando un suave masaje, lo que puedes hacer poniendo el producto directamente sobre tus dedos.

Una vez aplicado este tratamiento natural para la sarna en gatos, procura que no lo ingiera, puesto que podría ocasionar diarrea o vómitos.

Avena

Con la avena puedes preparar un champú mezclándola con agua para aplicar sobre las zonas lesionadas. Tiene un efecto calmante que puede ir muy bien para ayudar a la recuperación de una piel que ha sufrido una considerable irritación. Al igual que hemos explicado, te puede servir para bañar por completo a tu gato, si le gusta el agua, o para aplicar de forma local en las zonas que requieren ayuda. Recuerda que ni con la avena ni con ningún otro remedio casero vas a acabar con los ácaros. Estos solo ayudan a la recuperación más rápida de la piel dañada.

Control del estrés

Por último, queremos mencionar que, en ocasiones, la sarna se manifiesta porque nuestro gato sufre una bajada de defensas, lo que puede suceder porque padece alguna enfermedad o condición previa que lo hace más vulnerable, pero, también, por el estrés. Los gatos son muy sensibles a cualquier cambio en su entorno y rutinas, por lo que modificaciones que a nosotros nos parecen irrelevantes para ellos pueden suponer un impacto en su bienestar.

Asegúrate de que sus condiciones de vida son las adecuadas para que pueda desarrollar sus instintos naturales, como trepar, saltar, rascar, esconderse, etc., dedícale tiempo, introduce cambios de manera paulatina, dale una alimentación de calidad y acude a todas las revisiones que te recomiende el veterinario.

Por último, si tras aplicar alguno de los remedios para la sarna en gatos expuestos notas algún tipo de reacción, retíralo y acude al centro veterinario. Cabe la posibilidad de que tu felino manifieste algún tipo de reacción alérgica, por ello es importante, siempre, contar con la previa aprobación del especialista.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para la sarna en gatos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Remedios caseros.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Remedios caseros para la sarna en gatos
Remedios caseros para la sarna en gatos

Volver arriba