minino-que-quiere-comer-pollo

En muchas ocasiones, por comodidad, por miedo a no proporcionar a nuestro gato los nutrientes que requiere o por falta de tiempo solemos preferir la comida envasada. Sin embargo, prepararle recetas caseras reforzará vuestro vínculo y, de un modo más sencillo de lo que crees, le estarás proveyendo de nuevos sabores que enriquecerán su dieta.

Cocinar para tu gato no está reñido con pasar muchas horas cocinando. Por ello, hoy queremos presentarte 4 recetas muy sencillas que encantarán a tu mascota. Con ingredientes que ya tienes en casa podrás preparar snacks muy apetecibles, helados e incluso patés muy proteicos. ¿Nos acompañas?

Recetas para carnívoros estrictos

El sistema digestivo de los felinos está diseñado para metabolizar proteínas de origen animal. Por tanto, las recetas que cocines deberán tener como protagonista a la carne o al pescado. Carne de res, pollo, pavo, vísceras, atún, sardinas o salmón, entre otros, serán idóneos para mantener saludable a tu minino.

En este sentido, la carne de pollo es la más recomendada por los especialistas dado su reducido contenido en grasa y su elevado aporte nutricional, especialmente adecuada para los gatos con sobrepeso u obesidad. La presencia de frutas y verduras no debe sobrepasar el 10-15 % del total de lo ingerido al día.

4 Recetas sencillas con pollo para chuparse los bigotes

Dado que, por lo general, los mininos no suelen ingerir mucha agua las recetas que te mostramos a continuación pretenden incrementar el balance hídrico y la variedad de nutrientes que sueles proporcionar a tu mejor amigo. Toma papel y bolígrafo porque comenzamos.

gato-oliendo-un-pollo

Comida húmeda a base de hígado de pollo

La textura de los patés encanta a los gatos. Por lo general, les resulta irresistible. Esta preparación lleva hígado de pollo, pero puedes alternarla por vísceras de vaca, atún, salmón o sardina. Esta última destaca por su alto contenido en aceites poliinsaturados Omega 3, muy beneficiosos para la salud cardiovascular y articular de tu gato.

Ingredientes

  • 4 hígados de pollo.
  • 1 cucharada de puré de patata, previamente cocida.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva.
  • 1 pizca de perejil fresco, picado muy fino.

Elaboración

Después de cocer los hígados en un cazo con agua hirviendo durante 3 minutos, deberás triturarlos con la ayuda de un tenedor. Mézclalos con el puré de patata y añade el aceite y el perejil. Deja que se enfríe y ya estará listo para contentar a tu mascota. Relamerá su comedero. ¡Garantizado!

Pastel de carne con espinacas

Este pastel es muy fácil de cocinar y suele gustar mucho a los felinos. Aunque la versión más extendida es la que lleva carne de ternera, nosotros hemos optado por la carne de pollo por ser más saludable y apta para todos los gatos. Igualmente, puedes sustituir la espinaca por la calabaza.

Ingredientes

  • 1 taza de carne pollo cortada muy fina.
  • 25 gr de espinaca.
  • 25 gr de arroz.

Elaboración

Cocina el pollo en una plancha o sartén con muy poco aceite mientras hierves la espinaca y el arroz por separado. Una vez cocinados todos los ingredientes, viértelos en un recipiente y tritúralos. Sírvelo a temperatura ambiente.

Palitos de pollo deshidratado

Estos palitos son sencillísimos de cocinar y te resultarán muy útiles para premiar a tu mascota cada vez que aprenda algo nuevo. Como sabes, los snacks o golosinas son indispensables como refuerzo positivo en el adiestramiento de cualquier gato para lograr la asociación de lo aprendido con una experiencia agradable.

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo.
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva.
  • 1 taza de avena.
  • 1 pizca de perejil fresco, picado finamente.

Elaboración

Corta la pechuga en tiras o bastones y embadúrnalos en el aceite con el perejil. Pasa las tiras por la sartén, previamente calentada a 180 ºC. Cuando esté caliente coloca las tiras y espera a que se doren por uno de los lados. Completada esta fase, deberás cocinarlos por el otro lado durante 15 minutos en el horno, también a 180 ºC.

Sácalos del horno y deja que se atemperen para pasarlos por la avena cocida. De este modo, adquirirán una textura de snack muy apetecible. Puedes congelarlos o mantenerlos en el frigorífico. Si optas por lo primero se mantendrán en perfectas condiciones durante 3 meses, si los refrigeras tu gato deberá consumirlos antes de pasada una semana.

Helado casero de pollo y zanahoria

No debes pensar que los helados son exclusivamente recetas dulces. En este caso, podríamos equiparar esta preparación a la versión fría de un plato muy proteico a base de pollo, aunque también puedes cocinarla con pavo o atún. Deberías recurrir a ella durante los meses de más calor para prevenir los golpes de calor y la deshidratación de tu minino.

Ingredientes

  • Media taza de pollo.
  • 1 zanahoria mediana rallada.
  • Media taza de leche de arroz o medio yogurt natural sin azúcar y sin lactosa.
  • 1 pizca de cúrcuma.

Elaboración

Cuece el pollo y déjalo enfriar para deshilacharlo. Mézclalo con el resto de ingredientes y tritúralo todo. Hecho esto estarás en disposición de verter el resultado en un recipiente para helados o, en su defecto, en una cubitera para hielo. Tápalo con papel film e introdúcelo en el congelador. Cuando se haya solidificado desmolda y ¡a disfrutar!

Como ves, preparar comida casera para tu gato es mucho más sencillo y económico de lo que crees. Además, estarás variando su dieta con nuevos sabores y enriqueciéndola con nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento de sus órganos, la fortaleza de sus huesos y dientes y para el lustre de su manto. ¿Cuál de estas recetas es tu favorita?