gato-con-nariz-chata

Sin duda, las razas de gato con la nariz chata, técnicamente llamadas braquicéfalas, son de las más bellas que existen. De hecho, el persa, por ejemplo, ha sido históricamente una de las más empleadas en la creación de otras nuevas. Los mininos braquicéfalos comparten otro rasgo: sus ojos grandes y redondos les confieren una mirada dulce y encantadora.

Sin embargo, la selección genética, además de hacerlos muy bellos y apreciados por los amantes de los felinos, juega en contra de su salud, puesto que su conducto nasolacrimal es más corto y su paladar blando. Ello los convierte en más vulnerables a patologías respiratorias y a los golpes de calor. Razón por la que no pueden volar.

4 razas de gato con la nariz chata y sus cuidados

Los persas, exóticos de pelo corto, himalayos y birmanos constituyen las 4 razas felinas braquicéfalas por excelencia. Las 4 son proclives a padecer el llamado síndrome braquicéfalo o enfermedad obstructiva congénita de las vías respiratorias superiores. El acortamiento de sus narinas y su paladar blando provocan un continuo lagrimeo.

Dado que las lágrimas no drenan internamente la piel del entorno de los ojos puede llegar a oxidarse si no realizas una periódica limpieza de estos con suero fisiológico o manzanilla. Igualmente, para prevenir la dermatitis de su piel los especialistas recomiendan aplicarles una solución antiséptica en la zona de los ojos una vez por semana.

El paladar blando puede ocasionar deformaciones que con el paso de los años pueden requerir cirugía. Estas razas no toleran el ejercicio físico continuado, menos aún si este debe desarrollarse a altas temperaturas. Notarás que cuando experimentan una crisis jadean, respiran con dificultad, de forma ruidosa o que tosen de forma persistente.

Complicaciones asociadas al síndrome braquicéfalo

Este acortamiento de las narinas pueden entrañar ciertas complicaciones en los mininos de razas braquicéfalas en edades avanzadas. Nos referimos a alteraciones odontológicas, gastrointestinales, oculares o cutáneas. Suele ser habitual, por ejemplo, que a los felinos braquicéfalos sénior se les deban administrar lágrimas artificiales.

Si eres propietario de un gato de alguna de estas razas deberás extremar la higiene de sus ojos. Al menos, cada 2 días deberás limpiárselos con una gasa estéril empapada en suero fisiológica. La manzanilla resulta más adecuada para las higienizaciones más profundas, que puedes llevar a cabo una vez cada 15 días o cada 3 semanas.

También deberás acostumbrarlo a limpiarse los dientes, valiéndote para ello de un cepillo y de una pasta específica para gatos, con poco contenido en flúor. De lo contrario, podría necesitar una limpieza profesional con anestesia en una etapa vital más avanzada.

Las 4 razas de gato braquicéfalas y sus características

Ya conoces cuál es el precio que persas, exóticos de pelo corto, himalayos y birmanos deben pagar por ser tan hermosos. No obstante, cada raza cuenta con sus propias características que las hacen únicas. ¿Las conoces?

Persa

El gato persa

Fruto del cruce del Angora turco y del gato de Pallas, oriundo de la actual Irán, ¿quién puede resistirse a su dulce mirada y a la majestuosidad de que los dota su largo manto? Los gatos persas son corpulentos. A ello contribuyen sus cortas patas y su ancho pecho.

Son muy dóciles, cariñosos y amigables. Se llevan bien con humanos y con otras mascotas. Sin embargo, no son muy activos y, en consecuencia, propensos a la obesidad, una circunstancia a evitar a fin de mantener controlado el síndrome braquicéfalo del que ya te hemos hablado.

raza-exotica
Exótico

El gato exótico de pelo corto

Estos mininos son la versión shorthair de los persas. Su cara es plana y sus ojos grandes y saltones. Su aspecto bonachón se caracteriza por el hecho de que la parte superior de la nariz suele coincidir con el párpado inferior, haciendo que el quiebro se produzca en el área media de los ojos.

Son algo más reservados que los persas, pero comparten con ellos el gusto por la soledad en determinados momentos y los mimos de su humano favorito en otros. ¿Sabes que sienten predilección por los lugares frescos para descansar y pasar el rato?

Himalayo

El gato himalayo

Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que los gatos himalayos han heredado lo más bonito de cada una de las razas de las que proceden. Del persa, su complexión robusta y su carácter pacífico y cariñoso. Del siamés, sus impresionantes ojos azules y el patrón colorpoint que oscurece su cara, sus orejas, su cola y sus patas.

Sus pequeñas y redondeadas orejas coadyuvan a acentuar su aplanada cara. Se trata de felinos preciosos, muy apegados y que prefieren los ambientes tranquilos, sin ruidos. Se llevan bien con los niños, pero necesitan algo de tiempo para familiarizarse con los desconocidos.

Birmano

El gato birmano

También conocido como Sagrado de Birmania por su procedencia de Myanmar, el birmano es un minino esbelto de pelo semilargo. Se halla a medio camino entre el persa y el siamés. Es menos chato que el persa y porta los característicos ojos azules de este último, así como las manchas blancas en los extremos de la cola, de las orejas y de las patas.

En definitiva, los gatos de cara plana y nariz chata son muy bellos, pero reclaman más cuidados de higiene y precauciones que otras razas. Deberás evitar exponerlos a altas temperaturas y procurarles una dieta hipocalórica. De lo contrario, el sobrepeso aceleraría la concurrencia de la enfermedad obstructiva congénita o podría agravarla.