El gato British Shorthair, pura esencia británica

Su origen milenario, descendiente de los gatos de las legiones romanas y los gatos autóctonos,  le ha dado un aura especial. El British Shorthair es un gato fuerte y grande, pero de aspecto encantador. Su apretado pelo corto, sus ojos redondos y la dulzura de su carácter lo convierten en el gato favorito de muchas personas.

Un gato con tanta historia ha vivido momentos de esplendor y también de casi desaparición. Podría decirse que es la raza nacional británica, aunque conquista corazones en todo el mundo. No es para menos: adora a sus dueños, pero también sabe estar solo y jugar a sus anchas.

Características del gato British Shorthair

Tiene un cuerpo musculoso y huesos robustos. Es ancho de tórax. Los mofletes rellenos enmarcan su nariz respingona. Las patas son más bien cortas y los pies redondos, con los dedos muy juntos entre sí. Está reconocido por las asociaciones TICA, CFA y ACFA.

icono-mundo25 Origen Europa / Gran Bretaña
icono-gato25 Tamaño mediano con tendencia a grande
icono-peso25 Peso de 7 kg en machos y de 6 kg en hembras
icono-peine25 Pelo corto con un submanto abundante, grueso y brillante. El color
azul es el más popular, pero también se admiten el blanco, el rojo, el crema y el gris. Patrones de color: tabby, spotted y colourprint
icono-cabeza-gato-25 Cabeza redonda / ancha / maciza
icono-orejas-25 Orejas entre pequeñas y medianas / de base ancha / con vértice redondeado
icono-ojo-25 Ojos redondeados y de color cobre anaranjado en general.  En algunos casos grises o verdes en combinación con el manto y el patrón
icono-cola-25 Cola ancha en la base / Se afina hasta la punta que es redondeada
icono-longevidad-25 Longevidad estimada de 15 años
icono-casa-25 Dificultad para cuidarlo baja

 

British-Shorthair-jugando

Carácter y comportamiento del British Shorthair

Aunque existe la creencia de que el carácter del British Shorthair está determinado por el color de su manto, la realidad es que, en términos generales, es un gato muy cariñoso y tranquilo. Es leal a sus humanos y muy posiblemente los seguirá por toda la casa.

A estos felinos les gusta jugar y, de hecho, necesitan hacerlo para mantenerse en forma. Su instinto cazador hace que prefieran los juegos de acecho y captura. También les encanta escalar, por lo que los postes rascadores son perfectos para ellos.

Por otro lado se considera que es un gato sociable. Puesto que no es territorial ni agresivo se lleva bien con los niños y con otros gatos. ¡Incluso con perros! Sin embargo, al tener un punto independiente, puede jugar solo sin problemas; al British Shorthair no suele gustarle que lo cojan boca arriba.

British-Shorthair-cusando-el-rascador

Cuidados que requiere esta raza

La atención principal que necesita esta raza son los cepillados frecuentes, para mantener el brillo del pelo y evitar que se formen bolas que pueda tragar. También es importante mantener una buena limpieza de los lagrimales y de las orejas, para evitar que se acumule la suciedad y la posible presencia de ácaros. Estos cuidados deben intensificarse en los ejemplares de mayor edad.

El British Shorthair tiene cierta tendencia al sobrepeso, sobre todo de adulto. Por este motivo, hay que vigilar su alimentación. Es preferible que la comida no esté a libre disposición, sino que seamos nosotros quienes controlemos las cantidades que ingiere a lo largo del día.

British-Shorthair-cachorro

Salud del gato British Shorthair

Algunas enfermedades que suele padecer esta raza están relacionadas con los problemas en las articulaciones. También pueden presentar cardiomiopatías hipertróficas, una enfermedad de carácter genético.

Por otro lado, el British Shorthair puede desarrollar quistes en el riñón y algunas enfermedades víricas, como el coronavirus felino y la panleucopenia. Las revisiones periódicas en el veterinario y seguir el calendario de vacunación recomendado son claves para que el British Shorthair se mantenga saludable.

Historia de la raza y datos curiosos

El British Shorthair es una de las razas con más antigüedad de Europa. Resultado del cruce de gatos domésticos romanos y ejemplares británicos autóctonos, su habilidad para la caza era notable. Poco a poco se acercaron a las granjas, donde también fueron apreciados por su lealtad.

Estas habilidades le convirtieron durante siglos en un aliado de la salud pública en las ciudades. Su fama se extendió y en 1800 comenzaron a depurarse sus características como gato de raza. La exposición realizada en el Crystal Palace en 1871 fue su mayor momento de gloria.

Hasta tal punto llegó su popularidad, que el gato de Cheshire que aparece en “Alicia en el País de las Maravillas” está inspirado en los British Shorthair. Uno de los gatos más famosos de su época fue un macho azul llamado Brynbuboo Little Monarch, del cual parece ser que descienden la gran mayoría de ejemplares actuales.

La primera y la segunda Guerra Mundial fueron momentos muy difíciles para estos mininos, ya que estuvieron a punto de extinguirse. El cruce con gatos Persas y Azules Rusos aportó nuevo vigor, más altura y las características formas redondeadas de la raza.

El  reconocimiento oficial del British Shorthair llegó en 1980. Desde entonces, su popularidad ha aumentado de nuevo y vuelve a ser el rey de las exposiciones felinas.