Gato-delante-de-un-huevo

Es habitual que, como cuidadores, sintamos el deseo de compartir, de vez en cuando, la comida con nuestro gato. Otras veces será él mismo quien nos pida algún ingrediente del plato. O puede que nos interese alimentarlo con comida casera.

En cualquier caso, antes de darle nada de comer es importante que nos informemos de si se trata de un alimento apto o no para los gatos. A continuación hablaremos sobre la pertinencia de incluir en la dieta de nuestro felino un ingrediente muy común: los huevos.

Beneficios y propiedades del huevo

Los huevos de gallina contienen todos los nutrientes que requiere un pollito para su desarrollo. Por eso son considerados alimentos muy completos. Se diferencian tres partes, que son la clara, básicamente con agua y albúmina, la yema, con agua, proteínas y lípidos, y la cáscara, a base de carbonato cálcico.

La yema es más nutritiva, mientras que la clara aporta más proteínas. En el huevo destaca principalmente su aporte proteico. Además, son proteínas de alta calidad, con aminoácidos esenciales. Los aminoácidos esenciales son los que es imprescindible conseguir con la ingesta de alimentos, ya que el organismo no puede fabricarlos.

El huevo también contiene ácidos grasos saturados e insaturados, en proporción adecuada, vitaminas y minerales. Apenas aporta hidratos de carbono o azúcares y su grasa se encuentra en cantidad moderada. Así, entre sus beneficios destaca una mejora de la piel, del pelaje y un incremento de la masa muscular. Con más detalle, el huevo proporciona:

  • Vitaminas A, B1 o tiamina, B2 o riboflavina, B6, B7 o biotina, B12, C, D, E, K y ácido fólico.
  • Fósforo, potasio, hierro, magnesio, yodo y zinc.
  • Si se incluye la cáscara, esta contiene sobre todo calcio.

huevo-de-gallina

Qué huevos escoger

Por supuesto, es preferible adquirir huevos de gallinas criadas de manera respetuosa. Son los que llevan un código numérico grabado en la cáscara que comienza por 0. Esto indica que son de producción ecológica. En segundo lugar es posible escoger los que empiezan por el 1, que son de gallinas camperas. Hay que evitar los números 2 y 3.

Incluir el huevo en la alimentación del gato

Los gatos son animales carnívoros, por lo que su alimentación tiene que basarse en las proteínas de origen animal procedentes de la carne o del pescado. De hecho, técnicamente se les considera carnívoros estrictos. Esto quiere decir que solo la carne resulta fundamental en su dieta.

Pero pueden consumir otros alimentos tanto de procedencia animal como de origen vegetal. Por ello el huevo puede formar parte de la dieta del gato. Eso sí, hay que tener en cuenta que, aunque sea de origen animal, no puede sustituir a la carne que requiere nuestro felino a diario.

En general se recomienda un consumo ocasional. Eso sí, en aquellos ejemplares que tengan diagnosticado algún problema de salud con repercusiones en la dieta, es mejor consultar con el veterinario o con un experto en nutrición felina. De esta manera nos aseguramos de que puede comer huevos y en qué cantidad.

Dosis de huevo para gatos

Si alimentamos a nuestro gato con comida casera, los huevos pueden añadirse a su dieta aproximadamente una vez a la semana. Como mucho podríamos darle dos veces. No debe suponer más de un 3 % del contenido total del plato. De todas formas, lo mejor es consensuar la dieta con el especialista, ya que esta es una regla general.

Es mejor personalizar el menú en función de las características de cada gato, su peso, su edad o si padece alguna enfermedad. Hay que tener en cuenta que la yema es más calórica que la clara. Los gatos con problemas de obesidad o sobrepeso deberían consumir con preferencia la clara. Eso sí, sin exceder la cantidad recomendada.

Dar huevos crudos o cocinados a un gato

El huevo contiene en la clara una proteína denominada avidina que interfiere con la absorción de una vitamina, la biotina. Por eso no es recomendable consumir los huevos crudos, sobre todo si se tiene como costumbre. Pueden prepararse en tortilla, cocidos, pasados por agua, etc.

Cocinándolos se consigue desnaturalizar la avidina, con lo que pierde su efecto. Además, al cocinarlos se evita la presencia de bacterias como la tan conocida salmonela. Esta bacteria puede causar trastornos digestivos de consideración. El cocinado también permite una mejor absorción de las proteínas presentes en la clara.

Por otra parte, la cáscara constituye un buen aporte de calcio. Aunque los perros no tienen problemas en comerla tal cual, es más raro que lo hagan los gatos. Por eso podemos lavarla, triturarla y guardarla en un bote hermético para espolvorear sobre la comida si así lo recomienda el especialista.

Gatos que no pueden comer huevo

A pesar de la calidad nutricional de los huevos, no a todos los gatos les sientan bien. Por eso, si observamos que tras su consumo el gato presenta alguna alteración a nivel digestivo, como descomposición, mejor ofrecerle otros ingredientes.

Receta casera para gatos

Podemos ofrecerle a nuestro gato un plato equilibrado a base de carne, huevo y vegetales. Para un gato adulto y sano de unos 4-5 kg de peso la ración a preparar es de 150 gramos para un día, a repartir en varias tomas. Necesitamos:

  • Unos 100 gramos de carne de conejo, pollo o pavo, incluyendo un par de vísceras como el corazón o el hígado. Tanto la carne como las vísceras las pasaremos por la plancha.
  • Tan solo unos 5 gramos de yema de huevo. La podemos obtener del huevo pasado por agua.
  • Unos 10 gramos de calabaza. La prepararemos horneada o al vapor.

Una vez listos los ingredientes, tan solo tendremos que trocear y mezclar. Podemos servir a temperatura ambiente y rociado con aceite de pescado. Este plato puede ser un premio para un día especial o formar parte de una dieta casera. En ese caso hay que consultar con un experto para que elaborar un menú equilibrado. No puede comer lo mismo todos los días.

Bibliografía
Hervàs, Gemma. Manual Práctico Dieta BARF.