Sentir amenazada su integridad o verse relegado a un segundo plano por la llegada de otro gato puede provocar que tu minino se erice como un mecanismo instintivo de defensa. Podríamos compararlo con nuestro comportamiento cuando nos sentimos agraviados: tendemos a gritar, gesticulamos y estiramos el cuerpo para intimidar.

En el plano felino, suelen erizar el pelo de su lomo y de la cola cuando su vida corre peligro, cuando necesitan alimento o desean aparearse. No obstante, no debes confundir este erizado con la agresividad. Ningún animal es agresivo per se. De hecho, son varios los motivos que explican por qué se erizan los gatos. Lo analizamos.

Fingiendo ser más grandes

Ante la presencia de un rival, el gato intuye la posibilidad de que se materialice una pelea. En consecuencia, parece ponerse de puntillas sobre las patas traseras, curva su espalda en forma de U y eriza su pelo. Sus orejas estarán replegadas hacia atrás para proteger su cabeza de posibles lesiones. Los bufidos mostrando sus colmillos también se producirán.

Con toda esta escenografía el felino pretende intimidar a su contrincante para evitar la contienda. Si este no huye le quedarán dos posibles salidas: huir o atacar. Si opta por esta última verás que camina de lado dando pequeños saltos. Nuevamente, lo que persigue es aparentar ser más grande y peligroso de lo que en realidad es.

Esta conducta es más propia de los gatos de corta edad, especialmente cuando acaban de llegar a su nuevo hogar. Si tu minino es feliz y está correctamente socializado es muy improbable que lo veas erizarse, salvo en circunstancias muy puntuales como el sobresalto ocasionado por un estruendo o la llegada de una nueva mascota (otro gato o un perro).

¿Qué está sucediendo?

Cuando el felino es consciente del peligro o de la amenaza su cuerpo recibe una descarga de adrenalina para ponerlo en alerta y preservar su vida. La recepción de este estímulo nervioso activa involuntariamente el músculo erector del pelo. A nosotros también nos ocurre cuando se nos pone la piel gallina al emocionarnos.

minino-erizado

Causas comunes por las que se erizan

Has de saber que el erizado del pelo no es lo mismo que una conducta agresiva. Los mininos que han sufrido maltrato o que no tienen satisfechas las 5 libertades del bienestar animal suelen erizarse con frecuencia, además de gruñir y bufar. Suelen mostrarse esquivos y no se suelen dejar acariciar.

El veterinario y el etólogo te ayudarán a encauzarlo. En determinados casos suelen aconsejar esterilizar a estos ejemplares para rebajar la tensión.

Por miedo o inseguridad

El desencadenante principal del erizado del pelo en los mininos es el miedo o la inseguridad. Por ejemplo, cuando decidimos acoger a otro gato en el hogar. El simple hecho de ver a ese otro gato desborda su mente de pensamientos negativos: se pondrá celoso por tener que compartir tu cariño y tus atenciones, además de su espacio y sus enseres.

En este sentido, si vas a introducir a un nuevo miembro animal en la familia resulta determinante que ejecutes esa primera presentación de la manera correcta. Esta debe ser gradual. No permitas bajo ningún concepto que tu gato veterano se sienta reemplazado. Posibilita que el nuevo inquilino conozca su territorio sin que el veterano lo aceche.

Los especialistas recomiendan mantenerlos separados por unos días y facilitar que se huelan, por ejemplo, haciéndoles llegar juguetes o mantas con las feromonas de su nuevo amigo. No fuerces el encuentro ni permitas que la pelea se haga realidad. Si pasados unos días la agresividad de uno de ellos no remite deberás consultarlo con el veterinario.

Por frío

Al igual que les sucede a las aves, entre los mamíferos que tienen su cuerpo recubierto de pelo es natural que ante las bajas temperaturas ericen el pelo. Piensa en cómo se nos pone la carne de gallina a los humanos cuando estamos destemplados.

Se trata de un mecanismo cuyo objetivo es preservar el calor corporal. Actúa como un aislante térmico, dado que al erizar el pelo se forma una capa de aire entre el pelo y la piel. Las aves también lo ponen en práctica al ahuecar las plumas.

Por enfermedad

Algunas patologías felinas cursan, en sus fases incipientes, fiebre y esta, a su vez, provoca temblores y pelo erizado. Por ello, si tu minino está enfermo puede parecerte que su pelo está erizado por el estrés y la falta de higiene derivados del malestar físico que está experimentando.

Sabrás que algo no va bien si apenas come, si no juega y si se mueve poco. Visita al veterinario para salir de dudas y para pautarle el tratamiento adecuado.

En definitiva, que un gato erice su pelo es un comportamiento completamente natural del que no deberías preocuparte. Como ya sabes, si el felino está bien atendido y se siente querido es más que probable que nunca lo haga. Si la socialización a edades tempranas no se ha implementado correctamente consulta a un etólogo para erradicar la agresividad.