minino-comiendo

Algunos mininos adquieren el hábito de comer solo cuando su tutor humano está a su lado. Se trata, sin duda, de una rutina aprendida por la intervención del hombre y que puede llegar a comprometer la salud del animal si su dueño permanece un tiempo prolongado fuera de casa. El ayuno sostenido en los felinos puede generar úlceras en el estómago.

En las siguientes líneas vamos a explicar por qué un gato puede reclamar que su dueño lo acompañe a comer, qué riesgos implica y qué podemos hacer para revertir esta conducta. ¿Nos acompañas?

Los gatos, animales de costumbres

Los mininos se apegan a los hábitos como un mecanismo de defensa. Ante los posibles peligros o las situaciones desfavorables recurren a las costumbres para preservar su integridad. Teniéndolo todo controlado resulta más sencillo reaccionar si surge un peligro.

Siguiendo este mismo razonamiento, algunos cachorros o gatos que llevan poco tiempo en su nuevo hogar pueden acogerse al interés de su dueño de esos primeros días como requisito para alimentarse.

Merece tu atención que en el momento de comer el gato es más vulnerable y todo aquello que lo reconforte lo tomará como indispensable para comenzar a comer. En estado silvestre al cazar deben concentrarse, con todos los sentidos, en apresar a su víctima y, en consecuencia, son vulnerables al ataque de otros depredadores.

Cuando la adaptación ya está consolidada

Como decimos, solicitar la presencia de su dueño para comer puede resultar comprensible en los gatos que se hallan en plena adaptación a su nuevo hábitat. Sin embargo, si no actuamos para corregir este comportamiento el gato lo mantendrá en la edad adulta. Habrá comprendido que no hay nada malo en lo que está haciendo y lo repetirá en el tiempo.

Si debes ausentarte durante unos meses por trabajo o te vas de vacaciones, a menos que te lleves contigo a tu mascota, en tu ausencia no se alimentará y esto entraña riesgos para su salud. El ayuno prolongado propicia la acumulación de los fluidos digestivos en el estómago del gato. Al no haber nada que digerir estos permanecen en el estómago.

Dicha acumulación traerá consigo la irritación e inflamación de las mucosas estomacales. Una situación que, además de provocar el vómito de bilis, de no ser remediado producirá úlceras en el tracto intestinal del minino. Los trastornos digestivos y sus complicaciones asociadas no se harán esperar.

yo-dandole-comida-a-mi-gato

¿Cómo puedo revertir este hábito?

Si estás en esta situación, si observas que tu gato solo come cuando estás a su lado lejos de incentivar esta conducta debes introducir ciertos cambios para reconducir esta dinámica. De acuerdo con la opinión de los especialistas tu actuación debe pasar inevitablemente por:

  1. Modificar la ubicación de su comedero.
  2. Favorecer su desgaste calórico mediante el enriquecimiento ambiental.

1. Modificar la ubicación de su comedero

Aprovecha los momentos que estás en casa para cambiar la localización de su comedero. Debe ser un lugar limpio y tranquilo, distanciado del arenero y del bebedero. Para hacer más llevadero este trance ofrécele su comida predilecta. Si le encanta el olor, el sabor y la textura de la comida húmeda no dudes en comprársela o en cocinarla para él.

En la entrada Recetas caseras con paté para gatos dispones de algunas sencillas y sabrosas propuestas. Te recomendamos que atemperes un poco la comida antes de dársela a comer. En estado salvaje los felinos ingieren sus presas aún calientes, a unos 36,5-38 ºC. A medida que te cerciores de que ha comenzado a comer podrás dejarlo solo.

2. Favorecer su desgaste calórico

Además de cambiar la ubicación y actuar de forma gradual, deberás estimularlo física y cognitivamente para que consuma calorías y tenga hambre. Proveerle de árboles para gatos, rascadores, juguetes o estanterías con las que pueda entretenerse resultará apropiado. A su vez, estarás contribuyendo a prevenir las afecciones derivadas del estrés.

Si observas que tu mascota no consigue desaprender lo aprendido será el momento de recibir el asesoramiento de un etólogo felino.

Qué hacer si deja de comer

En el transcurso de este proceso puede suceder que tu minino deje de comer. Puede estar motivado por el estrés que le genera el aluvión de nuevos estímulos o a otros factores. Por tanto, deberás comprobar si concurren otros síntomas como:

  • Deja de interactuar contigo o de jugar.
  • Vomita.
  • Se comporta de forma esquiva o miedosa.
  • Está atravesando un cuadro de diarrea.

En el caso de los tricobezoares o bolas de pelo muerto en el tracto intestinal el gato puede dejar de comer de forma repentina. Proporcionarle cat nip o hierba gatera, una cucharadita de aceite de malta o aceite de oliva puede aliviarle al facilitar su expulsión. Para descartar que la obstrucción del tracto digestivo es severa deberás acudir al veterinario.

La dieta BARF, tu aliada digestiva

La similitud de esta dieta, en cuanto a su composición, con la llevada a cabo por los gatos en estado salvaje está atrayendo a cada vez más adeptos. Sus defensores advierten de sus numerosos beneficios: es más digestiva, previene el sarro, aporta macronutrientes esenciales, fortalece el sistema inmunológico y evita patologías como la pancreatitis.

Ideada por Billinghurst en 1993, esta filosofía de alimentación para perros y gatos prioriza la presencia de las proteínas sobre los carbohidratos que abarrotan los piensos procesados. Un 60-80 % debe estar reservado a la carne cruda, de pollo o pavo. 2 veces por semana deberá consumir carne de cordero, de conejo o de pato.

La dieta BARF para gatos se completa con un 10 % de vegetales crudos y rallados, 5 huevos por semana y una ración semanal de pescado cocido o de vísceras. Los suplementos de taurina coadyuvarán a proteger su corazón y a mantener sus articulaciones y músculos en perfecto estado.

Solo come la comida del centro

Algunos mininos solo comen la comida del centro o directamente no comen si observan que el fondo del comedero está visible. Los comederos con bordes demasiado altos, los que son muy profundos o estrechos constituyen un obstáculo para los bigotes de tu mejor amigo. Las interferencias en estos delicados sensores pueden motivar que se sientan incómodos.

No infravalores este comportamiento

En definitiva, si tu gato te pide que lo acompañes a comer a diario no lo normalices y actúa. A largo plazo podría tener consecuencias negativas para su salud si por determinadas circunstancias debieras ausentarte. Al fin y al cabo, ¿no es esa independencia la esencia de los felinos?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí