gato-amasando

El contacto físico protagoniza muchas de las expresiones de afecto de los gatos hacia las personas y animales que pertenecen a su círculo más cercano. Lejos de su fama de animales independientes y distantes, los mininos nos regalan multitud de demostraciones de afecto.

Frotar su cuerpo, los empujones con el lomo, los golpecitos con la cabeza contra las piernas de su dueño o realizar bailes circulares en torno a ellas son algunos de los ejemplos de dichas expresiones de amor. Existen varias investigaciones que tratan de dar respuesta a por qué amasan los gatos. Las desarrollamos a continuación. ¿Nos acompañas?

Teorías sobre por qué amasan los gatos

Amasar o hacer galletas, como también se le denomina, es una de esas curiosas conductas que utilizan muchos de nuestros amigos peludos. Los etólogos afirman que es más usual en los mininos que han sido destetados tempranamente o que han quedado huérfanos siendo bebés.

En los destetados antes de las 6 semanas de vida este amasado puede verse acompañado de comportamientos de succión. Si no remiten a los 2 años de edad podrían traducirse en conductas compulsivas que un especialista debería tratar. El amasado no es manifestado por los gatos salvajes, ya que no son destetados ni tienen contacto estrecho con humanos.

La teoría del lactante

Una de las explicaciones más asentadas en la comunidad científica que estudia el comportamiento felino es que el amasado tiene que ver con un comportamiento aprendido en su etapa como cachorros que repiten en la edad adulta para hacer notar su afecto o para proporcionarse a ellos mismos placer cuando se sienten relajados y felices.

Cuando son recién nacidos realizan presiones rítmicas sobre el abdomen de su madre estirando los dedos de las patas delanteras y flexionándolas. Así, facilitan la salida de la leche al lactar y pueden respirar mientras se alimentan. Este proceso les resulta placentero y parecen entrar en una especie de trance entrecerrando sus ojos.

Que tu minino haga galletas sobre tu abdomen cuando lo acaricias es un claro indicativo de que te quiere. Notarás que ese amasado va acompañado de continuos ronroneos. Digamos que está equiparándote a su progenitora cuando era un bebé y esta lo alimentaba y lo mantenía limpio y calentito. Si le correspondes con más mimos reforzarás esta conducta.

La teoría del marcaje

En relación con la anterior hipótesis está la teoría del marcaje. Según la etóloga Manuela Wedl al amasarte a ti o hacerlo sobre prendas tuyas tu mascota estaría impregnándoos de sus huellas olfativas para identificaros como parte de su grupo familiar. Al igual que sucede cuando frota su cabeza o su lomo contra tus piernas, está expresando su cercanía hacia ti.

Los felinos cuentan con glándulas odoríferas en la cara, en las almohadillas de las patas y en los genitales. Al amasarte está enviando un mensaje (o advertencia) al resto de animales. Eres de su propiedad, lo que puede interpretarse como otra forma de evidenciar su afecto hacia ti.

La teoría del bienestar

Otra de las razones por las que los gatos amasan, de acuerdo con una investigación llevada a cabo por la Universidad de Florida, está ligada a su autosatisfacción. Cuando están tranquilos y a gusto suelen amasar porque ello les provee, a su vez, de mayor satisfacción. Es muy frecuente cuando se acerca la hora de dormir.

¿No has observado que tu minino amasa superficies blandas como ropa, colchas, mantas o cojines y después se acurruca? Esta sí es una conducta que han heredado de sus antepasados cuando ahuecaban la hierba con las patas antes de dormir para hacerla más cómoda y mullida.

La teoría del afilado de uñas

El cuidado de sus uñas es otra posible explicación para el amasado de los gatos. Estos necesitan afilar y mantener saludables sus uñas clavándolas alternativamente sobre cuerda, mimbre, madera o sobre superficies más blandas. En consecuencia, recuerda proporcionarle, al menos, un rascador para evitar que raye tus muebles.

El amasado en las gatas

Como hemos mencionado, el amasado suele realizarse con las patas delanteras, pero existen otras situaciones en las que las hembras lo practican con las traseras. Nos referimos al alta. Cuando las gatas están preparadas para el apareamiento suelen flexionar rítmicamente las patas traseras, ladeando la cola y apoyándose en las delanteras.

En definitiva, aunque existen varias causas que pueden desencadenar que un felino amase la que se refiere a su particular manera de expresar el cariño que siente hacia las personas y animales con los que convive es la que más fuerza cobra. Por tanto, cada vez que tu minino te regale esta entrañable muestra de afecto no dudes en corresponderle.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí