Problemas del comportamiento

Por qué a mi gato le dan ataques de locura

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. 13 abril 2023
Por qué a mi gato le dan ataques de locura

Por mucho que les gusten las siestas, los gatos no son naturalmente sedentarios y necesitan ejercitar no solo su musculatura, sino también sus sentidos, para disfrutar de una buena salud y mantener un comportamiento equilibrado. Por ende, no es extraño que un gato que vive en un ambiente empobrecido, donde no encuentra vías positivas para gastar energía y entretenerse, acabe manifestando alteraciones de conducta y signos de hiperactividad que, para sus tutores, pueden parecer unos verdaderos ataques de locura.

Sin embargo, hay otros factores que pueden inducir estos “ataques” que se conocen comúnmente como "zoomies" o FRAP (frenetic random activity period). Si siempre te preguntas por qué mi gato se vuelve loco de repente o por qué a mi gato le dan ataques de locura, te adelantamos que las causas principales de esta conducta son por estrés y ansiedad, por su instinto de supervivencia y de caza, por celo o por picos de energía, entre otros motivos.

Índice
  1. Estrés y ansiedad
  2. Instinto de caza
  3. Instinto de supervivencia
  4. ‘Picos’ de energía
  5. Celos

Estrés y ansiedad

Lamentablemente, son muchas las fuentes de estrés que pueden presentarse en el día a día de un gato. Veamos las principales a continuación:

Sedentarismo y bajo enriquecimiento ambiental

Uno de los principales disparadores de síntomas de estrés en los gatos es una rutina sedentaria en un ambiente poco o nada enriquecido, el cual no ofrece al gato una suficiente cantidad de estímulos y recursos que despierten su curiosidad y lo lleven a practicar ejercicios o actividades. Con ellos, el gato podría trabajar todo su cuerpo, expresar sus instintos (sobre todo el de caza) y agudizar sus capacidades cognitivas y sensoriales de una manera segura y positiva.

Un gato estresado, ansioso y/o aburrido, tarde o temprano, deberá encontrar alguna forma de descargar la tensión acumulada. Es entonces cuando pueden darse los “ataques de locura” que tanto llaman la atención de los tutores, en los cuales los gatos pueden correr desenfrenadamente por toda la casa, simular un contexto de cacería persiguiendo a una presa ‘imaginaria’, saltar ‘como locos’, etc.

Para prevenir esta y otras alteraciones de conducta es fundamental que enriquezcas el entorno de tu gato y que dediques algo de tiempo todos los días para jugar con él y presentarle juegos de inteligencia. Para ayudarte, en SoyUnGato te explicamos Qué es el enriquecimiento ambiental para gatos y cómo ponerlo en práctica en tu hogar.

Cambios en su ambiente o rutina

Otra causa que provoca mucha ansiedad en los gatos son los cambios repentinos en el ambiente y los hábitos a los que ya se había acostumbrado. Los felinos en general suelen aferrarse fuertemente a una rutina para sentirse más seguros, evitando exponerse a cualquier imprevisto que pueda poner en riesgo su integridad física y su bienestar.

Desde una pequeña modificación en su dieta hasta un gran cambio de domicilio, ello supone una perturbación en el equilibrio del día a día de tu gato y, por ende, le ‘obliga’ a enfrentarse al ‘reto’ de adaptarse a una nueva realidad. Recuerda que la adaptación es un proceso y que cada gato tomará su propio tiempo para recurrirlo. Es importante que sepas cómo ayudarlo en esta jornada sin exponerlo a interacciones o contextos que le hagan tener aún más miedo o sentirse aún más incómodo.

La mejor manera de lograrlo es adelantarte a la necesidad de hacer estos cambios y presentarlos poco a poco, es decir, siempre de una manera gradual. Si estás planificando un cambio tan importante como una mudanza de domicilio, te invitamos a leer el siguiente artículo: “Cómo mudarse con un gato”.

Ansiedad por separación

La ansiedad por separación se trata de un trastorno conductual en el cual un animal manifiesta fuertes signos de nerviosismo o ansiedad cuando se separa de una persona u otro animal con el que ha establecido un vínculo muy estrecho. Estos gatos desarrollan una fuerte dependencia emocional de este otro individuo y se vuelven más sensibles a su propio entorno y a cualquier tipo de cambio que allí pueda suceder.

En este sentido, es importante que sepas que algunas razas de gatos tienen una mayor predisposición genética a desarrollar una conducta nerviosa o más demandante, como es el caso de los gatos siameses y los birmanos. No obstante, hay tres factores de riesgo de la ansiedad por separación en gatos que no podemos ignorar. Son ellos:

  • Destete prematuro: los gatitos que son separados prematuramente de su madre y sus hermanos se vuelven más propensos a una serie de dificultades de aprendizaje y problemas de conducta, como la ansiedad por separación y las conductas agresivas asociadas al juego. Para prevenir todo esto, asegúrate de esperar a que los gatitos completen su periodo de destete antes de separarlos de su progenitora.
  • Inadecuado proceso de socialización: no da al gato la oportunidad de asimilar una mayor cantidad de recursos para gestionar sus propias emociones e interactuar de una manera más positiva con una diversidad de entornos, estímulos e individuos. Por ello, es fundamental que empieces a socializar a tu gato en sus primeras semanas de vida (y preferiblemente antes de que cumpla su cuarta semana de vida). En SoyUnGato, te contamos Cuándo y cómo socializar a tu gato de la mejor manera; ¡no te lo pierdas!
  • Quedarse muchas horas solo: el aislamiento y la soledad pueden afectar seriamente el comportamiento de un gato y favorecer la manifestación de síntomas de ansiedad, estrés e incluso de problemas conductuales más complejos, como la agresividad.

Dolor y problemas de salud

Traumatismos, diferentes enfermedades y trastornos metabólicos pueden conllevar a alteraciones en el estado de ánimo y el comportamiento de tu gato, ocasionando, entre otros casos, un incremento del nerviosismo, hiperactividad o incluso una mayor tendencia a recurrir a respuestas defensivas u ofensivas para protegerse.

Por ende, si tu gato empieza a volver loco de la nada y muestra otras alteraciones de conducta, no dejes de acudir al veterinario para constatar su estado de salud y descartar cualquier problema de salud subyacente. Te mostramos algunos "Signos de dolor en gatos" en el siguiente post de SoyUnGato.

Instinto de caza

Habiendo visto las principales fuentes de estrés que son una de las principales razones por las que un gato se vuelve loco de repente, alarmando, así, a sus tutores, pasemos ahora a las otras posibles causas de estos ‘ataques de locura’. Y empecemos considerando la posibilidad de que tu gato no esté tan ‘loco’ como puede parecerte, sino que ha percibido la presencia de una presa que te ha pasado inadvertida, sencillamente porque tus sentidos no están tan agudizados como los suyos.

En esta circunstancia, es probable que veas cómo tu gato emprende una verdadera persecución, pero como no te has dado cuenta de que allí hay una presa real, crees que tu gato corre como loco por toda la casa sin un motivo específico o intentando atrapar una ‘presa imaginaria’. La realidad es que tu felino solo está desplegando sus eximias habilidades de caza y no te asombres si, tarde o temprano, te trae alguna presa “de regalo”.

Lógicamente, aquí no hay nada que necesites o debas hacer, pues hablamos de la manifestación de un instinto que es inherente a los gatos y los felinos en general. Intentare inhibir este tipo de comportamiento instintivo, ya sea mediante el regaño, los castigos o el encierro, suele tener consecuencias muy negativas, como puede ser la debilitación de tu vínculo con tu minino y el desarrollo de signos de agresividad.

Por qué a mi gato le dan ataques de locura - Instinto de caza

Instinto de supervivencia

Si tu gato suele salir corriendo después de usar el arenero, debes saber que esta conducta es mucho más común de lo que te imaginas y está relacionada con su instinto más primordial, el de supervivencia. Sucede que, en la naturaleza, los felinos suelen alejarse lo más rápido posible del sitio donde hacen sus deposiciones para evitar encontrarse con cualquier depredador que pueda acudir allí tras percibir el olor de su orina sus heces.

Nuevamente, aquí no debes actuar con el propósito de inhibir dicha conducta, pero puedes reducir la probabilidad de que ocurra, y la frecuencia con que ocurre, limpiando rápidamente las deposiciones del arenero, utilizando un tipo de arena que ayude a neutralizar el fuerte olor de las deposiciones, o bien añadiendo a la arena que sueles utilizar bicarbonato sódico u otro ingrediente natural que evita la propagación de malos olores en la zona de eliminación de tu gato.

‘Picos’ de energía

Al contrario de lo que muchos creen, los gatos no son animales completamente nocturnos, sino más bien crepusculares. Esto significa que experimentan ‘picos’ de energía y excitación al amanecer y al atardecer, por lo que es completamente natural que tu gato se muestre muy enérgico en las primeras horas de la mañana, justo antes de que salga el sol, y en las últimas horas de la tarde o las primeras horas de la noche, justo después de que el sol se haya puesto.

Así mismo, como llevan varias décadas conviviendo con nosotros, los gatos han desarrollado una gran capacidad de adaptarse a nuestros hábitos. Y, en consecuencia, estos ‘picos’ de actividad pueden flexibilizarse en función del estilo de vida que lleva cada gato y su tutor o sus familiares, así como se ven influenciados por el nivel de estimulación que un minino mantiene durante la mañana y la tarde.

Entonces, si tu gato se vuelve loco por las noches, deberías evaluar, por un lado, tus propios hábitos, porque quizás tú también seas más activo durante las noches y estés induciendo – quizás inconscientemente – este patrón en tu gato. Por otro lado, es fundamental que te asegures de que tu felino pueda gastar energía durante el día para sentirse suficientemente cansado durante la noche, pudiendo disfrutar, así, de un buen descanso. Para más consejos, echa un vistazo al siguiente artículo: “Cómo tranquilizar a un gato por la noche”.

Por qué a mi gato le dan ataques de locura - ‘Picos’ de energía

Celos

Si compartes tu hogar con un gato entero, ya sea un macho o una hembra, verás que su comportamiento se alterará luego de alcanzar la madurez sexual, lo que ocurre con la llegada a la pubertad, y los comportamientos asociados al deseo sexual, como el marcaje y el escapismo, se volverán mucho más intensos, principalmente ante la percepción de parejas disponible o ‘rivales’ en sus cercanías.

Por ejemplo, si tu gato macho percibe la presencia de hembras sexualmente receptivas en los alrededores, o bien de otros gatos machos enteros que pueden ‘competir’ con él, lo más probable es que se muestre muy inquieto y quiera salir fuera de casa ‘a cualquier precio’. Si estás viviendo algo así y no sabes cómo calmar a tu gato, te recomendamos la siguiente lectura: “Mi gato llora porque quiere salir, ¿qué hago?”.

No obstante, es fundamental que tengas en mente que la castración es el único procedimiento realmente eficiente con el objetivo de aliviar o incluso eliminar estos comportamientos asociados al deseo sexual en los gatos. Además, ayuda a prevenir una serie de enfermedades con alta tasa de mortalidad entre los gatos, como las infecciones y los diferentes tipos de cáncer que afectan sus órganos reproductores. Por todas estas razones, te aconsejamos fuertemente a consultar con un veterinario sobre el mejor momento para castrar a tu gato y los cuidados postoperatorios.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué a mi gato le dan ataques de locura, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Por qué a mi gato le dan ataques de locura